Facebook Twitter Google + YouTube  Perú   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 28/06/2017

Evangelio del día: Por sus frutos los reconocerán

Mateo 7,15-20 – XII miércoles tiempo ordinario: Mantenerse fieles al Bautismo, y crecer en la amistad con el Señor mediante la oración Evangelio según San Mateo 7,15-20 Por los frutos serán reconocidos: “En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Tengan cuidado de los falsos profetas, que se presentan cubiertos con pieles de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los reconocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los cardos? Así, todo árbol bueno produce frutos buenos y todo árbol malo produce frutos malos. Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo, producir frutos buenos. Al árbol que no produce frutos buenos se lo corta y se lo arroja al fuego. Por sus frutos, entonces, ustedes los reconocerán” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

0000000000001000000000000000000000

Injertados en Cristo con el Bautismo, los cristianos hemos recibido gratuitamente de Él el don de la vida nueva; y gracias a la Iglesia podemos permanecer en comunión vital con Cristo. Es necesario mantenerse fieles al Bautismo, y crecer en la amistad con el Señor mediante la oración, la escucha y la docilidad a su Palabra, leer el Evangelio, la participación a los Sacramentos, especialmente a la Eucaristía y a la Reconciliación. Si uno está íntimamente unido a Jesús, goza de los dones del Espíritu Santo, que – como nos dice san Pablo – son «amor, alegría y paz, magnanimidad, afabilidad, bondad y confianza, mansedumbre y temperancia» (Gal 5,22); y en consecuencia hace tanto bien al prójimo y a la sociedad, como un verdadero cristiano. De estas actitudes, de hecho, se reconoce que uno es un verdadero cristiano, así como por los frutos se reconoce al árbol. Los frutos de esta unión profunda con Jesús son maravillosos: toda nuestra persona es trasformada por la gracia del Espíritu: alma, inteligencia, voluntad, afectos, y también el cuerpo, porque somos unidad de espíritu y cuerpo. Recibimos un nuevo modo de ser, la vida de Cristo se convierte también en la nuestra: podemos pensar como Él, actuar como Él, ver el mundo y las cosas con los ojos de Jesús. Entonces, con su corazón, como Él lo ha hecho, podemos amar a nuestros hermanos, a partir de los más pobres y sufrientes, y así dar al mundo frutos de bondad, de caridad y de paz. […] Confiémonos a la intercesión de la Virgen María, para que podamos ser sarmientos vivos en la Iglesia y testimoniar de manera coherente nuestra fe, coherencia de vida y de pensamiento. De vida y de fe. Conscientes que todos, según nuestras vocaciones particulares, participamos de la única misión salvífica de Jesucristo (Reflexión antes del rezo del Regina Coeli, 03 de mayo de 2015)

Oración de sanación

Señor, gracias por sembrar el bien en mi corazón. Quiero que hoy me hagas comprender que, a tu lado, puedo salir adelante y vencer todos mis miedos. Ayúdame a poner todos mis talentos al servicio de los demás, hablar de tu verdad y tu justicia, consolando a mis hermanos en sus penas y sufrimientos. Dame la bendición de tener un corazón noble, que guarde tu Palabra y la ponga en práctica para darte frutos que ayuden a construir un mundo mejor. Quiero perseverar en la fe, ser santo como Tú lo eres, ir por el mundo aliviando heridas, consolando a los afligidos y asistiendo a los necesitados. Quiero ser coherente con lo que predico, dar ejemplo de Ti en todos mis ambientes, ser valiente y entusiasta cuando hablo de Ti a los otros. Que yo pueda ser testimonio vivo de tu bondad. Renuncio a todo aquello que no me deja crecer. Dame de tu poder y tu fuerza para no darme por vencido. Que mi amor y mi fe se fortalezcan en la medida que predico y practico lo que me pides, abriéndome paso a las maravillas de tu poder. Te entrego mis problemas y dificultades, sé que contigo puedo superar todo obstáculo que no me permita anunciarte como corresponde. Amén

Propósito para hoy

Antes de iniciar las actividades del día, invitar a la familia a rezar unidos el Salmo 23

Frase de reflexión

“El secreto de la vida cristiana es el amor. Sólo el amor llena los vacíos, las profundidades negativas que el mal crea en los corazones”. Papa Francisco

Hoy el Papa Francisco cumple 25 años de obispo

El Papa Francisco cumple hoy 25 años de su consagración como Obispo Auxiliar de Buenos Aires, conferida por el Cardenal Antonio Quarracino, Arzobispo de la capital argentina, el 27 de junio de 1992.

Papa: por que chamar Deus de Pai

Junto con el Cardenal Quarracino, participaron en la Misa de la consagración episcopal en la Catedral de Buenos Aires el entonces Nuncio Apostólico en Argentina, Mons. Ubaldo Calabresi; y Mons. Emilio Ogñénovich, Obispo de Mercedes.
El P. Jorge Mario Bergoglio supo que sería Obispo Auxiliar de Buenos Aires el 13 de mayo de 1992, como lo relató años después en el libro biográfico “El Jesuita”, escrito por los periodistas Sergio Rubín y Francesca Ambrogetti.

Al conocer la noticia de su nombramiento, el Santo Padre dijo que su primera reacción fue de sorpresa. “Me bloqueé. Como señalé antes, como consecuencia de un golpe, bueno o malo, siempre me bloqueo. Y mi primera reacción es, también, siempre mala”.

El nombramiento como Obispo Auxiliar de Buenos Aires, aprobado por el Papa San Juan Pablo II, se hizo público el 20 de mayo.

En mayo de 1997, cinco años después de su ordenación, fue el mismo Nuncio Calabresi quien le informó que el Papa peregrino había decidido que fuera el nuevo Arzobispo Coadjutor de Buenos Aires, diócesis en la que sirvió hasta 2013, año en el que fue elegido como Sucesor de San Pedro.

