Facebook Twitter Google + YouTube  Perú   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 31/03/2017

Papa Francisco invita a creer en Dios para salir de la desesperación y la muerte

En la catequesis de este miércoles en la Audiencia General, el Papa Francisco recordó la figura de Abraham, “Padre de la fe”, que creyó contra toda esperanza, se fió y descubrió que Dios hace salir de la desesperación.

Abraham también “es padre en la esperanza y esto porque en su historia podemos ya acoger el anuncio de la resurrección, de la vida nueva que vence el mal y la misma muerte”.

El Papa bendice a una niña al inicio de la Audiencia General. Foto: Lucía Ballester / ACI Prensa
“El Dios que se revela a Abraham es el Dios que salva, el Dios que hace salir de la desesperación y de la muerte, el Dios que llama a la vida. En la historia de Abraham todo se convierte en un himno al Dios que libera y regenera, todo se convierte en profecía”.
El Papa comentó la carta de San Pablo a los Romanos en la que dice que Abraham “apoyado en la esperanza, creyó contra toda esperanza”, dado que Dios le había prometido descendencia a pesar de que ya era anciano y su mujer estéril. “En este punto, Pablo nos ayuda a probar a fuego la unión estrechísima entre la fe y la esperanza”, añadió.

“Nuestra esperanza no se rige por razonamientos, previsiones y reaseguraciones humanas, y se manifiesta allí donde no hay esperanza, donde no hay nada en lo que esperar, como sucede al mismo Abraham frente a su muerte inminente y la esterilidad de su mujer Sara”.

Francisco aseguró que “la esperanza se radica en la fe y es por eso que es capaz de ir más allá de toda esperanza. Sí, porque no se basa en nuestra palabra, sino en la Palabra de Dios”.

“En este sentido estamos llamados a seguir el ejemplo de Abraham, el cual, puesto frente a la evidencia de una realidad que parece destinada a la muerte, se fía de Dios”.

“Una esperanza basada en una promesa que desde el punto de vista humano parece incierta e imprevisible, pero que no viene a menos ni si quiera frente a la muerte, cuando el que lo promete es el Dios de la Resurrección y de la vida”.
El Santo Padre concluyó pidiendo a Dios “la gracia de basarnos no tanto en nuestras seguridades, en nuestras capacidades, sino en la esperanza que viene de la promesa de Dios, como verdaderos hijos de Abraham”.

Así “nuestra vida asumirá una nueva luz, en la conciencia de que Aquél que ha resucitado a su Hijo nos resucitará también a nosotros y nos hará de verdad una sola cosa con Él, junto a todos nuestros hermanos en la fe”.

Solo desde el amor en la familia se puede regenerar el mundo, afirma el Papa

El Papa Francisco ha escrito que “solamente partiendo del amor la familia puede manifestar, difundir y regenerar el amor de Dios en el mundo. Sin amor no se puede vivir como hijos de Dios, como cónyuges, padres y hermanos”.

Imagen referencial. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa

Estas palabras del Pontífice se encuentran en la carta de preparación al Encuentro Mundial de las Familias que tendrá lugar del 21 al 26 de agosto de 2018 en Dublín (Irlanda) y al que está previsto asista el Papa Francisco.

El encuentro se celebrará bajo el tema “El Evangelio de la Familia: alegría para el mundo” y está organizado por el nuevo Dicasterio de Laicos, Familia y Vida que preside el Cardenal Kevin Farrel.

En la carta, el Pontífice quiere “ofrecer algunas indicaciones precisas” para que también las familias “profundicen en su reflexión” sobre la Exhortación postsinodal Amoris Laetitia.

“Nos podríamos preguntar: ¿El Evangelio sigue siendo alegría para el mundo? Y también: ¿La familia sigue siendo una buena noticia para el mundo de hoy?” escribe Francisco.


“El amor de Dios es su ‘sí’ a toda la creación y al corazón de la misma, que es el hombre. Es el ‘sí’ de Dios a la unión entre el hombre y la mujer, abierta a la vida y al servicio de ella en todas sus fases; es el ‘sí’ y el compromiso de Dios con una humanidad a menudo herida, maltratada y dominada por la falta de amor”.

En la carta, también pregunta a las familias si “viven partiendo del amor, por el amor y en el amor” puesto que esto significa “darse, perdonarse, no perder la paciencia, anticiparse al otro, respetarse”.

Tres palabras

Como ya ha hecho en varias ocasiones, el Papa destaca la importancia de 3 palabras: “permiso”, “gracias”, “lo siento” e invita a utilizarlas en la familia.

“Sueño con una Iglesia en salida, no autorreferente, una Iglesia que no pase lejos de las heridas del hombre, una Iglesia misericordiosa que anuncie el corazón de la revelación de Dios Amor que es la Misericordia”, asegura.

Francisco se muestra convencido de que “las familias cristianas sean lugares de misericordia y testigos de misericordia” y desea que lo sean todavía más traes este encuentro en Dublín.

En la conferencia de prensa de presentación de la Carta en el Vaticano, el Cardenal Farrrel deseó que el evento pueda “incidir visiblemente en la intensa comunión de todo el pueblo de Dios y de todas las familias cristianas en torno al Papa”.
Además, solicitó “el protagonismo activo de todas las comunidades eclesiales y de los responsables pastorales a varios niveles para que cada experiencia venga recogida y y hecha circular, través a través de los medios de comunicación”.

En la presentación también intervino el Arzobispo de Dublín, Mons. Diarmuid Martin, quien se preguntó “¿Qué es lo que inspira al Papa Francisco en su deseo de renovación?”. En su opinión, “existe el peligro de que cada persona busque su propia idea que no es realmente la de visión de renovación auténtica del Papa”.

Por otro lado, afirmó que “la familia está llamada a ser el lugar en el que los esposos se amen no de un modo vagamente romántico, sino dentro de la realidad y las dificultades diarias”.

“Vivir el amor en familia implica que sus miembros sepan cómo donarse con generosidad, sepan perdonar, sepan no perder nunca la paciencia, pero sobre todo sepan tender la mano y comprender al otro respetándose”,. resaltó.