Evangelio del día: Jesús es la puerta que nos hace entrar en la familia de Dios

Mateo 7,6.12-14 – XII martes tiempo ordinario: Ancha es la puerta y amplio el camino que conduce a la perdición
Evangelio según San Mateo 7,6.12-14

Caminar por la puerta estrecha: “En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “No den a los perros las cosas santas ni echen sus perlas a los cerdos, no sean que las pisoteen y después se vuelvan contra ustedes y los despedacen. Traten a los demás como quieren que ellos los traten a ustedes. En esto se resume la ley y los profetas. Entren por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta y amplio el camino que conduce a la perdición, y son muchos los que entran por él. Pero ¡Qué estrecha es la puerta y qué angosto el camino que lleva a la vida, y que pocos son los que lo encuentran” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

papa francisco evangelio pasar por la puerta angosta

Qué quiere decir Jesús? ¿Cuál es la puerta por la que debemos entrar? ¿Y por qué Jesús habla de una puerta estrecha?

La imagen de la puerta vuelve varias veces en el Evangelio y se remonta a la de la casa, a la del hogar doméstico, donde encontramos seguridad, amor y calor.

Jesús nos dice que hay una puerta que nos hace entrar en la familia de Dios, en el calor de la casa de Dios, de la comunión con Él. Y esa puerta es el mismo Jesús (Cfr. Jn 10, 9). Él es la puerta. Él es el pasaje para la salvación. Él nos conduce al Padre.

Y la puerta que es Jesús jamás está cerrada, esta puerta jamás está cerrada. Está abierta siempre y a todos sin distinción, sin exclusiones, sin privilegios.

Porque saben, Jesús no excluye a nadie. Alguno de ustedes quizá podrá decirme: “pero Padre, yo estoy excluido, porque soy un gran pecador. He hecho cosas feas. He hecho tantas en la vida…” No, no estás excluido.

Precisamente por esto eres el preferido. Porque Jesús prefiere al pecador. Siempre, para perdonarlo, para amarlo. Jesús te está esperando para abrazarte, para perdonarte. No tengas miedo. Él te espera. Anímate, ten coraje para entrar por su puerta.

Todos somos invitamos a pasar esta puerta, a atravesar la puerta de la fe, a entrar en su vida, y a hacerlo entrar en nuestra vida, para que Él la transforme, la renueve, le de alegría plena y duradera.

En la actualidad pasamos ante tantas puertas que invitan a entrar prometiendo una felicidad que después, nos damos cuenta de que duran un instante. Que se agota en sí misma y que no tiene futuro.

Pero yo les pregunto: ¿Por cuál puerta queremos entrar? Y ¿a quién queremos hacer entrar por la puerta de nuestra vida?

Quisiera decir con fuerza: no tengamos miedo de atravesar la puerta de la fe en Jesús, de dejarlo entrar cada vez más en nuestra vida, de salir de nuestros egoísmos, de nuestras cerrazones, de nuestras indiferencias hacia los demás. Porque Jesús ilumina nuestra vida con una luz que no se apaga jamás.

A la Virgen María, Puerta del Cielo, le pedimos que nos ayude a pasar la puerta de la fe, a dejar que su Hijo transforme nuestra existencia como ha transformado la suya para llevar a todos la alegría del Evangelio (Homilía en Santa Marta, 25 de agosto de 2013)

Oración de sanación

Jesús mío, gracias por esa paz y consuelo que trae el sentir tu presencia cada día cuando cierro mis ojos al mundo y pienso en todas tus bendiciones.

Seguirte no es tan sencillo; el mundo me abre tantas puertas de fantasías que a veces me deslumbran tanto que me desorientan y pierdo tu camino.

Debo entender que esas maravillas terrenales son solo ilusiones pasajeras que me distraen de mi verdadero objetivo: buscar tu Reino y tu Justicia.

Tú me enseñas que debo tratar a los demás como yo quiero ser tratado, es una regla de oro para poder entrar por esa puerta estrecha que me ofreces.

No quiero sentir miedo de abrir la puerta de mi corazón a todos cuantos necesiten descubrirte, pues tu alegría y salvación es para todos.

Aumenta mi deseo de servir y amar, pues en esa donación, encontraré la puerta que me da la vida en abundancia, la Puerta de tu Corazón.

Comprendo que, para seguirte, debo amar y tener esa empatía con los demás como Tú la has tenido conmigo. Por eso, límpiame de egoísmos.

Haz crecer en mi corazón ese desprendimiento del mundo para poder donarme por completo y proclamar las maravillas del Cielo. Amén

Propósito para hoy

Antes de llegar a casa, regalaré un pequeño detalle a una persona o un vecino(a) cercano.

Frase de reflexión

“La misericordia es lo único que puede salvar al hombre y al mundo del pecado y del mal”. Papa Francisco

El Papa a asociación contra el cáncer: Hay que difundir una cultura de la vida

El Papa Francisco pidió más medios para luchar contra el cáncer, y dinfundir una “cultura de la vida”, porque “la salud constituye un bien primario y fundamental de toda persona”.

Imagen referencial. Foto: Bohumil Petrik / ACI Prensa

“Es deseable que la prevención oncológica pueda ser para todos, gracias a la colaboración entre los servicios públicos y privados, las iniciativas de la sociedad civil y las caritativas”, dijo también.

Al recibir en audiencia en los miembros de la Liga Italiana para la Lucha contra los Tumores, el Pontífice agradeció su compromiso: “Contribuyen a formar en las personas y en las familias un estilo de prevención, es decir, favorecen la mentalidad de que la prevención oncológica es ante todo un estilo de vida”. Y al mismo tiempo, “alimentan el voluntariado, una expresión emblemática de esa gratuidad que debería incidir cada vez más en el vivir cotidiano”.
“Hay mucha necesidad de difundir una cultura de la vida, hecha de actitudes, de comportamientos. Una verdadera cultura popular, seria, accesible a todos, y no basada en intereses comerciales”.

Francisco observó que, en concreto, “las familias tienen necesidad de ser acompañadas en un camino de prevención, un camino que involucre a las diversas generaciones en un ‘pacto’ solidario, un camino que valoriza la experiencia de quien ha vivido, junto a sus familiares, el fatigoso recorrido de la patología oncológica”.

El Papa también destacó la necesidad de “vivir el servicio” junto al que sufre, desde “la humildad y el silencio”. “El bien realiza y se hace eficaz sobre todo cuando está hecho sin la búsqueda de recompensa y del aparentar, en las situaciones cotidianas de la vida”.
También los invitó a ir a las periferias, donde “cada hombre y mujer vive en condiciones de marginación” y se encuentran “al margen de la sociedad y de las relaciones”.

“El ‘tomar a cargo’, testimoniado en lo ordinario y compartido con tantas personas enfermas es una riqueza inestimable para la sociedad: recuerda a la sociedad civil y eclesial que no debe tener miedo a la proximidad, a la ternura, no tener miedo de ‘perder tiempo’ con uniones que ofrezcan y acojan ayuda y consuelo recíproco, espacios de solidaridad auténticos y no formales”.

Evangelio del día: El que murmura contra el hermano es un homicida

Mateo 7,1-5 – XII lunes tiempo ordinario: ¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no miras en el tuyo propio?
Evangelio según San Mateo 7,1-5

Con el criterio que midas serás medido: “En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “No juzguen, para no ser juzgados. Porque con el criterio con que ustedes juzguen se los juzgará, y la medida con que midan se usará para ustedes. ¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Deja que te saque la paja de tu ojo”, si hay una viga en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Imagen relacionada

Aquellos que viven juzgando el prójimo, hablando mal del prójimo, son hipócritas, porque no tienen la fuerza, el coraje de mirar los propios defectos. Sobre esto el Señor no dice tantas palabras.

Luego dirá, más adelante, que aquel que en su corazón guarda un poco de odio contra el hermano es un homicida… También el Apóstol Juan, en su primera Carta, lo dice, claramente:

“Aquel que odia a su hermano, camina en las tinieblas; quien juzga al hermano, camina en las tinieblas”.

Cada vez que nosotros juzgamos en nuestro corazón a nuestros hermanos, es peor, cuando hablamos de esto con los otros somos cristianos homicidas: Un cristiano homicida … No lo digo yo, ¿eh?, lo dice el Señor. Y sobre este punto, no hay lugar para los matices.

Si tú hablas mal del hermano, matas al hermano. Y nosotros, cada vez que lo hacemos, imitamos aquel gesto de Caín, el primer homicida de la Historia.

En este tiempo en el que se habla de guerras y se pide tanto la paz, es necesario un gesto nuestro de conversión. Las murmuraciones siempre van sobre esta dimensión de la criminalidad. No hay habladurías inocentes.

La lengua es para alabar a Dios, pero cuando usamos nuestra lengua para hablar mal del hermano o de la hermana, la usamos para matar a Dios, la imagen de Dios en el hermano.

Alguno podría decir que una persona se merezca las habladurías. Pero no debe ser así. “Pero ¡anda, reza por él! ¡Anda, haz penitencia por ella! Y luego, si es necesario, habla a aquella persona para que pueda remediar el problema. Pero, no decirlo a todos”.

Pablo fue un pecador fuerte, y dice de sí mismo:

“Antes era un blasfemo, un perseguidor y un violento. Pero fui tratado con misericordia”.

Quizás ninguno de nosotros blasfema, quizás. Pero si alguno de nosotros murmura, ciertamente es un perseguidor y un violento.

Pidamos para nosotros, para la Iglesia toda, la gracia de la conversión de la criminalidad de las habladurías al amor, a la humildad, a la mansedumbre, a la docilidad, a la magnanimidad del amor hacia el prójimo (Homilía en Santa Marta, 13 de septiembre de 2013)

Oración de sanación

Padre bueno, graba en mi vida las leyes de tu amor, para que mi corazón sólo pueda moverse en la justicia, equidad, perdón, amor y misericordia.

Ayúdame a tener un espíritu fuerte, ser un verdadero cristiano, compasivo, que no juzga ni condena, que siempre perdona e invita a la esperanza.

No permitas que caiga en la tentación de juzgar y criticar a los demás. Yo también me equivoco y fallo y debo corregirme primero antes que a otros.

Enséñame a descubrir en los demás lo mejor de cada uno, sus buenas obras y acciones en vez de asesinarlos con el mal de las murmuraciones.

Que pueda olvidar fácilmente todo cuanto me han ofendido. Ven y ayúdame a apartar de mi vida todo sentimiento negativo y de rencor.

Que con tu fuerza pueda tener la sabiduría necesaria para vencer esos impulsos desenfrenados de mi lengua y evitar causar daño con ella.

Toca mi corazón, hazlo puro y libre para que siempre esté dispuesto a amar con libertad, sin prejuicios y ganar así la batalla contra el resentimiento.

Confío en tu bendición que en este momento derramas sobre mí para luchar con todas mis fuerzas y ofrecer a los demás una mejor versión de mí. Amén

Propósito para hoy

Este día ayudaré a mi prójimo en la necesidad que le surja. Mostraré la alegría que el Señor me dado y la compartiré con los demás, para comunicarles ese amor de Dios.

Frase de reflexión

“Queridos jóvenes, ustedes tienen muchos proyectos y sueños para el futuro. ¿Ponen a Cristo en el centro de sus proyectos y de sus sueños?”. Papa Francisco

Evangelio del día: Dios ofrece alivio y consuelo ante el sufrimiento

Mateo 11,25-30 – Solemnidad Sagrado Corazón de Jesús: Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré

Resultado de imagen para papa francisco

Evangelio según San Mateo 11,25-30
Jesús manos y humilde de corazón: ”En aquel tiempo, Jesús dijo: “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido. Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, así como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

“Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré” (Mt. 11,28). Cuando Jesús dice esto, tiene ante sus ojos las personas que encuentra todos los días por los caminos de Galilea: mucha gente simple, pobres, enfermos, pecadores, marginados… esta gente siempre le siguió para escuchar su palabra -¡una palabra que daba esperanza!

¡Las palabras de Jesús dan siempre esperanza! y también para tocar aunque solo fuese el borde de su manto. Jesús mismo buscaba a estas multitudes extenuadas y dispersas como ovejas sin pastor (cf. Mt 9:35-36): así dice Él, y las buscaba para anunciarles el Reino de Dios y para sanar a muchos de ellos en el cuerpo y en el espíritu. Ahora los llama a todos a su lado: “Vengan a mí”, y les promete alivio y refrigerio.

Esta invitación de Jesús se extiende hasta nuestros días, para llegar a muchos hermanos y hermanas oprimidos por precarias condiciones de vida, por situaciones existenciales difíciles y, a veces privados de auténticos puntos de referencia.

En los países más pobres, pero también en las periferias de los países más ricos, se encuentran muchas personas desamparadas y dispersas bajo el peso insoportable del abandono y de la indiferencia.