Cáritas España nos envía ayuda ante las inundaciones

Caritas España lanzó una alerta humanitaria para ayudar a Perú ante las graves inundaciones que ocurren en el país y que han dejado cientos de miles de afectados en todo el territorio a causa del fenómeno de El Niño Costero.

Las inundaciones han afectado los departamentos de Lima, Ica, Arequipa, Piura, Tumbes, Chiclayo, Ancash y La Libertad, siendo Trujillo la ciudad más golpeada por la naturaleza.

Hasta ahora, Cáritas Perú ha canalizado ya 89 toneladas de suministros de emergencia a las poblaciones afectadas y ha atendido a más de 2.000 familias damnificadas.

Según los últimos datos oficiales de Cáritas, se han registrado ya 75 fallecidos, 263 heridos, 20 desaparecidos y hay más de 700 mil personas entre damnificados y afectados.

Asimismo, un total de 10.538 viviendas han quedado colapsadas, 159 puentes destruidos y 1.903 kilómetros de carreteras gravemente dañadas.

Desde Cáritas España se han abierto varias cuentas bancarias para canalizar la solidaridad de los donantes españoles hacia las necesidades de los damnificados por esta emergencia.

Respuesta Cáritas Perú

Cáritas del Perú, además de reforzar sus equipos de respuesta a la emergencia en las zonas siniestradas, también lanzó una campaña nacional de solidaridad bajo el lema “El Perú da la mano”.

Con esta campaña pretende recabar el apoyo de la ciudadanía y de las entidades privadas para cubrir las necesidades más urgentes de los damnificados.

La Conferencia Episcopal Peruana pidió también que se celebrara, el pasado domingo 19 de marzo, un Día de Oración y Solidaridad con todos los damnificados.

Los Prelados manifestaron su “solidaridad y cercanía con todos los hermanos y hermanas que sufren a consecuencia de estos fenómenos naturales, tanto por la muerte de algún ser querido como por la pérdida de todo lo que tenían para vivir”.

También animaron a todos los peruanos a colaborar “con ayuda material que ha de ser entregada en las zonas más golpeadas de nuestra patria”.

Inundación colapsa Piura y Arzobispo reza por un “tiempo sereno”

El Arzobispo de Piura (Perú), Mons. José Antonio Eguren, pidió al Señor de la Buena Muerte de Chocán que le conceda a su ciudad un “tiempo sereno” ante el desborde del río Piura que ha colapsado a la ciudad.

Mons. José Antonio Eguren  en la Parroquia San Francisco Javier de Querecotillo en la ciudad de Sullana / Crédito: Arzobispado de Piura

Este lunes 27 de marzo diversos sectores de la ciudad de Piura quedaron completamente bajo el agua, inclusive la Plaza de Armas, y según cifras del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional, hasta momento hay 20 446 damnificados, 8 fallecidos, 241 395 personas afectadas y 48 708 viviendas afectadas en todo el departamento.

En su homilía de la Misa que presidió el 26 de marzo, cuarto domingo de Cuaresma, Mons. Eguren dijo que en estos “momentos difíciles y dramáticos” el pueblo de Piura debe pedir al Señor para que les conceda “un buen clima”.

La Eucaristía la celebró el Arzobispo en la Parroquia San Francisco Javier de Querecotillo en la ciudad de Sullana, Santuario del Señor de la Buena Muerte de Chocá.

Resultado de imagen para INUNDACION EN PIURA

El Prelado oró a Dios para que “no haya más muertos ni damnificados. Que las crecidas de los ríos y quebradas no produzcan más muerte y destrucción. En estos momentos podemos tener la tentación de pensar que el Señor está lejos de nosotros y que no le importamos”.

El Arzobispo recordó que ante la devastación, “Jesús está con nosotros en medio de nuestra desgracia para abrazarnos, amarnos y abrirnos los ojos a la luz del amor”.

En ese sentido, aseguró que el Señor llama a compartir “lo poco que tenemos con quien pasa más necesidad que nosotros, o dándole al hermano que está desmoralizado una palabra de aliento o un abrazo que le de serenidad y fortaleza, o haciendo de esta hora difícil una ocasión para dejar de lado todo lo que nos divide y más bien estar más unidos que nunca”.

En otro momento de su homilía Mons. Eguren dijo que “Jesús cura al ciego de nacimiento con barro y agua”, lo que ahora su ciudad tiene por “doquier y en exceso”.

“Por ello le pedimos al Señor de Chocán: Jesús, unta nuestros corazones con tu barro y derrama sobre nosotros de manera renovada el agua de nuestro bautismo, para que podamos pasar de las tinieblas de la angustia a la luz de la confianza en tu presencia y amor”.


Finalmente, encomendó al Señor las almas de los fallecidos y pidió su protección para las familias que lo han perdido todo.

“A nosotros que somos tus discípulos y devotos, danos entrañas de misericordia y de solidaridad para que por medio de nuestro amor fraterno los demás vengan a la luz de la fe en Ti y tengan la certeza que tu amor está con nosotros”, concluyó el Prelado.

La Marcha por la Vida se transformó en #MarchaSolidaria por damnificados

La Marcha por la Vida en Lima, una de las más importantes de América, se transformó el sábado 25 de marzo en una verdadera Marcha Solidaria en la que se reunió varias toneladas de alimentos, más de 15 mil litros de agua y una serie de artículos necesarios para los damnificados por las lluvias y las inundaciones que afectan al Perú.
Según señala la nota del Arzobispado de Lima, la recolección de las donaciones se realizó en las 100 parroquias que están en la capital peruana, en donde se distribuyeron los más de 3 mil voluntarios de la Marcha por la Vida.

Los voluntarios recolectando y organizando la ayuda para los damnificados. Foto: Facebook Marcha por la Vida

Como se recuerda, la cancelación este año de la Marcha fue una decisión del Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani, ante los desastres naturales que afectan al país desde enero. En su lugar, la actividad se transformó en una gran colecta por los damnificados.
Carol Maraví, vocera oficial de la Marcha, comentó que “con mucha pena se tuvo que cancelar” el evento “porque teníamos que ponernos la camiseta del Perú por la vida de todos los que ahora sufren los desastres naturales”.

Por su parte, el P Luis Gaspar, representante del Arzobispado de Lima, agradeció “a los miles de peruanos que el día de hoy marcharon no solo por la vida de los niños no nacidos llevando su ayuda sino por nuestros hermanos necesitados. Somos la marcha más importante del Perú y hoy nos tocó poner el hombro”.

“En estos días nos organizaremos para llevar toda esta ayuda a los diferentes puntos del Perú donde se necesite está ayuda”, agregó.

En su programa radial sabatino Diálogo de Fe, el Cardenal Cipriani explicó que “tenemos un programa de voluntariado que apoya, así como hemos empezado en Carapongo, en varios sitios de Chosica y también de Punta Hermosa, donde hemos instalado comedores, carpas, atención médica”.
“La Marcha por la Vida, fiel a su compromiso por la vida, hoy se convierte en una Marcha de Solidaridad con todos los damnificados, porque es la Iglesia la que tiene que vivir con el latir del corazón, no solo de la oración y de los sacramentos, sino también del amor al prójimo con obras”, resaltó.

El Purpurado, en el marco de la Solemnidad de la Anunciación de la Virgen María que se celebró el 25 de marzo, dijo que “el homenaje a nuestra madre es un homenaje a todas las madres, es un homenaje a la vida, es un homenaje a todos estos hermanos nuestros” a los que se quiere ayudar “todo lo posible”.

Resultado de imagen para ayuda a los damnificados

Cardenal Cipriani convoca a Jornada de oración y caridad por damnificados de Perú

El Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani, convocó a los fieles a participar este sábado 25 de marzo en sus parroquias en una jornada de oración, penitencia y caridad en favor de los damnificados por los recientes huaicos e inundaciones en el país.


El Purpurado pidió a la feligresía que colaboren donando agua y alimentos no perecibles, los cuales serán recibidos en cada parroquia de 9:00 a.m. a 7:00 p.m. por los voluntarios de la Marcha por la Vida, para luego ser distribuidos por Cáritas Lima en las zonas más afectadas.

“Unidos como hermanos ofrezcamos al Señor de los Milagros nuestra oración, nuestros sacrificios y limosnas pidiéndoles por nuestro Perú”, expresó el Cardenal en un comunicado emitido este miércoles.

En el texto el Purpurado señaló que “ante las dramáticas circunstancias que estamos viviendo”, las oraciones y donaciones a favor de los damnificados serán “un acto concreto de generosidad y solidaridad”.

Además, recordó que “el Papa Francisco ha pedido que todos los años, cerca al cuarto domingo de Cuaresma, se celebre en las diversas iglesias particulares una jornada de oración y penitencia, ocasión muy propicia para realizar obras de misericordia”.

El pasado 18 de marzo el Cardenal Cipriani anunció la cancelación definitiva de la Marcha por la Vida 2017 para enfocar toda la atención y voluntariado posible en atender a los damnificados de los desastres naturales que sufre el Perú.

La Marcha por la Vida, que en 2016 reunió a más de 750 mil personas en Lima, estaba programada para el 25 de marzo, fecha en que se celebra en Perú el Día del Niño Por Nacer.

A la fecha, 84 personas han fallecido y otras 111.098 han quedado damnificadas según el último reporte del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN).

Papa Francisco hace importante donación a damnificados por huaicos y lluvias en Perú

La donación será entregada a la Conferencia Episcopal Peruana, para ser aplicada por medio de Caritas del Perú.

FRASES32

El Papa Francisco, en nombre del Vaticano, donó US$100 mil para los damnificados por los huaicos y lluvias en Perú. La ayuda será entregada a la Conferencia Episcopal Peruana, para ser aplicada por medio de Caritas del Perú.

Mediante un comunicado, la Conferencia Episcopal Peruana brindó esta información señalando que el Papa Francisco con este gesto “acompaña el dolor de miles de hermanos que sufren a consecuencia de los embates de la naturaleza”.
0000000000001000000000000000000000
“El compromiso de la Iglesia Católica en este difícil momento se está expresando con el servicio que brindan las parroquias de las Diócesis afectadas y con la solidaridad de la Colecta Nacional que la Conferencia Episcopal ha pedido a todos los católicos del Perú”, señala el escrito.
Finalmente la Conferencia Episcopal Peruana termina el comunicado agradeciendo el gesto del sumo pontífice.

Alientan a sacerdotes a atender damnificados en Perú durante “24 Horas para el Señor”

Con ocasión de la jornada mundial “24 Horas para el Señor”, la Arquidiócesis de Piura, al norte de Perú, alentó a los sacerdotes a visitar y llevar ayuda a los damnificados por los desastres naturales en la región.

En un mensaje difundido el 20 de marzo, el Arzobispo Metropolitano de Piura, Mons. José Antonio Eguren, recordó que el 24 y 25 de marzo se celebra a nivel mundial la jornada penitencial “24 Horas para el Señor”, instituida por el Papa Francisco en 2014.

Esta jornada, explicó, “tiene por finalidad facilitar durante la Cuaresma el acceso al sacramento de la confesión a los fieles, junto con la adoración eucarística, el rezo del santo rosario y otro tipo de actividades litúrgicas”.

Mons. José Antonio Eguren visita poblado afectado por inundaciones en Piura. Foto: Arzobispado de Piura.

“Sin desnaturalizar la finalidad de este iniciativa del Santo Padre, y después de visitar personalmente en estas semanas diversos distritos y ciudades de nuestra golpeada Arquidiócesis, he pensado que podríamos celebrarla este año, además de en nuestros templos, visitando a los hermanos damnificados de nuestras comunidades parroquiales, quienes ahora más que nunca necesitan una voz de ánimo para que vuelvan a encontrar la razón de su esperanza”.

Desde fines de 2016, Perú sufre una serie de lluvias, inundaciones y huaicos (aludes de lodo y piedras) en diversas partes del país.

De acuerdo al reporte del 20 de marzo del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN), desde diciembre han fallecido 78 personas en todo el país, mientras que más de 101 mil han resultado damnificadas. El COEN indicó que más de 643 mil personas han sido afectadas por los desastres naturales.

Un tercio de la población afectada por los desastres naturales pertenece a la región de Piura.