A cada uno de estos hijos del Padre que está en los cielos, Jesús repite: “Vengan a mí, todos ustedes“. Pero también lo dice a los que poseen todo. Pero cuyo corazón está vacío. Está vacío. Corazón vacío y sin Dios. También a ellos, Jesús dirige esta invitación: “Vengan a mí”.

La invitación de Jesús es para todos. Pero de manera especial para los que sufren más.

Jesús promete reconfortar a todos, pero también nos hace una invitación, que es como un mandamiento: “Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón“ (Mt 11,29).

El “yugo” del Señor ¿en qué consiste? Consiste en cargar el peso de los otros con amor fraternal. Una vez recibido el alivio y consuelo de Cristo, estamos llamados también nosotros a ser alivio y consuelo para los hermanos, con actitud mansa y humilde, a imitación del Maestro.

La mansedumbre y la humildad de corazón no sólo nos ayuda a soportar el peso de los otros, sino a no cargar sobre ellos con nuestros propios puntos de vista personales, nuestros juicios, nuestras críticas o nuestra indiferencia. (Reflexión antes del rezo del Ángelus, 06 de julio de 2014)

Oración de Sanación
Señor, despierto alegre sabiéndome amado por Ti y reconociendo todas las obras maravillosas que has puesto en la vida de este pobre pecador.

Te ruego que vengas a mi corazón y me ayudes a tener claridad y sabiduría en todas las decisiones que tome y que influyen en los que más quiero.

Tú me invitas a acudir a Ti cuando me siento cansado, triste, afligido, para buscar alivio, pues Tú eres el único refugio seguro, el que protege y consuela.

Jamás he conocido compasión tan inmensa y llena de vida que pueda compararse a la dulzura de tu protección. Eres un Dios cercano y amigo.

Que mi corazón también arda de deseo como el tuyo por aliviar las tristezas y desolaciones de los demás. Que esté siempre listo para consolar y animar.

Dios mío, gran consolador de almas, mi sostén y mi amor, ven con tu gracia y destruye mi corazón de piedra e instaura en su lugar uno manso y humilde.

Dame, amado mío, un corazón que no juzgue, un corazón dulce y generoso que siempre abra paso al amor y cree caminos de reconciliación.

Ayúdame a serte útil, a ser tus manos y pies, a servir y aliviar, a entregarme sin medida a la eterna llama de tu compasión. Amén.

Propósito para hoy:

Me apartaré a un sitio silencioso por unos 5 minutos y ofreceré 10 Avemaría por las benditas almas de Purgatorio

Frase de reflexión

“Nunca hay motivos para perder la esperanza. Jesús dice: «Yo estoy con ustedes hasta el fin del mundo”. Papa Francisco

Evangelio del día: Hacer el bien sin esperar recompensas, no como los hipócritas

Mateo 6,1-6.16-18 – XI miércoles tiempo ordinario: Cuando des limosna, no lo anuncies con trompeta como hacen los hipócritas

Evangelio según San Mateo 6,1-6.16-18

Hacer obras sin esperar recompensa: “En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Tengan cuidado de no practicar sus obras de piedad delante de los hombres para que los vean. De lo contrario, no tendrán recompensa con su Padre celestial. Por tanto, cuando des limosna, no lo anuncies con trompeta como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, para que los alaben hombres. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. En cambio, cuando tú des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará. Cuando ustedes hagan oración; no sean como los hipócritas a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. Tú, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora ante tu Padre, que ahí en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará. Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como esos hipócritas que descuidan la apariencia de su rostro, para que la gente note que están ayunando. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que no sepa la gente que estas ayunando, sino tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará”. Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

PapaFrancisco_LuciaBallester_ACIPrensa_10042017

En el pasaje de Mateo, Jesús relee las tres obras de piedad previstas en la ley mosaica: la limosna, la oración y el ayuno. Y distingue el hecho externo del hecho interno, de ese llanto del corazón.

A lo largo del tiempo estas prescripciones habían sido corroídas por la herrumbre del formalismo exterior o, incluso, se habían transformado en un signo de superioridad social.

Jesús pone de relieve una tentación común en estas tres obras, que se puede resumir precisamente en la hipocresía (la nombra tres veces):

“Cuiden de no practicar su justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos… Cuando hagas limosna, no vayas tocando la trompeta por delante como hacen los hipócritas… Cuando recen, no sean como los hipócritas a quienes les gusta rezar de pie para que los vea la gente… Y cuando ayunen, no pongan cara triste, como los hipócritas”.

Sepan, hermanos, que los hipócritas no saben llorar, se han olvidado de cómo se llora, no piden el don de lágrimas.

Cuando se hace algo bueno, casi instintivamente nace en nosotros el deseo de ser estimados y admirados por esta buena acción, para tener una satisfacción.

Jesús nos invita a hacer estas obras sin ninguna ostentación, y a confiar únicamente en la recompensa del Padre que ve en lo secreto. (Homilía en Santa Marta, 23 de febrero de 2014)

Oración de Sanación

Jesús mío, Tú conoces a profundidad las intenciones de mi corazón. Quiero hacer el bien, aunque a veces haga el mal que no debo y daño a quien no quiero.

Ayúdame a ser justo ante tus ojos, a no buscar la adulación de demás, sino complacerte a Ti, que ves en lo secreto y conoces el valor de mi ofrecimiento.

Que mi corazón sea guiado por las leyes de tu amor, para así buscar la justicia y el perdón, resarcir los errores, buscar la paz y la reconciliación.

No quiero caer en la vanidad ni satisfacer mi ego en los halagos de los demás, esperando recompensas que no se relaciones a tu proyecto de vida.

Ayúdame a saber discernir lo que debo decir, contar con tu iluminación para perseguir el bien sin esperar nada a cambio. Sé Tú mi guía y protector.

Tu Palabra, que es sabiduría, me dice: “Que te alabe otro y no tu boca; que la alabanza provenga de un extraño y no de tus propios labios” (Prov. 27,2)

Que, ni mis ojos, ni mi corazón, sean seducidos por falsos ídolos que me hagan extraviar sin permitirme crecer en tu bondad y en la sencillez.

Desde ahora, buscaré ser el más pequeño de todos, que pueda pasar siempre desapercibido y que seas Tú, Jesús, quien brille para siempre. Amén.