El Arzobispo de Piura sugirió a los sacerdotes “que este sábado 25 de marzo, solemnidad de la Anunciación del Señor, en unión con sus agentes pastorales, catequistas y ministros extraordinarios de la sagrada comunión, organicen con la debida prudencia, alguna actividad para visitar al Señor en nuestros hermanos damnificados”.

“Sé que muchos de ustedes ya están actuando, y los felicito y animo a seguir adelante”, destacó.

Mons. Eguren alentó a “visitar los sectores de damnificados de la parroquia para llevarles la ayuda de alimentos, ropa, útiles de aseo, que se han ido recogiendo en sus comunidades parroquiales durante estos días”.

Pese a la crisis, Cáritas Venezuela anima a ser solidarios con damnificados en Perú

La Iglesia en Venezuela expresó su cercanía a los miles de damnificados que han dejado las lluvias e inundaciones en Perú y animó a los venezolanos a que, pese a la crisis económica, sean solidarios con las personas afectadas.

“La Conferencia Episcopal de Venezuela a través de la Red de Cáritas, promueve y anima a todos los venezolanos a ser solidarios con nuestros hermanos peruanos, y apoyar su campaña: Perú da la mano. A pesar de nuestra crisis seguimos siendo solidarios”, afirmó en un comunicado divulgado este 21 de marzo.

Los últimos datos del Instituto Nacional de Defensa Civil del Perú (INDECI), señalan que desde que empezaron las inundaciones y huaicos (alud de barro y piedras) en la costa norte y centro del país, el número de fallecidos aumentó a 78 personas. Además, hay más de 101 mil damnificados, 643 mil afectados, 263 heridos y unos 20 desaparecidos.

Asimismo, han colapsado unas 11 mil viviendas, otras 12 mil han quedado inhabitables y casi 150 mil han sufrido daños en su infraestructura.

“La Iglesia en Venezuela a través de Cáritas, expresamos nuestro más profundo sentimiento de solidaridad con los hermanos peruanos, ante los sucesos ocurridos por motivo de las fuertes lluvias que azotan el norte de Perú y que ya se extienden en todo el país, desde la última semana”, expresaron en el comunicado Mons. Diego Padrón, Presidente del Episcopado; y el Cardenal Baltazar Porras, Presidente de Cáritas Venezuela.

Ante ello, los obispos pidieron a Cristo, “dueño de la naturaleza”, que “se compadezca de cuantos han sido afectados por estas lluvias y anime la infinita misericordia”; e invitaron a los venezolanos a colaborar con “cualquier ayuda” a través de la siguiente cuenta:
Cta. Cte. Nº:0105-0699-9216-9905-9454 Banco Mercantil a nombre de Cáritas de Venezuela. Rif: J-30485697-0

“Al mismo tiempo promovemos un espacio de oración por los hermanos que perdieron la vida y por los familiares, para que el Dios de la Vida les de fortaleza para salir de este acontecimiento”, concluyó el comunicado.

Mensaje del Papa Francisco por la Jornada Mundial de la Juventud 2017

Hoy se dio a conocer el mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial de la Juventud 2017, que se celebra este Domingo de Ramos y que lleva como título «El Todopoderoso ha hecho cosas grandes en mí» (Lc 1,49).

A continuación el texto completo:

Queridos jóvenes:

Nos hemos puesto de nuevo en camino después de nuestro maravilloso encuentro en Cracovia, donde celebramos la XXXI Jornada Mundial de la Juventud y el Jubileo de los Jóvenes, en el contexto del Año Santo de la Misericordia.

Allí dejamos que san Juan Pablo II y santa Faustina Kowalska, apóstoles de la divina misericordia, nos guiaran para encontrar una respuesta concreta a los desafíos de nuestro tiempo.

Experimentamos con fuerza la fraternidad y la alegría, y dimos al mundo un signo de esperanza; las distintas banderas y lenguas no eran un motivo de enfrentamiento y división, sino una oportunidad para abrir las puertas de nuestro corazón, para construir puentes.

Al final de la JMJ de Cracovia indiqué la próxima meta de nuestra peregrinación que, con la ayuda de Dios, nos llevará a Panamá en 2019. Nos acompañará en este camino la Virgen María, a quien todas las generaciones llaman bienaventurada (cf. Lc 1,48).

La siguiente etapa de nuestro itinerario está conectada con la anterior, centrada en las bienaventuranzas, pero nos impulsa a seguir adelante. Lo que deseo es que vosotros, jóvenes, caminéis no sólo haciendo memoria del pasado, sino también con valentía en el presente y esperanza en el futuro.

Estas actitudes, siempre presentes en la joven Mujer de Nazaret, se encuentran reflejadas claramente en los temas elegidos para las tres próximas JMJ. Este año (2017) vamos a reflexionar sobre la fe de María cuando dijo en el Magnificat: «El Todopoderoso ha hecho cosas grandes en mí» (Lc 1,49).

El tema del próximo año (2018): «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios» (Lc 1,30), nos llevará a meditar sobre la caridad llena de determinación con que la Virgen María recibió el anuncio del ángel. La JMJ 2019 se inspirará en las palabras: «He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra» (Lc 1,38), que fue la respuesta llena de esperanza de María al ángel.

En octubre de 2018, la Iglesia celebrará el Sínodo de los Obispos sobre el tema: Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional. Nos preguntaremos sobre cómo vivís vosotros, los jóvenes, la experiencia de fe en medio de los desafíos de nuestra época.

También vamos a abordar la cuestión de cómo se puede desarrollar un proyecto de vida discerniendo vuestra vocación, tomada en sentido amplio, es decir, al matrimonio, en el ámbito laical y profesional, o bien a la vida consagrada y al sacerdocio. Deseo que haya una gran sintonía entre el itinerario que llevará a la JMJ de Panamá y el camino sinodal.

Nuestra época no necesita de «jóvenes-sofá»

Según el Evangelio de Lucas, después de haber recibido el anuncio del ángel y haber respondido con su «sí» a la llamada para ser madre del Salvador, María se levanta y va de prisa a visitar a su prima Isabel, que está en el sexto mes de embarazo (cf. 1,36.39).