Propósito para hoy

Dedicaré algo de tiempo a escuchar alegremente a un conocido que no me cae del todo bien (practicar la paciencia, la tolerancia y la caridad

Frase de reflexión

“Pidamos al Señor ternura para ver a los pobres con comprensión y amor, sin cálculos y sin temores”. Papa Francisco

Confirmado: Papa Francisco visitará el Perú en 2018

El Papa Francisco visitará el Perú en enero de 2018, así lo confirmó esta mañana el monseñor Grzegorz Piotr mediante una conferencia de prensa acompañado del presidente Pedro Pablo Kuczynski y otras autoridades eclesiásticas.

Resultado de imagen para papa francisco peru

La llegada del sumo pontífice se realizará del 18 al 21 de enero de 2018. Visitará las ciudades de Lima, Puerto Maldonado y Trujillo.

Días antes, el Papa Francisco estará en Chile en una visita similar. Esta se realizará desde el 15 al 18 del mismo mes.

“Esto va a marcar un antes y un después. Antes, agitación; después, moralidad. Por eso es tan importante esta visita”, comentó el presidente Kuczynski sobre la visita del sumo pontífice.

El presidente indicó que será el ministro de Trabajo Alfonso Grados quien se encargue de coordinar la llegada del papa.

“Puerto Maldonado va a recibir decena de miles de visitantes de otras regiones y países. Trujillo recibirá visitantes de de Piura, Chimbote, Tumbes, de la sierra norte. Esto va a necesitar mucha logística”, agregó.

Papa Francisco llegará por primera vez al Perú. (EFE)

En el anuncio también estuvieron presentes el monseñor Miguel Cabrejos Vidarte OFM, primer vicepresidente de la Conferencia Episcopal, y monseñor Grzegorz Piotr Bielaszka, encargado de Negocios de la Nunciatura de la Santa Sede en el Perú.

De esta forma será la primera vez que un sumo pontífice llegue al Perú en este nuevo milenio. Juan Pablo II fue el último que visitó la nación peruana. Su llegada se dio en dos ocasiones; la primera el 1 de febrero de 1985, mientras que la segunda fue en mayo de 1988.

El papá debe ser fiel a su esposa y a sus hijos, dice Cardenal por Día del Padre

En el marco del Día del Padre celebrado hoy en muchos países, el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani, pidió a los padres a ser fieles a lo que son y a la misión que tienen, y acudir a la oración cuando sientan que “no hay fuerzas”.

“Ser padre es ser para los demás, de manera especial para mis hijos. Y ese ser padre requiere oración porque a veces no hay fuerzas, a veces uno está harto y cansado y lleno de problemas”, aseveró el Cardenal durante el programa Diálogo de Fe del 17 de junio, en la cadena radial RPP.

Imagen referencial / Crédito: Pexels (Dominio Público)
El Purpurado sostuvo que “vale la pena” no olvidar la importante función que tiene el padre junto a la mamá, que es “fundamentalmente fidelidad. El corazón para ella. El papá tiene que ser fiel a quien ha escogido como esposa, fiel a los que son sus hijos”.
“Papás, los invito a la procesión del Corpus Christi, ahí encontrarán el mejor regalo; encontrarán a Jesús que los bendice, que los ayuda, que les da paz, que saca adelante sus problemas. Y después les digo: más responsabilidad. Creo que es una tarea muy bonita, llena de cariño y de ternura”, aseguró.

En ese sentido, el Primado del Perú indicó que “el amor de Dios es incondicionado, el amor de Dios es primero, no te dice si te mereces, si te has portado bien. Dios solo ama. Es muy fuerte porque en el mundo de hoy, en mi historia y en la de cualquiera de ustedes, hay muchos momentos que no son de amor”.

Sobre la Solemnidad del Corpus Christi que se celebra este domingo 18 de junio, el Cardenal Cipriani expresó que “toda la Iglesia Católica se pone de rodillas para decir: gracias Señor, porque es tu cuerpo, es tu sangre, es tu alma, es tu divinidad. El mismo de Nazareth, el mismo de Belén, el mismo de la cruz, el mismo de la resurrección. Ese mismo Dios está conmigo”.

“Cada Misa es el sacrificio en el altar. Hay por un lado ese dolor, ese sacrificio, esa muerte, esa entrega. En cada Misa hay el gozo del Cuerpo de Cristo que puedo comerlo. Ese único Dios constantemente renueva ese acto de perdón, de amor, a todos sus hijos, enviándome a su hijo Jesucristo”, añadió.

Luego, el Purpurado recordó que este misterio debe ser visto con los ojos de la fe que nos brinda el mismo Dios, porque “no hay palabras para explicar el misterio, por eso el Magisterio, la enseñanza de la Iglesia te dice que está realmente presente, bajo las apariencias del pan y del vino”.
Finalmente, dijo que celebración de la Solemnidad del Corpus Christi es el momento de estar un rato con Jesús y decirle: “Señor, te extraño mucho, me gustaría verte, me gustaría oírte, me gustaría tocarte”.

“Pídeselo con fe: auméntame la fe. Porque no vas a encontrarlo en un microscopio, ni en un Twitter, ni en un WhatsApp, ni en un telescopio, no lo va a dar la bioquímica. Auméntame la fe, Señor, para verte en ese Dios escondido que está en nuestras almas”, concluyó.

Evangelio del día: sólo la justicia de Dios nos puede salvar, no el ojo por ojo

Mateo 5,38-42 – XI lunes tiempo ordinario: Si en nuestro corazón no hay misericordia, la alegría del perdón, no estamos en comunión con Dios

Evangelio según San Mateo 5,38-42

No pagar mal por mal: “En aquel tiempo, dijo Jesús a sus Discípulos: Ustedes han oído que se dijo: «Ojo por ojo y diente por diente». Pero yo les digo que no hagan frente al que les hace mal: al contrario, si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, preséntale también la otra. Al que quiere hacerte un juicio para quitarte la túnica, déjale también el manto; y si te exige que lo acompañes un kilómetro, camina dos con él. Da al que te pide, y no le vuelvas la espalda al que quiere pedirte algo prestado” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

papa-francisco-hablando-por-microfono-fondo-naranja-gris-190617

Nosotros presumimos que somos justos, y juzgamos a los demás. Juzgamos también a Dios, porque pensamos que debería castigar a los pecadores, condenarlos a muerte, en lugar de perdonar.

¡Entonces sí que corremos el riesgo de permanecer fuera de la casa del Padre! Como ese hermano mayor de la parábola, que en lugar de estar contento porque su hermano ha vuelto, se enoja con el padre que lo ha recibido y hace fiesta.

Si en nuestro corazón no hay misericordia, la alegría del perdón, no estamos en comunión con Dios, incluso si observamos todos los preceptos, porque es el amor el que salva, no la sola práctica de los preceptos.

Es el amor por Dios y por el prójimo lo que da cumplimiento a todos los mandamientos. Y esto es el amor de Dios, su alegría, perdonar. Nos espera siempre. Quizá alguien tiene en su corazón algo grave, pero he hecho esto, he hecho aquello, Él te espera, Él es Padre. Siempre nos espera.

Si nosotros vivimos según la ley del ojo por ojo, diente por diente, jamás salimos de la espiral del mal. El demonio es astuto, y nos hace creer que con nuestra justicia humana podemos salvarnos y salvar al mundo.

En realidad, ¡sólo la justicia de Dios nos puede salvar! Y la justicia de Dios se ha revelado en la Cruz: la Cruz es el juicio de Dios sobre todos nosotros y sobre este mundo.

¿Cómo nos juzga Dios? ¡Dando la vida por nosotros! He aquí el acto supremo de justicia que ha vencido de una vez para siempre al Príncipe de este mundo; y este acto supremo de justicia es precisamente también el acto supremo de misericordia. Jesús nos llama a todos a seguir este camino:

Sean misericordiosos, como su Padre es misericordioso” (Lc 6, 36).

Yo les pido una cosa ahora. En silencio, todos, pensemos, cada uno piense, en una persona con la que no estamos bien, con la cual estamos enojados y que no la queremos.

Pensemos en esa persona y en silencio en este momento oremos por esta persona. Y seamos misericordiosos con esta persona. ( Homilía en Santa Marta, 15 de septiembre de 2014)

Oración de Sanación

Adorado Jesús, tu justicia no es como la nuestra, no se mide en un tribunal terreno y escapa de todo razonamiento y lógica humana.

Frente al sentimiento de venganza me propones la nueva ley del perdón, la comprensión y la oportunidad de sanar un corazón herido.

Me invitas a cerrar el círculo del odio, no sólo a poner mi otra mejilla, sino además, ofrecer a mis perseguidores y difamadores el incentivo del amor

Debo aprender a seguir tus pasos y practicar tus obras, que calmaban a las almas violentas con el ejemplo de tu bondad y de tu perdón.

Dondequiera que vaya, quiero ser instrumento de tu paz, aprender a soportar la agresividad presente en el mundo y encararla con la mansedumbre.

Líbrame, Señor mío, de todo instinto de venganza, de la ira y pasiones desordenadas que me enceguecen y me hacen responder con mal al mismo mal.

Sáname Señor, quiero desterrar de mi corazón el rencor, el egoísmo y la soberbia, y para ello, necesito de tu gracia y la fuerza de tu amor.

Ayúdame a ser manso y compasivo con los demás, a servirte en Espíritu y Verdad, a optar por el amor y no moverme por la acción del dolor. Amén.

Propósito para hoy

Hoy, voy a pedir por todos aquellos que ocupan puestos con responsabilidad en el ámbito político, económico y social, para que Dios sane sus pensamientos y emociones.

Frase de reflexión

“La verdadera caridad es un poco atrevida: no tengamos miedo a ensuciarnos las manos para ayudar a los más necesitados”. Papa Francisco

Evangelio del día: El adulterio se concibe con los malos deseos del corazón

Mateo 5,27-32 – X viernes tiempo ordinario: El que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón

Evangelio según San Mateo 5,27-32

El grave pecado del adulterio: “En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Ustedes han oído que se dijo: No cometerás adulterio.  Pero yo les digo: El que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón. Si tu ojo derecho es para ti una ocasión de pecado, arráncalo y arrójalo lejos de ti: es preferible que se pierda uno solo de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado a la Gehena. Y si tu mano derecha es para ti una ocasión de pecado, córtala y arrójala lejos de ti: es preferible que se pierda uno solo de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado a la Gehena. También se dijo: El que se divorcia de su mujer, debe darle una declaración de divorcio. Pero yo les digo: El que se divorcia de su mujer, excepto en caso de unión ilegal, la expone a cometer adulterio; y el que se casa con una mujer abandonada por su marido, comete adulterio”. Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco

APTOPIX-Vatican-Chris_Ulan

[…] El adulterio era considerado una violación al derecho de propiedad del hombre sobre la mujer.

En cambio Jesús va a la raíz del mal. Así como se llega al homicidio a través de las injurias, las ofensas y los insultos, del mismo modo se llega al adulterio a través de las intenciones de posesión con respecto a una mujer diversa de la propia esposa.

El adulterio, como el robo, la corrupción y todos los demás pecados, son concebidos primero en nuestro ámbito íntimo y, una vez realizada en el corazón la elección equivocada, se ponen en práctica en el comportamiento concreto.

Y Jesús dice: el que mira a una mujer que no es la propia con ánimo de posesión, es un adúltero en su corazón. Ha comenzado el camino del adulterio.

Pensemos un poco sobre esto: los pensamientos malos que vienen en esta línea”. (Extracto de la reflexión antes del rezo del Ángelus, 12 de febrero 2017)

Oración de Sanación

Mi Señor, quiero entregarte hoy mis fuerzas desgastada por las continuas luchas que vivo. Las pongo bajo tu disposición esperando tu renovación

Me abandono en tus manos, me cobijo en tu presencia, sé que no me dejarás solo en medio de la tormenta ni me harás desfallecer en las adversidades.

Abro hoy mi corazón, llénalo de vida e impulso para salir adelante. Revístelo con tu poder para que no entre en él, el desánimo por los fracasos.

Tú me propones un camino para mi felicidad y me avisas de las trampas de caer en las tentaciones de la carne y del espíritu para que no me roben la paz

La más grave falta que yo podría cometer es despreciar tu gracia y compañía. Caer en el adulterio espiritual, buscando soluciones donde no estás Tú.

No quiero que mis malas emociones tomen el control de mi vida y manejen mis acciones, conduciéndome por caminos que no son los tuyos.

Sé, que no hay error que no pueda enmendar, fracasos que no pueda superar, oscuridad de la que no pueda salir, con tu amor puedo mejorar.