María es muy joven; lo que se le ha anunciado es un don inmenso, pero comporta también un desafío muy grande; el Señor le ha asegurado su presencia y su ayuda, pero todavía hay muchas cosas que aún no están claras en su mente y en su corazón. Y sin embargo María no se encierra en casa, no se deja paralizar por el miedo o el orgullo.

María no es la clase de personas que para estar bien necesita un buen sofá donde sentirse cómoda y segura. No es una joven-sofá (cf. Discurso en la Vigilia, Cracovia, 30 de julio de 2016). Si su prima anciana necesita una mano, ella no se demora y se pone inmediatamente en camino.

El trayecto para llegar a la casa de Isabel es largo: unos 150 km. Pero la joven de Nazaret, impulsada por el Espíritu Santo, no se detiene ante los obstáculos. Sin duda, las jornadas de viaje le ayudaron a meditar sobre el maravilloso acontecimiento en el que estaba participando.

Lo mismo nos sucede a nosotros cuando empezamos nuestra peregrinación: a lo largo del camino vuelven a la mente los hechos de la vida, y podemos penetrar en su significado y profundizar nuestra vocación, que se revela en el encuentro con Dios y en el servicio a los demás.

El Todopoderoso ha hecho cosas grandes en mí

El encuentro entre las dos mujeres, la joven y la anciana, está repleto de la presencia del Espíritu Santo, y lleno de alegría y asombro (cf. Lc 1,40-45). Las dos madres, así como los hijos que llevan en sus vientres, casi bailan a causa de la felicidad. Isabel, impresionada por la fe de María, exclama: «Bienaventurada la que ha creído, porque lo que le ha dicho el Señor se cumplirá» (v. 45).

Sí, uno de los mayores regalos que la Virgen ha recibido es la fe. Creer en Dios es un don inestimable, pero exige también recibirlo; e Isabel bendice a María por eso. Ella, a su vez, responde con el canto del Magnificat (cf. Lc 1,46-55), donde encontramos las palabras: «El Todopoderoso ha hecho cosas grandes en mí» (v. 49).

La oración de María es revolucionaria, es el canto de una joven llena de fe, consciente de sus límites, pero que confía en la misericordia divina. Esta pequeña y valiente mujer da gracias a Dios porque ha mirado su pequeñez y porque ha realizado la obra de la salvación en su pueblo, en los pobres y humildes.

La fe es el corazón de toda la historia de María. Su cántico nos ayuda a comprender cómo la misericordia del Señor es el motor de la historia, tanto de la persona, de cada uno de nosotros, como del conjunto de la humanidad.

Cuando Dios toca el corazón de un joven o de una joven, se vuelven capaces de grandes obras. Las «cosas grandes» que el Todopoderoso ha hecho en la vida de María nos hablan también del viaje de nuestra vida, que no es un deambular sin sentido, sino una peregrinación que, aun con todas sus incertidumbres y sufrimientos, encuentra en Dios su plenitud (cf. Ángelus, 15 de agosto de 2015).

Me diréis: «Padre, pero yo soy muy limitado, soy pecador, ¿qué puedo hacer?». Cuando el Señor nos llama no se fija en lo que somos, en lo que hemos hecho. Al contrario, en el momento en que nos llama, él está mirando todo lo que podríamos dar, todo el amor que somos capaces de ofrecer.

Como la joven María, podéis hacer que vuestra vida se convierta en un instrumento para mejorar el mundo. Jesús os llama a dejar vuestra huella en la vida, una huella que marque la historia, vuestra historia y la historia de muchos (cf. Discurso en la Vigilia, Cracovia, 30 de julio de 2016).

Ser joven no significa estar desconectado del pasado

María es poco más que una adolescente, como muchos de vosotros. Sin embargo, en el Magnificat alaba a su pueblo, su historia. Esto nos enseña que ser joven no significa estar desconectado del pasado. Nuestra historia personal forma parte de una larga estela, de un camino comunitario que nos ha precedido durante siglos.

Como María, pertenecemos a un pueblo. Y la historia de la Iglesia nos enseña que, incluso cuando tiene que atravesar mares revueltos, la mano de Dios la guía, le hace superar momentos difíciles. La verdadera experiencia en la Iglesia no es como un flashmob, en el que nos damos cita, se realiza una performance y luego cada uno se va por su propio camino.

La Iglesia lleva en sí una larga tradición, que se transmite de generación en generación, y que se enriquece al mismo tiempo con la experiencia de cada individuo. También vuestra historia tiene un lugar dentro de la historia de la Iglesia.

Hacer memoria del pasado sirve también para recibir las obras nuevas que Dios quiere hacer en nosotros y a través de nosotros. Y nos ayuda a dejarnos escoger como instrumentos suyos, colaboradores en sus proyectos salvíficos.

También vosotros, jóvenes, si reconocéis en vuestra vida la acción misericordiosa y omnipotente de Dios, podéis hacer grandes cosas y asumir grandes responsabilidades.

Me gustaría haceros algunas preguntas: ¿Cómo “guardáis” en vuestra memoria los acontecimientos, las experiencias de vuestra vida? ¿Qué hacéis con los hechos y las imágenes grabadas en vuestros recuerdos? A algunos, heridos por las circunstancias de la vida, les gustaría “reiniciar” su pasado, ejercer el derecho al olvido.

Pero me gustaría recordaros que no hay santo sin pasado, ni pecador sin futuro. La perla nace de una herida en la ostra. Jesús, con su amor, puede sanar nuestros corazones, transformando nuestras heridas en auténticas perlas. Como decía san Pablo, el Señor muestra su fuerza a través de nuestra debilidad (cf. 2 Co 12,9).

Nuestros recuerdos, sin embargo, no deben quedar amontonados, como en la memoria de un disco duro. Y no se puede almacenar todo en una “nube” virtual. Tenemos que aprender a hacer que los sucesos del pasado se conviertan en una realidad dinámica, para reflexionar sobre ella y sacar una enseñanza y un sentido para nuestro presente y nuestro futuro. Descubrir el hilo rojo del amor de Dios que conecta toda nuestra existencia es una tarea difícil pero necesaria.