Que jamás mi alma se separe de Ti ni traicione el más puro sacrificio de amor con el que me diste el regalo de tu salvación. Gracias por tu protección. Amén

Propósito de hoy

Ofreceré un novenario de intención por aquellas almas olvidadas del purgatorio de las que nadie se acuerza rezar

Frase de reflexión

“Tenemos mucha necesidad de oración y de penitencia para implorar la gracia de la conversión y el final de las guerras en el mundo”. Papa Francisco

Si tienes entre 16 y 29 años el Vaticano quiere que respondas estas preguntas del Sínodo

La Secretaría General del Sínodo de los Obispos ha puesto a disposición de los jóvenes un cuestionario digital para recopilar datos que sirvan de base de los trabajos de preparación de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos.

El Papa saluda a niños y jóvenes en el aula Pablo VI. Foto: L'Osservatore Romano

Según se informa en la página web del Sínodo, disponible desde este miércoles 14 de junio también en español, “el objetivo de este cuestionario, dirigido a jóvenes de todo el mundo entre los 16 y los 29 años, es el de dar la oportunidad de que te escuchen, de expresarte, de contar aquello que eres y aquello que quieres hacer saber de ti”.
Entre otros temas, el cuestionario hecho público por la Santa Sede pregunta qué posibilidades tienen los jóvenes de hoy de influir en las elecciones públicas de su país; si los jóvenes deben tener un papel activo en la política; qué influencia han tenido en su crecimiento personal la familia, los amigos, la escuela, los medios de comunicación o la formación religiosa.

Otras preguntas son: para qué sirve estudiar en el colegio; cuál es la edad idónea para que un hombre o una mujer tengan su primer hijo; si quieren tener hijos y cuantos; qué piensan de dejar la casa de los padres y a qué edad; si creen en algún tipo de religión; y qué influencia tienen las redes sociales en sus vidas.

El próximo Sínodo de los Obispos, que lleva por título “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, se celebrará en octubre de 2018, y tratará de fijar los pilares de la acción pastoral de la Iglesia con los jóvenes.

Para ingresar al cuestionario, que aparece en italiano y que puede cambiarse a español en el botón superior derecho que indica el idioma, puedes hacer click AQUÍ.

Evangelio del día: No hablen mal el uno del otro. No se denigren

Mateo 5,20-26 – X jueves tiempo ordinario: Deja tu ofrenda junto al altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano

Evangelio según San Mateo 5,20-26

Antes de dar tu ofrenda, ve y reconcíliate con tu hermano: “En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Les aseguro que si su justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, ciertamente no entraran ustedes en el Reino de los cielos. Has oído que se dijo a los antiguos: No matarás y el que mate será llevado ante el tribunal. Pero yo les digo: Todo el que se enoje con su hermano, será llevado también ante el tribunal; el que insulte a su hermano, será llevado ante el tribunal supremo, y el que lo desprecie, será llevado al fuego del lugar de castigo. Por lo tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda junto al altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano, y vuelve luego a presentar tu ofrenda. Arréglate pronto con tu adversario, mientras vas con él con por el camino; no sea que te entregue al juez, y el juez al policía y te metan en la cárcel. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo”. Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco

Francisco_DanielIbanezACIPrensa_201016

Jesús menciona algunas necesidades y toca en particular, el tema de la relación negativa con los hermanos. El que maldice, dice Jesús, merece el infierno.

Si en tu corazón hay algo de negativo hacia el hermano, hay algo que no funciona y te debes convertir, tienes que cambiar. La ira es un insulto contra el hermano, y ya es algo que se da en la línea de la muerte, lo mata…

No hay necesidad de ir a un psicólogo para saber que cuando se denigra al otro es porque uno mismo no puede crecer y necesita que el otro sea abajado, para sentirse alguien. Y esto es un mecanismo feo. Jesús con toda la sencillez dice:

“No hablen mal el uno del otro. No se denigren, no se descalifiquen”.

Y esto porque después de todo estamos caminando por el mismo camino, todos vamos en ese camino que nos llevará hasta el final. De este modo, si no se va de una manera fraterna, todos terminaremos mal: el que insulta y el insultado.

Si uno no es capaz de dominar la lengua, se pierde, y lo demás, la agresividad natural, la que tuvo Caín con Abel, se repite a lo largo de la historia. No es que somos malos, somos débiles y pecadores.

Por eso resulta mucho más fácil arreglar una situación con un insulto, con una calumnia, con una difamación, que solucionarla por las buenas.

Quisiera pedir al Señor, que nos dé a todos la gracia de poner más atención a la lengua, en relación a lo que decimos de los demás. Es una pequeña penitencia pero da buenos resultados.

[…] Debemos pedirle al Señor esta gracia: adaptar nuestra vida a esta nueva Ley, que es la Ley de la mansedumbre, la Ley del amor, la Ley de la paz, y por lo menos podar un poco nuestra lengua, podar un poco los comentarios que hacemos sobre los demás y las explosiones que nos conducen al insulto o a la ira fácil.

¡Que el Señor nos conceda a todos esta gracia!. (Homilía en Santa Marta, 13 de junio de 2013)

Oración de sanación

Señor mío, con qué facilidad me olvido de tu Palabra cuando aparece el orgullo y el rencor y permito que me roben la paz en mi mente y corazón.

Toda mi vida me ha costado hacer las paces con el que me ofende, pues me dejo llevar por la soberbia de creer que el otro debe venir primero a pedirme perdón.

Tú palabra es clara: “Arréglate con tu enemigo mientras vas de camino”. Por ello, tengo que ser pronto a perdonar y liberarme del rencor en mi corazón.

Ayúdame a reconocer las miserias que llevo dentro para dar el paso a la reconciliación con actitud humilde. Quiero que tu amor dirija mi vida.

Quiero estar atento a mis malas actitudes, corregirlas y ser mejor cada día, y así evitar críticas severas o actos dañinos que puedan lastimar a los demás.

Ven Señor, toma el control de mi vida, que el amor y tu perdón sean el timón de mi barca. Desvanece en mí todo dolor que me cause rencor y frustración.

Concédeme la mansedumbre y la humildad de reconocerme pecador, dame la valentía de ir siempre en la búsqueda de la reconciliación y la paz.