Muchos dicen que vosotros, los jóvenes, sois olvidadizos y superficiales. No estoy de acuerdo en absoluto. Pero hay que reconocer que en nuestros días tenemos que recuperar la capacidad de reflexionar sobre la propia vida y proyectarla hacia el futuro. Tener un pasado no es lo mismo que tener una historia.

En nuestra vida podemos tener tantos recuerdos, pero ¿cuántos de ellos construyen realmente nuestra memoria? ¿Cuántos son significativos para nuestros corazones y nos ayudan a dar sentido a nuestra existencia? En las «redes sociales», aparecen muchos rostros de jóvenes en multitud de fotografías, que hablan de hechos más o menos reales, pero no sabemos cuánto de todo eso es «historia», una experiencia que pueda ser narrada, que tenga una finalidad y un sentido.

Los programas en la televisión están llenos de los así llamados «reality show», pero no son historias reales, son sólo minutos que corren delante de una cámara, en los que los personajes viven al día, sin un proyecto. No os dejéis engañar por esa falsa imagen de la realidad. Sed protagonistas de vuestra historia, decidid vuestro futuro.

Papa Francisco reza por las víctimas de las inundaciones en Perú

Papa Francisco: Rezo por las víctimas de las inundaciones y por todos aquellos que están comprometidos a proporcionar ayuda.

 

Ciudad del Vaticano, 19/03/17.- En el rezo Ángelus del tercer Domingo de Cuaresma, el Papa Francisco recordó la tragedia vivida hace unos días en el Perú y aseguró a todo el pueblo peruano, su cercanía para con ellos, en un momento en que su país ha sido golpeado muy duro por “inundaciones devastadoras”.

Desde el comienzo del año más de setenta personas han muerto como consecuencia de las intensas lluvias, los ríos desbordantes, los deslizamientos de tierra y las inundaciones, lo peor que la nación del Perú ha visto en más de dos décadas.

Más de la mitad del Perú se ha visto afectada por el mal tiempoy estas terribles inundaciones.

El Papa Francisco se tomó un momento para rezar por las víctimas y por aquellos que están efectuando aún labores de rescate:

“Rezo por las víctimas de las inundaciones y por todos aquellos que están comprometidos a proporcionar ayuda”.

Según información de la Agencia Efe, para el 3 de febrero de 2017, ya el Gobierno del Perú había declarado en emergencia, durante sesenta días, a tres regiones del norte del país por las inundaciones acontecidas en aquel entonces.

La agencia Efe tamibén asegura que las Inundaciones en Perú han dejado al menos a unas 62 personas muertas, 11 personas desaparecidas y a más de 62.000 damnificados.

Asimismo, las inundaciones y deslizamientos de lodo han dejado 170 heridos, 7.974 casas colapsadas y 19 colegios derrumbados a nivel nacional.

Domingo 19 de marzo: Día de oración y solidaridad por los damnificados del Perú

PERÚ EN ESTADO DE EMERGENCIA

Los obispos de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP) hicieron un especial llamado para que el domingo 19 de marzo sea un día de oración y solidaridad con todos los damnificados por las lluvias e inundaciones que golpean estos días al Perú.

Las lluvias y las inundaciones han afectado a los departamentos de Lima, Ica, Huancavelica, Arequipa, Piura, Tumbes y Chiclayo, según datos de Cáritas del Perú.

Hasta el momento los desbordes y las intensas lluvias han dejado 43 muertos y 72 heridos. Según el Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI), el fenómeno ya afectó a más de 546.000 personas y destruyó 6.500 viviendas, 27 escuelas y un centro de salud.

Ante estos graves hechos, señala un comunicado dado a conocer este jueves, la CEP expresó su “solidaridad y cercanía con todos los hermanos y hermanas que sufren a consecuencia de estos fenómenos naturales, tanto por la muerte de algún ser querido como por la pérdida de todo lo que tenían para vivir”.

Debido a la emergencia actual, los prelados alentaron a todos los peruanos a colaborar “con ayuda material que ha de ser entregada en las zonas más golpeadas de nuestra Patria”.

Asimismo, han invitado a que “este domingo 19 de marzo sea un día de oración y del mismo modo para que nuestros fieles, de todas las parroquias y centros religiosos de nuestra Patria, puedan expresar su generosidad y su amor a Jesucristo en el hermano que sufre”.

Los obispos exhortaron a mantener la “fe que ilumina y fortalece, conservemos la esperanza que alimenta la solidaridad, abramos las puertas de la caridad para que el alivio de tantos necesitados sea pronto y oportuno”.

“Elevamos nuestra oración al Señor y le pedimos por la intercesión de la Virgen María su misericordia y su bondad”, concluyeron.

Ayuda a Piura, una de las zonas más afectadas

Cáritas Piura y Tumbes, con el apoyo de Cáritas del Perú, así como las Parroquias de la Arquidiócesis siguen realizando su cruzada de ayuda a los damnificados.

La ayuda que brindan es básicamente de tres tipos: alimentos, refacción de viviendas y ayuda para evacuar aguas estancadas. Hasta la fecha han distribuido 1500 paquetes de alimentos esenciales.

Para colaborar como voluntario los interesados pueden comunicarse con el teléfono + 51 073 311203; o escribir al correo electrónico: cpiura.administracion@caritas.org.pe
Las donaciones pueden hacerse en las siguientes cuentas a nombre del Arzobispado de Piura:

Banco de Crédito del Perú (soles) – 475-1781584-0-75

Banco de Crédito del Perú (dólares) – 475-1535423-1-11

Caja Piura (soles) – 110-01-2606701

Papa Francisco: “Que nuestro amor no sea una telenovela, no seamos impostores”

En su catequesis de los miércoles, durante la Audiencia General en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, el Papa Francisco pidió a los presentes que imiten a Cristo y amen de verdad, sin imposturas ni hipocresías. “No seamos unos impostores. Que nuestro amor no sea una telenovela. Necesitamos un amor sincero, fuerte”, indicó.

La niña asistió a la audiencia general que el papa Francisco ofreció en la Plaza.

El Santo Padre destacó que “estamos llamados al amor, a la caridad: esta es nuestra vocación más alta, nuestra vocación por excelencia; a ella está vinculada la alegría de la esperanza cristiana”.