Dame la capacidad de perseverar en la oración y pedir por la conversión de los que buscan hacerme daño ¡Haz mi corazón semejante al tuyo! Amén.

Propósito para hoy

Realizaré un sacrificio de ayuno en reparación a las ofensas cometidas contra el santísimo sacramento del altar.

Frase de reflexión

“No nos hacemos cristianos por nuestras propias fuerzas. La fe es un don de Dios que se nos da en la Iglesia y por medio de la Iglesia”. Papa Francisco

El Papa Francisco inaugurará congreso sobre educación de hijos adolescentes

La tarde del lunes 19 de junio, el Papa Francisco se trasladará hasta la Basílica de San Juan de Letrán para inaugurar un Congreso eclesial de Roma que lleva por título “¡No les dejemos solos!, Acompañar a los padres en la educación de los hijos adolescentes”.

Resultado de imagen para educación a los hijos

El Congreso, en el que participarán numerosos sacerdotes y expertos, analizará temas como “La casa y la vida en familia”, “La escuela y el estudio”, “La relación entre las generaciones”, “La precariedad de la vida, pobreza, sufrimiento, muerte”.

Resultado de imagen para educación a los hijos
La tarde del lunes terminará con la intervención del Cardenal Agostino Vallini, antiguo Vicario para la diócesis de Roma, y con la de Angelo de Donatis, nuevo Vicario nombrado recientemente por el Papa.

Este Congreso clausurará el año pastoral, que vivirá su último evento el lunes 18 de septiembre también en San Juan de Letrán, donde los obispos auxiliares de Roma entregarán las conclusiones y el nuevo Vicario expondrá las orientaciones pastorales para el nuevo año.

Evangelio del día: No derramar el veneno de la calumnia sobre los demás

Mateo 5,17-19 – X miércoles tiempo ordinario: ¡Es muy feo chismorrear! Nos llena el corazón de amargura, nos envenena también a nosotros

Evangelio según San Mateo 5,17-19

Vine a dar cumplimiento: En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No piensen que vine para abolir la Ley o los Profetas: yo no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento. Les aseguro que no desaparecerá ni una i ni una coma de la Ley, antes que desaparezcan el cielo y la tierra, hasta que todo se realice. El que no cumpla el más pequeño de estos mandamientos, y enseñe a los otros a hacer lo mismo, será considerado el menor en el Reino de los Cielos. En cambio, el que los cumpla y enseñe, será considerado grande en el Reino de los Cielos”. Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco:

0000000000001000000000000000000000

[…] Jesús no quiere cancelar los mandamientos que el Señor dio por medio de Moisés, sino que quiere llevarlos a su plenitud. E inmediatamente después añade que este “cumplimiento” de la Ley requiere una justicia superior, una observancia más auténtica. Y de hecho dice a sus discípulos:

“Les aseguro que si la justicia de ustedes no es superior a la de los escribas y fariseos, no entrarán en el Reino de los Cielos” (Mt 5.20)

¿Pero qué significa este “pleno cumplimiento” de la ley? ¿Y en qué consiste esta justicia superior?

El mismo Jesús nos responde con algunos ejemplos. Porque Jesús era un hombre práctico, hablaba siempre con ejemplos para hacerse entender. Comienza desde el quinto mandamiento del Decálogo:

“Ustedes han oído que se dijo a los antepasados: “No matarás”; pero yo les digo que todo aquel que se enoja contra su hermano, merece ser condenado por un tribunal”.

Con esto, Jesús nos recuerda que ¡también las palabras pueden matar, eh? Cuando se dice que una persona tiene la lengua de serpiente, ¿qué quiere decir? Que sus palabras matan.

Por lo tanto, no sólo no se debe atentar contra la vida de los demás, sino tampoco derramar sobre él el veneno de la ira y golpearlo con la calumnia. Ni hablar mal de él porque llegamos a las habladurías:

los chismes también pueden matar, ¡porque matan la reputación de las personas!

¡Es muy feo chismorrear! Al principio puede incluso parecer incluso una cosa agradable, incluso divertida, como si fuera un caramelo. Pero al final, nos llena el corazón de amargura, nos envenena también a nosotros.

Pero les digo la verdad, ¿eh? Estoy convencido de que si cada uno de nosotros hiciera el propósito de evitar los chismes, ¡con el tiempo se convertiría en un santo!

Éste es un hermoso camino. ¿Queremos llegar a ser santos, si o no? (Síiiiii), ¿Queremos vivir parloteando como de costumbre, si o no? (Noooo). Entonces estamos de acuerdo: ¡basta con los chismes!.

[…] A la luz de esta enseñanza, todos los mandamientos revelan su pleno significado como una exigencia de amor, y todos se reúnen en el gran mandamiento: amar a Dios con todo tu corazón y al prójimo como a ti mismo (Homilía en Santa Marta, 16 de febrero de 2014)

Oración de Sanación

Señor, agradezco tu presencia cada día en mi vida porque de Ti me vienen todas las bendiciones y las fuerzas para enfrentar toda situación difícil.

Hoy, te pido que permanezcas a mi lado. Necesito de tu poder que todo lo restaura, de tu poder liberador que me impulsa a superar todo obstáculo.

Tú conoces lo que hay en mi corazón: quiero amarte y servirte, no porque sea un mandato, sino porque lo acepto como una petición de tu divino amor.

Tu palabra es como un río de agua viva, y a través de Ella enséñame a serte fiel, proclamándola no sólo con mis labios, sino también con mis acciones.

Si mi amor por Ti es verdadero, debo guardar tus mandamientos. No puedo llamarme cristiano sino cumplo con esa santa alianza y te soy indiferente.

Quiero seguir tus pasos, vivir lo que viviste, amar lo que amaste, despreciar el mal que te lastima y que me aparta de Ti, de tus consuelos y de tu bondad.

Te amo, creo en tus mandamientos, que no son otra cosa que peticiones de amor que brotan de tu sagrado corazón para mi salvación.

Creo en tu poder de sanar toda herida de mi pasado y que, si cumplo con tu alianza de amor, me protegerás consolarás ahora y por siempre. Amén.

Propósito de hoy

Haré algún acto de caridad con alguna persona necesitada que esté en condición de calle.

Frase de reflexión

“La Iglesia resplandece cuando es misionera, acogedora, libre, fiel, pobre de medios y rica de amor.”. Papa Francisco