A partir de un fragmento de la Carta del Apóstol Pablo a los Romanos, el Pontífice reflexionó sobre la “alegría en la esperanza”. Explicó que San Pablo “nos pone en guardia: existe el riesgo de que nuestra caridad sea hipócrita, de que nuestro amor sea hipócrita. Nos debemos preguntar: ¿cuándo se produce esto? ¿Y cómo podemos estar seguros de que nuestro amor sea sincero, de que nuestra caridad sea auténtica?”.

“La hipocresía puede insinuarse de muchas formas –indicó–, también en nuestro modo de amar. Esto se comprueba en nuestro amor interesado, condicionado por intereses personales”. En concreto, el Santo Padre señaló que esto se produce “cuando nos involucramos en servicios caritativos para mostrarnos a nosotros mismos o para sentirnos apaciguados; o incluso cuando buscamos visibilidad para mostrar nuestra inteligencia o nuestras capacidades”.

El Papa Francisco saluda a los peregrinos durante la Audiencia General. Foto: Daniel Ibáñez (ACI Prensa)

El Papa Francisco saluda a los peregrinos durante la Audiencia General.

“Detrás de todo esto –afirmó– hay una idea falsa, engañosa, que pretende convencernos de que, si amamos, es porque somos buenos, como si la caridad fuese una creación del hombre, un producto de nuestro corazón”.

Sin embargo, continuó el Papa, “la caridad es, ante todo, una gracia. No consiste en poner de relevancia aquello que somos, sino aquello que el Señor nos da y que nosotros, libremente, acogemos. La caridad no se puede expresar en el encuentro con los demás, si primero no se ha producido en el encuentro con el amor dulce y misericordiosos de Jesús”.

El Pontífice subrayó que Pablo, en su carta, “nos enseña a reconocernos pecadores, y que también nuestro modo de amar está marcado por el pecado. Al mismo tiempo, se hace portador del anuncio nuevo de esperanza: el Señor abre delante de nosotros un camino de liberación, de salvación. Es la posibilidad de vivir también nosotros el gran mandamiento del amor, de convertirnos en instrumentos de la caridad de Dios”.

“Esto tiene lugar cuando nos dejamos curar y renovar en el corazón por Cristo resucitado, y Él nos permite, en nuestra pequeñez y en nuestra pobreza, experimentar la compasión del Padre y celebrar las maravillas de su amor”.

“Se entiende, de ese modo, que todo aquello que podemos vivir y hacer por los hermanos no es otra cosa que aquello que Dios ha hecho continuamente por nosotros”.

Francisco resaltó que “de esa manera, es el mismo Dios quien, tomando posesión de nuestro corazón y de nuestra vida, continúa a hacerse cercano y a servir a todos los que nos encontramos cada día en nuestro camino, comenzando por los últimos y los más necesitados, en los cuales Él se reconoce en primer lugar”.

El Apóstol Pablo hace ver que los cristianos no siempre viven como deberían el mandamiento del amor, “pero incluso esto es una gracia porque nos hace comprender que, por nosotros mismos, no somos capaces de amar de verdad: necesitamos que el Señor renueve continuamente ese don en nuestros corazones, a través de la experiencia de su infinita misericordia”.

Entonces, concluyó el Pontífice, “sí que volveremos a apreciar las cosas pequeñas, simples, ordinarias; y seremos capaces de amar a los demás como les ama Dios, buscando su bien”.

Como adopté a una bebé por la intercesión de la Madre Teresa de Calcuta

Una pareja con muchos obstáculos para adoptar un bebé tuvo un encuentro con la Madre Teresa de Calcuta quien haría posible la adopción.

 

Separador-Teresa-B.png

El encuentro inesperado

Bonnie Tinsley y su marido Cliff Richeson estaban viviendo en la India a mediados de la década de 1980 cuando en un desvío de vacaciones los llevó a orfanato de los misioneros de la Caridad «Shanta Bhavan Darjeeling», donde vieron, en una pequeña cuna oculta en una esquina, a una pequeña bebé.

¡Fue amor a primera vista!“, dijo Tinsley.

La pareja se dio cuenta inmediatamente de que querían adoptar a la bebé, pero no tenían idea de los retos que tenían por delante, o que un encuentro personal con la Madre Teresa de Calcuta, finalmente, haría posible la adopción.

Una esperanza no perdida

Tinsley y Richeson eran americanos y no eran personas católicas. Además, Tinsley previamente se había divorciado, ofreciendo la biografía menos ideal para adoptar un niño de un orfanato de las Misioneras de la Caridad.

“Nosotros rompimos todas sus reglas… Desde un principio fue no, no, no, no.”, expresó dijo Tinsley

La orden trabajaba principalmente con las agencias de adopción en algunos países europeos para facilitar las adopciones con familias católicas; rara vez trabajaban con los estadounidenses, incluso con los que vivían en la India. En ese momento, Tinsley y Richeson estaban tratando de adoptar a la niña, muchos de los bebés, incluyendo su futura hija, habían sido abandonado en el hospital por sus madres biológicas, y ellos eran prontamente adoptados por familias católicas en Bélgica, Italia y Francia.

Entre obstáculos y rechazos

Cuando la pareja comenzó el proceso de adopción, se enfrentaron a una “montaña de papeles”, así como con entrevistas y negociaciones con el gobierno de la India, el gobierno de EE .UU., y la Iglesia Católica, indicó Tinsley, Se encontraron con obstáculos y rechazos durante más de un año antes de que llevaran su mensaje directamente con la Madre Teresa de Calcuta.

Fue un miembro del personal del consulado de EE.UU de la ciudad, entonces conocida como Calcuta, quien les dijo que se dirigieran a la Casa Matriz de las Misioneras de la Caridad, donde la Madre Teresa de Calcuta se encontraría rezando las vísperas.

Una aventura no tan sencilla

Se pusieron en marcha, sólo para ser recibidos por una pared de turistas que igualmente como ellos trataban de ingresar

“Pensé: «¡Esto es ridículo, nunca veremos a la Madre Teresa!»”, recordó Tinsley. En seguida, la pequeña monja nos vio de lejos y nos hizo una seña para subir por la escalera de la parte trasera, de manera que nosotros alcanzamos a estar en el mismo nivel con la Madre Teresa.

Cuando la pareja alcanzó a vislumbrarla, se podría decir que la Madre Teresa se veía algo cansada, haciendo todo lo posible para saludar a todas las personas que se encontraban a su alrededor. Al final, “el mar se abrió y estábamos en sus brazos”, dijo Tinsley.

Un ruego y una oración

“Me tomó de la mano y le rogamos por nuestro caso. Le dije que queríamos ser padres, y pensamos que era esta niña… Ella era una mujer pequeña, pero muy fuerte”, dijo Richeson

La Madre Teresa les dijo:

“He dicho que NO a tantos estadounidenses, no estoy seguro de que sea justo que le diga que SI a ustedes”

Ella les dijo entonces que debía poner esto en oración, y que también ellos deberían hacerlo. Ella les dijo que volvieran por la mañana por una respuesta.

Una grata sorpresa

Al día siguiente, había un papel esperando por ellos, firmado por la Madre Teresa de Calcuta, que debían llevarlo al orfanato, era la concesión del permiso para que adoptara a la niña. Se hicieron todos los preparativos para que la bebé fuese trasladada a otro orfanato que facilitara las adopciones a los estadounidenses.

“Había tantas sorpresas en el camino… Hemos tenido mucha ayuda de lugares misteriosos”, afirmó Tinsley

Casi 16 meses después de haber comenzado el proceso de adopción, Tinsley y Richeson fueron capaces de sacar a la bebé Pema a casa con ellos.

Una final feliz para una familia gracias a la ayuda de la Madre Teresa de Calcuta

¿Te gustó esta hermosa historia de la Madre Teresa?… Compártela y que todos puedan conocerla.

Hoy se cumplen 4 años de la elección del Papa Francisco

Hoy 13 de marzo se cumplen cuatro años desde que el Arzobispo de Buenos Aires (Argentina), el entonces Cardenal Jorge Mario Bergoglio, fuera elegido como Sucesor de San Pedro, convirtiéndose así en el primer Papa latinoamericano y jesuita.

APTOPIX-Vatican-Chris_Ulan

Antes de la elección, los cardenales acordaron que fuese cual fuese el elegido, este debía impulsar una reforma profunda a la Curia romana. En estos años, Francisco ha demostrado ser el Papa para estos tiempos y sigue llamando la atención de muchos, dentro y fuera de la Iglesia por su sencillez, desprendimiento, audacia y cercanía.

Luego de un mes de ser electo, Francisco creó un Consejo para la reforma institucional de la curia en la que participan 9 cardenales de su confianza, al que se conoce como C9.

Una de las tareas en las que más se ha comprometido el Pontífice para garantizar la transparencia financiera del Vaticano es la reforma económica de los distintos estamentos de la Curia y por ello creó el Consejo y la Secretaría de Economía, presidido por el Cardenal George Pell.

En el segundo año el Papa Francisco realizó viajes apostólicos a Asia, Sudamérica (Ecuador, Bolivia y Paraguay), África, Cuba y a Estados Unidos.
 

Tal vez el viaje más impactante fue el que realizó a Sri Lanka y Filipinas en enero del 2015. En este último el Santo Padre celebró una Misa en la capital (Manila) ante más de seis millones de personas, un evento que quedará en la historia como la Eucaristía más multitudinaria que se ha celebrado en el mundo.

En abril del 2015 el Santo Padre convocó oficialmente el Jubileo Extraordinario de la Misericordia para que la Iglesia ponga más en evidencia su misión de ser testimonio de la misericordia y “seamos misericordiosos como el Padre”.

El Año Santo comenzó con la apertura de la Puerta Santa en la Basílica Vaticana durante la Solemnidad de la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre.

Entre el 19 al 28 de septiembre del mismo año el Papa Francisco realizó una visita apostólica a Cuba y Estados Unidos, la más larga de su pontificado.

En Cuba el Santo Padre pidió libertad para la Iglesia y abogó por el fin de las dinastías, y tuvo una reunión privada con el fallecido expresidente y líder de la Revolución Fidel Castro. Mientras que en Estados Unidos participó del Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia.

En el mes de octubre el Papa Francisco participó del Sínodo de los Obispos sobre la Familia, una reunión mundial de representantes de la Iglesia en todo el mundo para debatir sobre los diversos desafíos actuales de la institución familiar.

Al término del Sínodo se reafirmó la doctrina católica sobre el matrimonio, su indisolubilidad; y se resaltó la belleza de la familia y del plan de Dios para ella. También se habló sobre la situación de los divorciados en nueva unión.

En el 2016 el Papa Francisco sostuvo en la Habana (Cuba) un encuentro privado y firmó una declaración en conjunto con el Patriarca ortodoxo Kirill de Moscú y de toda Rusia. Este encuentro fue el primero en la historia entre un Pontífice y el líder de los ortodoxos rusos.

Inmediatamente después llegó a México para un visita apostólica entre el 12 y 17 de febrero. Según las cifras dadas a conocer por la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), en total más de 10 millones 500 mil personas participaron en las actividades del Santo Padre.

El 27 de julio el Pontífice arribó a Polonia, concretamente a Cracovia, donde presidió la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), la segunda de su pontificado luego de la realizada en Río de Janeiro en 2013 donde más de tres millones de jóvenes celebraron la fe con el Santo Padre.

También pudo visitar el campo de concentración de Auschwitz, como hizo Benedicto XVI en 2006, y el Santuario Mariano de Czestochowa.

Luego, en una multitudinaria Misa celebrada el 4 de septiembre en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, a la que se calcula asistieron unas 120 mil personas, el Papa Francisco canonizó a Santa Teresa de Calcuta.

El 16 de octubre el Papa Francisco canonizó a siete nuevos santos en el Vaticano, entre ellos el niño mexicano José Sánchez del Río, mártir de la guerra cristera, y el sacerdote argentino José Gabriel del Rosario Brochero, el “Cura Brochero”.

En este 2017, entre las noticias más saltantes, estuvo el reciente anuncio, el día 10 de marzo, que hizo el Nuncio Apostólico en Colombia, Mons. Ettore Balestrero, quien dio a conocer que el Santo Padre viajará a ese país sudamericano del 6 al 11 de septiembre, donde visitará Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena.