Facebook Twitter Google + YouTube  Perú   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 17/07/2017

Cardenal Cipriani alienta preparación espiritual para recibir al Papa Francisco en Perú

En una carta pastoral que será leída en todas las parroquias y capillas de la capital del país este domingo 16 de julio, el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani, alentó a los fieles a prepararse espiritualmente para recibir al Papa Francisco en enero de 2018, de tal forma que haya un “antes y un después” de su visita.

En el mensaje, firmado el 9 de julio y difundido hoy por el Arzobispado de Lima, el Cardenal Cipriani aseguró que la proximidad de la visita del Santo Padre, que se realizará del 18 al 21 de enero de 2018, “nos motiva a una intensa oración por la persona del Papa Francisco, sus intenciones y sus frutos apostólicos de su estancia entre nosotros”.
“Es una ocasión para meditar con más profundidad las enseñanzas y exhortaciones papales y para prepararnos bien con los medios espirituales que ofrecen las parroquias y capellanías; los colegios -a los profesores, padres de familia y alumnos-; las universidades; las familias religiosas y sus obras apostólicas; y los movimientos eclesiales y voluntariados”.

Resultado de imagen para cipriani y francisco

“En general, cada fiel católico, en el ambiente en el que se encuentre, puede extender su gozo a toda persona de buena voluntad”, señaló.
Para el Primado del Perú, la visita del Papa “es una ocasión insuperable para que todos mejoremos nuestra práctica religiosa acudiendo a los sacramentos, rezando el rosario en familia, visitando las capillas en donde se custodia el Santísimo Sacramento, ofreciendo a Dios pequeños y grandes sacrificios por los frutos de esta visita pastoral”.

“La tradicional religiosidad de nuestro pueblo, que desde hace siglos se mostró al mundo con la santidad de Rosa de Lima, Toribio de Mogrovejo, Martín de Porres, Juan Masías y Francisco Solano, puede -y debe- proyectarse al futuro”.

El Cardenal alentó además a, “sobre la base de una mejor y más íntima relación personal con Dios”, tener una “mirada optimista” del país, para forjar juntos “el desarrollo de la nación”.

El Arzobispo de Lima destacó también que “todos somos necesarios en esta irrepetible ocasión de recibir al Vicario de Cristo. Para ello, la Comisión Central de la Arquidiócesis de Lima les irá comunicando las múltiples formas de sumarse a esta fiesta de fidelidad”.

Una de estas formas de ayudar en el evento, dijo, es “la guardia del Papa, que reunirá a miles de jóvenes, es un camino concreto en el que espero la colaboración servicial de muchos, en un gran voluntariado, que ayude con entusiasmo a guardar el orden en las grandes concentraciones que tendremos”.

El Cardenal Cipriani destacó luego que para muchos peruanos “el recuerdo de las visitas de San Juan Pablo II al Perú en los años 1985 y 1988 es un tesoro que ha iluminado sus vidas desde la juventud y ahora en su madurez”.
“Entonces nos reuniremos alrededor del altar de Cristo, en una acción de gracias al país entero por esta singular gracia que dejará una huella de fe, esperanza y amor, que nos señale un rumbo positivo hacia el Bicentenario de la Independencia de nuestra Patria”, señaló.

Imagen relacionada

El Arzobispo alentó también a recordar que “el Papa Francisco ha dicho que ‘la alegría del amor que se vive en las familias es también el júbilo de la Iglesia’”.

Al finalizar su mensaje, el Cardenal Cipriani agradeció al Papa e invocó a Nuestra Señora de la Evangelización, patrona de la Arquidiócesis de Lima, para luego dar a todos los fieles “mi más cordial bendición, elevando mis plegarias a Dios para que su gracia descienda abundantemente en sus corazones y los haga más dóciles y piadosos, para unirse cada vez más y mejor al Obispo de Roma, Su Santidad el Papa Francisco”.

Evangelio del día: Seguir a Dios aunque esto signifique división

Mateo 10,37-11,1 – XV lunes tiempo ordinario: No piensen que he venido a traer la paz sobre la tierra. No vine a traer la paz, sino la espada
Evangelio según San Mateo 10,34-11,1

 

Jesús vino a traer la espada: “En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No piensen que he venido a traer la paz sobre la tierra. No vine a traer la paz, sino la espada. Porque he venido a enfrentar al hijo con su padre, a la hija con su madre y a la nuera con su suegra; y así, el hombre tendrá como enemigos a los de su propia casa. El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí. El que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí. El que encuentre su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la encontrará. El que los recibe a ustedes, me recibe a mí; y el que me recibe, recibe a aquel que me envió. El que recibe a un profeta por ser profeta, tendrá la recompensa de un profeta; y el que recibe a un justo por ser justo, tendrá la recompensa de un justo. Les aseguro que cualquiera que dé de beber, aunque sólo sea un vaso de agua fresca, a uno de estos pequeños por ser mi discípulo, no quedará sin recompensa. Cuando Jesús terminó de dar estas instrucciones a sus doce discípulos, partió de allí, para enseñar y predicar en las ciudades de la región”. Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

 

Resultado de imagen para papa francisco

[...] Jesús dice a los discípulos: “¿Piensan que he venido a traer paz a la tierra? No, sino división”. ¿Qué significa esto? Significa que la fe no es una cosa decorativa, ornamental; vivir la fe no es decorar la vida con un poco de religión. Como si fuera una torta que se la decora con la crema ¡No! La fe no es eso.

La fe comporta elegir a Dios como criterio-base de la vida, y Dios no es vacío, no es neutro, Dios es siempre positivo, Dios es ¡amor! Y el amor es positivo.

Después que Jesús vino al mundo, no se puede hacer como si no conociésemos a Dios. Como si fuera una cosa abstracta, vacía, puramente nominal. No, Dios tiene un rostro concreto, tiene un nombre: Dios es misericordia, Dios es fidelidad, es vida que se dona a todos nosotros

Por esto Jesús dice: he venido a traer división; no es que Jesús quiera dividir entre ellos a los hombres, al contrario: Jesús es nuestra paz, ¡es reconciliación! Pero esta paz no es la paz de los sepulcros, no es neutralidad. Jesús no trae neutralidad. Esta paz no es un acuerdo a cualquier precio.

Seguir a Jesús comporta renunciar al mal, al egoísmo y escoger el bien, la verdad, la justicia, también cuando ello requiere sacrificio y renuncia a los propios intereses. Y esto sí divide, lo sabemos, divide también las relaciones más cercanas.

Pero atención: ¡No es Jesús el que divide! Él pone el criterio: vivir para sí mismo, o vivir para Dios y para los demás; hacerse servir, o servir; obedecer al propio yo u obedecer a Dios. He aquí en qué sentido Jesús es signo de contradicción

Queridos amigos, también entre los parientes de Jesús hubo algunos que a un cierto punto no compartieron su modo de vivir y de predicar, nos lo dice el Evangelio (cfr Mc 3,20-21).

Pero su Madre lo siguió siempre fielmente, teniendo fija la mirada de su corazón en Jesús, el Hijo del Altísimo, y en su misterio. Y al final, gracias también a la fe de María, los familiares de Jesús entraron a formar parte de la primera comunidad cristiana.

Pidamos a María que también nos ayude a nosotros a tener la mirada bien fija en Jesús y a seguirlo siempre, también cuando cuesta”. (Reflexión antes del rezo del Ángelus, 18 de agosto de 2013)

Oración de sanación

Señor Jesús, son tantas las veces que por tu causa he sido rechazado cuando intento que todos te amen como yo lo intento a diario.

Tu Palabra, aunque parece muy severa, es sabiduría viva y está llena de poder; exige mucho de mí: aceptar mis cruces de cada día y seguir adelante.

No es que seas Tú el que dividas, sino la indiferencia y la negación del mundo a cumplir con tu Ley de vida, al no aceptar que solo Tú eres el camino

Quien te sigue debe serte fiel, incluso más allá de nuestros lazos familiares. No puedo soñar con una vida sin cruz, debo llevarla con alegría y amor.

Mi amor a tus mandatos debe manifestarse en obras y estar por encima de todo. Ayúdame a ser testimonio vivo de tu gracia con mis seres queridos.

Ayúdame, con tu bendición, a edificar mi vida sobre roca practicando todas tus virtudes, renunciando al pecado y rechazando emociones negativas.

Sólo tu presencia me asegura un camino lleno de felicidad auténtica y me da la confianza de permanecer firme en las pruebas, el rechazo y en la división.

Señor, que pueda siempre ser portador de bien y hacer crecer la fe en el corazón de los demás. Confío en tu amor que me dirige ¡Ven Señor! Amén

Propósito para hoy

Hoy, durante el almuerzo, buscaré que un tema conversación que esté relacionado con Dios, dejando de lado cualquier vergüenza al hablar de Cristo.

Frase de reflexión

“El Rosario es la oración que acompaña siempre mi vida; también es la oración de los sencillos y de los santos… es la oración de mi corazón”. Papa Francisco

El Papa Francisco pide un mayor respeto por el medio ambiente

El Papa Francisco lamentó “la indiferencia ante nuestra casa común” que ocasiona actitudes irresponsables hacia el medio ambiente, y pidió un mayor respeto por la creación de forma que se avance en la mejora de la calidad del aire y del agua.

El Pontífice realizó estas valoraciones en el mensaje que envió a los participantes en el Congreso internacional “Laudato si’ y Grandes Ciudades” que se está celebrando en Río de Janeiro, Brasil, del 13 al 15 de julio.

El Santo Padre reflexionó sobre las llamadas “tres R” en torno a las que gira su Carta encíclica Laudato si’: respeto, responsabilidad y relación. Son tres conceptos “que ayudan a interactuar de forma conjunta ante los imperativos más esenciales de nuestra convivencia”.

Resultado de imagen para papa francisco

Respeto

“El respeto es la actitud fundamental que el hombre ha de tener con la creación –afirmó el Pontífice–. Ésta la hemos recibido como un don precioso y debemos esforzarnos para que las generaciones futuras puedan seguir admirándola y disfrutándola. Este cuidado debemos enseñarlo y transmitirlo”.
Señaló que “es un deber de todos crear en la sociedad una conciencia de respeto por nuestro entorno; esto nos beneficia a nosotros y a las generaciones futuras”.

En este sentido, citó el caso concreto del agua potable y limpia, “expresión del amor atento y providente de Dios por cada una de sus criaturas” y “un derecho fundamental, que toda sociedad debe garantizar”.

Responsabilidad

“La responsabilidad ante la creación es el modo con el que debemos interactuar con ella y constituye una de nuestras tareas primordiales”, explicó Francisco.

Indicó que “no podemos quedarnos con los brazos cruzados, cuando advertimos una grave disminución de la calidad del aire o el aumento de la producción de residuos que no son adecuadamente tratados”.

“Estas realidades son consecuencia de una forma irresponsable de manipular la creación y nos llaman a ejercer una responsabilidad activa para el bien de todos. Además, comprobamos una indiferencia ante nuestra casa común y, lamentablemente, ante tantas tragedias y necesidades que golpean a nuestros hermanos y hermanas”.

Como vía para promover una cultura de la responsabilidad, indicó que “cada territorio y gobierno debería incentivar modos de actuar responsables en sus ciudadanos para que, con inventiva, puedan interactuar y favorecer la creación de una casa más habitable y más saludable. Poniendo cada uno lo poco que le corresponde en su responsabilidad, se estará logrando mucho”.

Relación

Sobre la “relación” advirtió que el aumento de la población en las ciudades genera sociedades más plurales pero también más cerradas, lo cual genera “una reciente falta de relación”.

“La falta de raíces y el aislamiento de algunas personas son formas de pobreza, que pueden degenerar en guetos y originar violencia e injusticia. En cambio, el hombre está llamado a amar y a ser amado, estableciendo vínculos de pertenencia y lazos de unidad entre todos sus semejantes”, explicó.

“Es importante que la sociedad trabaje conjuntamente en ámbito político, educativo y religioso para crear relaciones humanas más cálidas, que rompan los muros que aíslan y marginan. Esto se puede lograr a través de agrupaciones, escuelas, parroquias, etc., que sean capaces de construir con su presencia una red de comunión y de pertenencia, para favorecer una mejor convivencia y lograr superar tantas dificultades”, concluyó.

Evangelio del día: En las pruebas, la violencia es derrotada por el amor

Mateo 10,16-23 – XIV viernes tiempo ordinario: No serán ustedes los que hablen, el Espíritu de su Padre hablará por ustedes
Evangelio según San Mateo 10,17-22

 

La persecución de los Apóstoles: “En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Yo los envío como a ovejas en medio de lobos: sean entonces astutos como serpientes y sencillos como palomas. Cuídense de los hombres, porque los entregarán a los tribunales y los azotarán en sus sinagogas. A causa de mí, serán llevados ante gobernadores y reyes, para dar testimonio delante de ellos y de los paganos. Cuando los entreguen, no se preocupen de cómo van a hablar o qué van a decir: lo que deban decir se les dará a conocer en ese momento, porque no serán ustedes los que hablarán, sino que el Espíritu de su Padre hablará en ustedes. El hermano entregará a su hermano para que sea condenado a muerte, y el padre a su hijo; los hijos se rebelarán contra sus padres y los harán morir. Ustedes serán odiados por todos a causa de mi Nombre, pero aquel que persevere hasta el fin se salvará”. Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Resultado de imagen para papa francisco
Serán odiados: Jesús dice, entre otras cosas: “Ustedes serán odiados por todos a causa de mi Nombre, pero aquel que persevere hasta el fin se salvará” (Mt 10,22).

Estas palabras del Señor… nos hacen comprender que en las pruebas aceptadas a causa de la fe, la violencia es derrotada por el amor, la muerte por la vida.

Testimoniar a Jesús en la humildad, en el servicio silencioso, sin miedo a ir contracorriente y pagar en persona. Y, si no todos están llamados, como san Esteban, a derramar su propia sangre, a todo cristiano se le pide sin embargo que sea coherente, en cada circunstancia, con la fe que profesa.

Coherencia: Es la coherencia cristiana, es una gracia que debemos pedir al Señor: ser coherentes, vivir como cristianos. Y no decir soy cristiano y vivir como pagano. La coherencia es una gracia que hay que pedir hoy.

Seguir el Evangelio es ciertamente un camino exigente – pero ¡bello, bellísimo! – el que lo recorre con fidelidad y valentía recibe el don prometido por el Señor a los hombres y a las mujeres de buena voluntad…

Paz: Esta paz donada por Dios es capaz de apaciguar la conciencia de todos los que, a través de las pruebas de la vida, saben acoger la Palabra de Dios y se comprometen en observarla con perseverancia hasta el final.

Hoy, hermanos y hermanas, oremos, en particular, por cuantos son discriminados, perseguidos y asesinados por su testimonio de Cristo.

Recemos también para que, gracias al sacrificio de estos mártires de hoy – son tantos, tantísimos – se fortalezca en todo el mundo el compromiso para reconocer y asegurar concretamente la libertad religiosa, que es un derecho inalienable de toda persona humana. (Reflexión antes del rezo del Ángelus, 26 de diciembre de 2014)

Oración de Sanación

Señor, te agradezco por tener paciencia conmigo, por confiarme muchos talentos y por las muchas muestras de amor que has puesto en mi camino.

Tú vigilas mis pasos, atiendes mis ruegos en la necesidad y vienes a fortalecerme en el momento de la prueba cuando se me gastan las fuerzas.

Los que vivimos tu Palabra, debemos de vivir confiado en tu providencia y no podemos elegir otros caminos que no sea el de tu perdón y reconciliación.

Ayúdame a ser coherente, a ser testimonio vivo de tu verdad, aunque signifique que deba sufrir rechazos y habladurías hasta de los míos.

Aunque sea odiado a causa de tu Nombre, Tú me consuelas y me aseguras que si persevero hasta al final gozaré Contigo la salvación.

Creo en tus promesas, por ello proclamaré siempre tu Nombre y tus obras. Aunque habite como oveja en medio de lobos, sé que tu gracia me respalda.

Guía corazón con el Espíritu Santo para ser decidido y valiente. Aunque camine por valles oscuras no temeré, porque me cubren tu fuerza y poder.

Que tu presencia me inunde de alegría y esperanzas y me impulse a vivir abierto a las nuevas oportunidades y manifestaciones de tu amor. Amén

Propósito para hoy

Rezaré un misterio del Rosario pidiendo por el arrepentimiento de las personas que ofenden a Dios.

Frase de Reflexión

“El Reino de los cielos es para aquellos que ponen su confianza en el amor de Dios y no en las cosas materiales”. Papa Francisco

Evangelio del día: La salvación es gratuita. Nadie compra su salvación

Mateo 10,7-15 – XIV jueves tiempo ordinario: Curen a los enfermos, resuciten a los muertos, purifiquen a los leprosos, expulsen a los demonios
Evangelio según San Mateo 10,7-15
 

La misión y poder de los doce: “Por el camino, proclamen que el Reino de los Cielos está cerca. Curen a los enfermos, resuciten a los muertos, purifiquen a los leprosos, expulsen a los demonios. Ustedes han recibido gratuitamente, den también gratuitamente. No lleven encima oro ni plata, ni monedas, ni provisiones para el camino, ni dos túnicas, ni calzado, ni bastón; porque el que trabaja merece su sustento. Cuando entren en una ciudad o en un pueblo, busquen a alguna persona respetable y permanezcan en su casa hasta el momento de partir. Al entrar en la casa, salúdenla invocando la paz sobre ella. Si esa casa lo merece, que la paz descienda sobre ella; pero si es indigna, que esa paz vuelva a ustedes. Y si no los reciben ni quieren escuchar sus palabras, al irse de esa casa o de esa ciudad, sacudan hasta el polvo de sus pies. Les aseguro que, en el día del Juicio, Sodoma y Gomorra serán tratadas menos rigurosamente que esa ciudad”. Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Resultado de imagen para papa francisco

La tarea que Jesús da a los discípulos es llevar la Buena Noticia. Mientras si un discípulo se queda detenido y no sale, no da a los demás lo que ha recibido en el Bautismo, no es un verdadero discípulo de Jesús, puesto que le falta el carácter misionero.

El recorrido del discípulo de Jesús es ir más allá para llevar esta buena noticia. Pero hay otro recorrido del discípulo de Jesús: el recorrido interior, el recorrido dentro de sí, el recorrido del discípulo que busca al Señor todos los días en la oración, en la meditación

Un discípulo que no sirve a los demás no es cristiano. El discípulo debe hacer lo que Jesús ha predicado en aquellas dos colonias del cristianismo: las Bienaventuranzas y después el «protocolo» sobre el cual nosotros seremos juzgados: “Mateo 25″.

Si un discípulo no camina para servir no sirve para caminar. Si su vida no es para el servicio, no sirve para vivir como cristiano. Y allí se encuentra la tentación del egoísmo: “Sí, yo soy cristiano, para mí estoy en paz, me confieso, voy a Misa, cumplo los mandamientos”.

Pero el servicio… A los demás: el servicio a Jesús en el enfermo, en el encarcelado, en el hambriento, en el desnudo. ¡Lo que Jesús nos ha dicho que debemos hacer porque Él está allí! El servicio a Cristo en los demás.

Gratuitamente han recibido, gratuitamente den, es la admonición de Jesús. El camino del servicio es gratuito porque hemos recibido la salvación gratuitamente, pura gracia: ninguno de nosotros ha comprado la salvación, ninguno de nosotros la ha merecido.

Es triste cuando se encuentran a cristianos que se olvidan de esta Palabra de Jesús: “Gratis lo han recibido, gratis denlo”.

Es triste cuando se encuentran comunidades cristianas, ya sean parroquias, congregaciones religiosas, diócesis, independientemente de las comunidades cristianas que sean, que se olvidan de la gratuidad, porque detrás de esto y debajo de esto está el engaño (de presumir) que la salvación viene de las riquezas, del poder humano.

Tres palabras: camino como un envío para anunciar. Servicio: la vida del cristiano no es para sí mismo, sino para los demás, como fue la vida de Jesús. Y tercera: gratuidad. Nuestra esperanza está en Jesucristo que nos envía así una esperanza que no decepciona jamás. (Homilía en Santa Marta, 11 de junio de 2015)

Oración de sanación

Señor, por cuantas cosas tengo que agradecerte y a veces resulto indiferente a esto. Me has dado grandes talentos para el bien y todo me lo das gratis.

¿Qué hago con todo lo que me has dado? ¿No lo comparto con los que no han tenido poco en esta vida? Ayúdame a liberarme de esta indiferencia.

Líbrame de la pereza espiritual que me enceguece a tu amor. Te pido perdón por ser desagradecido y no poner a producir los dones que me has regalado.

¿Qué debo hacer? ¿Qué debo decir? ¿Cómo debo actuar? Pongo todo en tus manos sabiendo que me guiarás en este proceso de desprendimiento.

Amarte debe estar ligado a querer comunicarte a los demás. Si mi amor por Ti es verdadero, entonces debo compartirte, anunciarte, esparcir tu Reino.

Que pueda vencer mis miedos. Cuento con tu gracia que mantiene de pie ante toda dificultad. ¿Me acompañarás en este viaje?, estoy seguro que Sí.

Sé que con tu bendición lo lograré. Aquí tienes a este apasionado corazón para que los transformes y hagas con él tu voluntad.

¿Qué mejor manera de retribuirte todo lo que me has dado que esforzándome en servir a los que te buscan y aún no te encuentran? Amén

Propósito para hoy

Animaré a un familiar cercano, amigo o amiga para que reciba el Sacramento de la Confesión en esta semana

Frase de reflexión

“Hay muchos indigentes en el mundo de hoy. ¿Me encierro en mis cosas, o estoy atento a quien necesita ayuda?”. Papa Francisco

Evangelio del día: Dios sana con amor y compasión, pero debes tener fe

Mateo 9,18-26 – XIV lunes tiempo ordinario: Jesús se dio vuelta, y al verla, le dijo: Ten confianza, hija, tu fe te ha salvado
Evangelio según San Mateo 9,18-26

 

Sanación de una mujer y resurrección de una niña: “En aquel tiempo, mientras Jesús les estaba diciendo estas cosas, se presentó un alto jefe y, postrándose ante Él, le dijo: “Señor, mi hija acaba de morir, pero ven a imponerle tu mano y vivirá”. Jesús se levantó y lo siguió con sus discípulos. Entonces se le acercó por detrás una mujer que padecía de hemorragias desde hacía doce años, y le tocó los flecos de su manto, pensando: “Con sólo tocar su manto, quedaré curada”. Jesús se dio vuelta, y al verla, le dijo: “Ten confianza, hija, tu fe te ha salvado”. Y desde ese instante la mujer quedó curada. Al llegar a la casa del jefe, Jesús vio a los que tocaban música fúnebre y a la gente que gritaba, y dijo: “Retírense, la niña no está muerta, sino que duerme”. Y se reían de él. Cuando hicieron salir a la gente, él entró, la tomó de la mano, y ella se levantó. Y esta noticia se divulgó por aquella región” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Resultado de imagen para papa francisco

¡Nuestra fe puede todo! ¡Es victoria! Y esto sería bello que lo repitiéramos, también a nosotros, porque tantas veces somos cristianos derrotados.

Jesús ha alabado mucho la fe de la hemorroísa, de la cananea o del ciego de nacimiento y decía que quien tiene fe como una semilla de mostaza puede mover montañas.

Esta fe nos pide a nosotros dos actitudes: confesar y encomendarnos.

Confesar.

La fe es confesar a Dios, pero al Dios que se ha revelado a nosotros, desde el tiempo de nuestros padres hasta ahora; al Dios de la historia. Y esto es lo que todos los días rezamos en el Credo.

Y una cosa es rezar el Credo desde el corazón y otra como papagayos, ¿no? Creo, creo en Dios, creo en Jesucristo, creo… ¿Yo creo en lo que digo?

Esta confesión de fe ¿es verdadera o yo la digo un poco de memoria, porque se debe decir? ¿O creo a medias? ¡Confesar la fe! ¡Toda, no una parte! ¡Toda!…

Nosotros sabemos cómo pedir a Dios, cómo agradecer a Dios, pero adorar a Dios, ¡adorar a Dios es algo más! Sólo quien tiene esta fe fuerte es capaz de la adoración…

Encomendarse.

El hombre o la mujer que tiene fe se encomienda a Dios: ¡se encomienda! Pablo, en un momento oscuro de su vida, decía: “Yo sé bien a quién me he encomendado”. A Dios. Al Señor Jesús. Encomendarse: y esto nos lleva a la esperanza.

Así como la confesión de la fe nos lleva a la adoración y a la alabanza de Dios, el encomendarse a Dios nos lleva a una actitud de esperanza.

Hay tantos cristianos con una esperanza con demasiada agua, no fuerte: una esperanza débil. ¿Por qué? Porque no tienen la fuerza y el coraje de encomendarse al Señor.

Pero si nosotros los cristianos creemos confesando la fe, y también custodiando la fe, y encomendándonos a Dios, al Señor, seremos cristianos vencedores. Y ésta es la victoria que ha vencido al mundo: ¡nuestra fe!. (Homilía en Santa Marta, 10 de enero de 2014)

Oración de sanación

Señor mío, Tú caminas conmigo por los senderos de mi historia y me pides que mantenga la fe y que nunca la pierda a pesar de los problemas.

Cuánto bien me enseña tu compasión y la actitud de aquellos enfermos que se acercaron a Ti, y que por su fe y tu misericordia, recuperaron su salud.

Sé que también yo podré recuperar la paz, la salud, el ánimo, y la alegría si vivo afianzado en el amor y la roca firme de la fe que es tu Palabra.

Tú quieres la vida, no la enfermedad. Estás siempre dispuesto a defenderme de aquellos que me gritan: “acéptalo”, “no podrás”, “baja los brazos”.

Padre amado, no dejes que caiga en el sepulcro vacío de la desesperanza, del que es tan difícil salir pues mantiene al espíritu prisionero de la tristeza.

No permitas que caiga en ese profundo pozo en el que habita lo efímero, en el que habita la desesperación que mata el alma y corroe mis fuerzas.

Hazme dócil y puro, hazme sentir ese amor paternal con el que no me siento abandonado jamás y con el que restauras y sanas todas mis dolencias.

Tú quieres mi felicidad y sé que puedo encontrarla haciendo tu voluntad, entregándome a ella y confiando en tu amor que abriga y consuela. Amén

Propósito para hoy

Examinaré mis errores de actitud frente a los demás y me propondré mejorar mi comportamiento silenciándome unos 15 minutos cuando esté en casa.

Frase de reflexión

“Jesús ha conservado sus llagas para hacernos ver su misericordia. Ésta es nuestra fuerza y nuestra esperanza”. Papa Francisco

¿Cómo ayuda la Iglesia a niños a “reparar el alma dañada” por la guerra en Medio Oriente?

La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) ha financiado varios cursos y campamentos de verano entre junio y septiembre para ayudar espiritualmente a miles de niños y jóvenes cristianos de países como Irak y Siria que sufren por los estragos de la guerra.

En información enviada a ACI Prensa, ACN indicó que desde hace varios años promueve esta iniciativa en países como Israel, Palestina y Jordania y que en esta ocasión decidieron implementarla en las ciudades de Alepo, en Siria, y en Alqosh, en Irak, porque estas zonas han sido liberadas del control de los terroristas hace más de seis meses.

Actividades durante los campamentos de verano / Foto: Ayuda a la Iglesia Necesita
La fundación pontificia indicó que además de ayudar a reconstruir los hogares de los cristianos en estos lugares, también se necesita restaurar “las almas y el espíritu de las personas, sobre todo de los niños y los jóvenes que tanto han sufrido”.

Explicaron que los campamentos de verano en Irak buscan que los jóvenes provenientes de las aldeas cristianas en la Llanura del Nínive superen el trauma ocasionado por la ocupación del Estado Islámico (ISIS) durante más de dos años.

Los participantes han sido separados por edades y son atendidos por un “padre espiritual” que los ayudará a fortalecer su fe y esperanza ya que la comunidad cristiana en ese país está en riesgo de desaparecer porque muchos de los fieles huyeron del país o han sido asesinados por los terroristas.
Los jóvenes también reciben apoyo psicológico para que sepan cómo enfrentar los retos que tendrán en el futuro, como proseguir con normalidad su vida tras la liberación del control de ISIS.

Mientras tanto en Alepo, Siria, en el convento de Nuestra Señora de la Asunción se realizan unos cursos de sanación que tienen doce sesiones y se dictan una vez a la semana.

En estos no solo participan los niños y jóvenes sino también las familias ya que los cristianos de esa ciudad han sufrido durante cuatro años por la guerra al vivir sitiados, con hambre y sin agua ni luz.

En total hay más de 960 participantes provenientes de todos los ritos e iglesias cristianas de Alepo.

Otro de los países donde tiene lugar esta iniciativa es Egipto, donde actualmente los cristianos son víctimas de los ataques de los fundamentalistas islámicos.

ACN indicó que el patriarcado católico copto ha organizado cinco campamentos para grupos de hasta 95 jóvenes donde se tratará el tema “Quién es Dios para nosotros”.

El responsable de este proyecto en Egipto, el P. Hanni Bakhoum, comentó a ACN que esta experiencia no solo beneficia a los jóvenes sino también a sus familias.

ACN también patrocina en Egipto otro campamento donde se atiende espiritualmente a unos 70 niños provenientes de 36 parroquias de diferentes regiones.
La fundación pontificia indicó que estos pequeños necesitan cuidados especiales y que sufren el abandono y marginación de la sociedad e incluso de sus familias.

En otros países como Kazajstán, Ucrania, Georgia, Armenia, Letonia, Estonia o Lituania estos campamentos de verano y cursos de formación contribuyen a que los niños y jóvenes que son huérfanos, pobres, viven en pueblos lejanos o en zonas donde hay graves problemas sociales, tengan la oportunidad de vivir una experiencia enriquecedora.

Una religiosa de las Hermanas de la Inmaculada Concepción en Armenia, Sor Arousiag, dijo a ACN que muchos de los niños y jóvenes que participan “consideran esta actividad como lo mejor que les pasa en todo el año, a veces en toda su vida”.

Por otro lado, ACN señaló que estos proyectos también pueden dar frutos inesperados. Contaron el caso de un joven originario de Etiopía que participó en un campamento de verano que en el sur de su país y que regresó a su casa con una inquietud vocacional. Actualmente es un religioso de la Comunidad de San Juan.

Para este año, la fundación pontificia aportará 180 mil euros para realizar más de 20 cursos y campamentos de verano entre junio y septiembre en varios de estos países mencionados.

Evangelio del día: Dios perdona con caricias, amor y ternura

Mateo 9,1-8 – XIII jueves tiempo ordinario: Tus pecados te son perdonados. Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa
Evangelio según San Mateo 9,1-8
 

Dios perdona por su inmensa misericordia: “Jesús subió a la barca, atravesó el lago y regresó a su ciudad. Entonces le presentaron a un paralítico tendido en una camilla. Al ver la fe de esos hombres, Jesús dijo al paralítico: “Ten confianza, hijo, tus pecados te son perdonados”. Algunos escribas pensaron: “Este hombre blasfema”. Jesús, leyendo sus pensamientos, les dijo: “¿Por qué piensan mal? ¿Qué es más fácil decir: “Tus pecados te son perdonados”, o “Levántate y camina”? Para que ustedes sepan que el Hijo del hombre tiene sobre la tierra el poder de perdonar los pecados – dijo al paralítico – levántate, toma tu camilla y vete a tu casa”. Él se levantó y se fue a su casa. Al ver esto, la multitud quedó atemorizada y glorificaba a Dios por haber dado semejante poder a los hombres.” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Resultado de imagen para PAPA FRANCISCO

La misericordia es algo difícil de comprender. Alguien podría decir: “Pero, Padre, la misericordia ¿borra los pecados?”. “No, lo que borra los pecados es el perdón de Dios”

La misericordia es el modo con que Dios perdona. Porque Jesús podía decir: “Yo te perdono. Ve”, como dijo a aquel paralítico que le habían presentado desde el techo: “¡Te son perdonados tus pecados!”. Aquí dice: “¡Ve en paz!”.

Jesús va más allá. Aconseja que no peque más. Aquí se ve la actitud misericordiosa de Jesús: defiende al pecador de sus enemigos; defiende al pecador de una condena justa.

También nosotros, cuántos de nosotros, quizá deberíamos ir al infierno, ¿cuántos de nosotros? Y esa condena es justa… y Él perdona más allá. ¿Cómo? ¡Con esta misericordia!.

La misericordia va más allá y hace la vida de una persona de tal modo que el pecado es arrinconado. Es como el cielo.

Nosotros miramos el cielo, tantas estrellas, tantas estrellas; pero cuando sale el sol, por la mañana, con tanta luz, las estrellas no se ven.

Y así es la misericordia de Dios: una gran luz de amor, de ternura. Dios perdona pero no con un decreto, sino con una caricia, acariciando nuestras heridas del pecado. Porque Él está implicado en el perdón, está implicado en nuestra salvación. (Homilía en Santa Marta, 07 de abril de 2014)

Oración de sanación

Señor mío, aumenta mi fe de tal modo que yo siempre pueda fiarme de tu providencia y de tu infinito poder para alcanzar todos mis objetivos.

Bendice a cada uno de los que amo y que me ven como su apoyo, no quiero fallarles. Cobija mi corazón y dame fuerzas para ser luz para todos ellos.

Que a través de mis acciones, Tú les hagas sentir todo el poder sanador de tu perdón y de tu amor y que pueden superar cualquier problema a tu lado.

Quiero vivir y sentir tu presencia en mi vida. Ábreme el corazón al perdón para desechar todo resto de dolor que me hace guardar rencor.

Quiero renovar hoy mi alianza Contigo. Confiar en tus bendiciones, en que me proteges con tu divino amor para que ningún mal pueda hacerme daño.

Sé que no me abandonarás, aunque vuelva a fallarte una y otra vez, y mis errores me pesen de por vida. Tu poder me levanta y me brindas vida nueva.

Tú eres mi Refugio que purifica y santifica mi corazón. Te pido que abras caminos de esperanza para mí y me ayudes a vencer las dificultades.

Necesito de la guía de tu Espíritu Santo para poder corresponder con amor a todas tus obras y descansar feliz en tu presencia. Amén

Propósito para hoy

Antes de iniciar mis actividades diarias pedir humildemente: ¡Ven Espíritu Santo! inflama mi corazón con el fuego divino de tu amor. Amén

Frase de reflexión

“El Crucifijo no nos habla de derrota, de fracaso; nos habla de un Amor que vence al mal y al pecado”. Papa Francisco

Evangelio del día: Dios ha venido a liberarnos de la esclavitud del demonio

Mateo 8,28-34 – XIII miércoles tiempo ordinario: La presencia del demonio está en la primera página de la Biblia y la Biblia termina también con la presencia del demonio
Evangelio según San Mateo 8,28-34
 

Jesús expulsa a unos demonios: “Cuando Jesús llegó a la otra orilla, a la región de los gadarenos, fueron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros. Eran tan feroces, que nadie podía pasar por ese camino. Y comenzaron a gritar: “¿Qué quieres de nosotros, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí para atormentarnos antes de tiempo?” A cierta distancia había una gran piara de cerdos paciendo. Los demonios suplicaron a Jesús: “Si vas a expulsarnos, envíanos a esa piara”. Él les dijo: “Vayan”. Ellos salieron y entraron en los cerdos: estos se precipitaron al mar desde lo alto del acantilado, y se ahogaron. Los cuidadores huyeron y fueron a la ciudad para llevar la noticia de todo lo que había sucedido con los endemoniados. Toda la ciudad salió al encuentro de Jesús y, al verlo, le rogaron que se fuera de su territorio” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Resultado de imagen para PAPA FRANCISCO

Hay algunos sacerdotes que cuando leen este pasaje del Evangelio, este y otros, dicen: “Pero, Jesús ha sanado a una persona con una enfermedad mental”. No leen esto aquí, ¿no?

Es verdad que en aquel tiempo se podía confundir una epilepsia con la posesión de demonio; pero también es cierto que existía el demonio. Y nosotros no tenemos derecho a simplificar las cosas, como diciendo: “Todos esos no estaban poseídos; eran enfermos mentales”. ¡No!

La presencia del demonio está en la primera página de la Biblia y la Biblia termina también con la presencia del demonio, con la victoria de Dios sobre el demonio. Por esta razón no debemos ser ingenuos.

El Señor nos da algunos criterios para discernir la presencia del mal y para seguir el camino cristiano cuando hay tentaciones.

Uno de los criterios es no seguir la victoria de Jesús sobre el mal sólo a medias. O estás conmigo – dice el Señor – o estás contra mí.

Jesús ha venido para destruir al demonio, a liberarnos de la esclavitud del demonio sobre nosotros. Y, no se puede decir que así exageramos.

En este tema no hay matices. Es una lucha donde se juega la salud, la salud eterna, la salvación eterna de todos nosotros.

Luego está el criterio de la vigilancia. Siempre debemos vigilar, vigilar contra el engaño, contra la seducción del maligno.

Podemos hacernos la pregunta: “¿vigilo sobre mí, sobre mi corazón, sobre mis sentimientos, sobre mis pensamientos? ¿Custodio el tesoro de la gracia? ¿Custodio la presencia del Espíritu Santo en mí? ¿O dejo las cosas así, seguro, creyendo que todo está bien?”

Si tú no te custodias, viene aquel que es más fuerte que tú. Pero si llega uno más fuerte que él y lo vence, le quita las armas en las que confiaba y reparte el botín. La vigilancia

Pero, tres criterios, ¡eh! No hay que confundir la verdad. Jesús lucha contra el demonio: primer criterio.

Segundo criterio: quien no está con Jesús, está en contra de Jesús. No hay posiciones a medias.

Tercer criterio: la vigilancia sobre nuestro corazón, porque el demonio es astuto. ¡Jamás ha sido expulsado para siempre! Sólo el último día lo será. (Homilía en Santa Marta, 11 de octubre de 2013)

Oración de sanación

Señor, quiero seguirte aun en medio de las tribulaciones, ser fiel a tus mandatos y aprovechar todos los talentos con los que me has capacitado.

Quiero que mis pensamientos y acciones estén centrados en Ti. Te alabo por todo lo bueno que me das, pues de Ti me vienen las fuerzas para ser feliz.

Tu Palabra es fuente de Sabiduría, pero también está llena de poder. Es Palabra que protege del mal, que desecha y expulsa toda oscuridad.

No hay mal que no quede sometido ante Ti. Por eso, confío en que Tú puedes acabar con todas mis angustias, miedos y preocupaciones.

Contigo de mi lado, esos malos deseos y emociones negativas, no se apoderarán de mi corazón, pues Tú eres mi fortaleza y escudo impenetrable.

Dame de tu fuerza para no dejarme vencer por las dificultades de la vida. Aparta todo aquello que no me permite estar equilibrado en tu amor.

Toca mi mente y mi corazón, que siempre esté dispuesto a dar lo mejor de mí. Dame la gracia para renunciar a todo lo que no me lleva cerca de Ti.

Gracias por las bendiciones que en este momento derramas sobre mí. Te amo y acepto con amor todo lo que hoy estés dispuesto a darme. Amén

Propósito para hoy

Voy a buscar acercarme, y pedir perdón si es necesario, a ese miembro de la familia del que me encuentro alejado.

Frase de reflexión

“El sufrimiento es una llamada a la conversión: nos recuerda que somos débiles y vulnerables”. Papa Francisco

El Papa nombra a su enviado en la clausura del IV Centenario de Santa Rosa de Lima

El Papa Francisco nombró al Cardenal Raúl Eduardo Vela Chiriboga, Arzobispo Emérito de Quito, Ecuador, Enviado Especial Pontificio en la celebración de clausura del Jubileo Arquidiocesano de Lima, Perú, con motivo del IV Centenario de la muerte de Santa Rosa de Lima, Patrona de las Américas, Indias y Filipinas.

La Misa de acción de gracias por el IV Centenario tendrá lugar el 30 de agosto en la Plaza Mayor de Lima y estará presidida por el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani.

Imagen relacionada
Las actividades del IV Centenario comenzarán el lunes 29 de agosto a las 05.00 p.m. con la procesión de las reliquias de la Santa desde la Basílica del Santísimo Rosario del Convento de Santo Domingo hasta la Catedral de Lima, donde además se celebrarán las vísperas solemnes y una Misa a las 06:30 p.m.

La procesión contará con la participación de las principales autoridades del país; el P. Bruno Cadoré, sucesor 86 de Santo Domingo de Guzmán como Maestro de la Orden de Predicadores; los miembros de la Policía Nacional del Perú; y varias parroquias.

Asimismo, a partir del 26 de agosto se han programado visitas nocturnas al Museo del Convento de Santo Domingo, donde se encuentra la cripta que inicialmente sirvió de sepulcro de Santa Rosa de Lima. Esta cripta fue reabierta al público para su veneración. La visita contará con fotos nunca inéditas de la querida santa.

Evangelio del día: Hay que ser valientes cuando enfrentamos la debilidad

Mateo 8,23-27 – XIII martes tiempo ordinario: ¡Sálvanos, Señor, nos hundimos! El respondió, ¿Por qué temen, hombres de poca fe?
Evangelio según San Mateo 8,23-27

 

¡No tengan miedo!: “En aquel tiempo, Jesús subió a la barca y sus discípulos lo siguieron. De pronto se desató en el mar una tormenta tan grande, que las olas cubrían la barca. Mientras tanto, Jesús dormía. Acercándose a él, sus discípulos lo despertaron, diciéndole: “¡Sálvanos, Señor, nos hundimos!” Él les respondió: “¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe?” Y levantándose, increpó al viento y al mar, y sobrevino una gran calma. Los hombres se decían entonces, llenos de admiración: “¿Quién es este, que hasta el viento y el mar le obedecen?” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Resultado de imagen para PAPA FRANCISCO

Cuando hay una gran agitación en el mar, el barco se cubría por las olas “¡Sálvanos, Señor, que estamos perdidos!”, dicen. ¡El miedo! Incluso aquella es una tentación del diablo: tener miedo de avanzar en el camino del Señor.

Hay una tentación que dice que es “mejor quedarse aquí”, donde estoy seguro. Pero esto es el Egipto de la esclavitud!. Tengo miedo de seguir adelante, tengo miedo de hacia donde me llevará el Señor.

El temor, sin embargo, no es un buen consejero. Jesús muchas veces, ha dicho: “¡No tengan miedo!”. El miedo no nos ayuda.

Cuando Jesús trae la calma al agitado mar, los discípulos en la barca se llenaron de temor. Siempre, ante el pecado, delante de la nostalgia, ante el temor, debemos volver al Señor.

Mirar al Señor, contemplar al Señor. Esto nos da estupor, tan hermoso, por un nuevo encuentro con el Señor. “Señor, tengo esta tentación: quiero quedarme en esta situación de pecado; Señor, tengo la curiosidad de saber cómo son estas cosas; Señor, tengo miedo”. Y ellos vieron al Señor: “¡Sálvanos, Señor, estamos perdidos!” Y llegó la sorpresa del nuevo encuentro con Jesús.

No somos ingenuos ni cristianos tibios, somos valientes, valerosos. Somos débiles, pero hay que ser valientes en nuestra debilidad. Y nuestro valor muchas veces debe expresarse en una fuga y no mirar hacia atrás, para no caer en la mala nostalgia. ¡No tener miedo y mirar siempre al Señor!”. (Homilía en Santa Marta, 02 de julio de 2013)

Diálogo con Jesús

Mi Jesús, dame hoy tu bendición y la gracia de poder confiar en Ti en todo momento y circunstancia, en cada situación difícil por la que atraviese.

Te pido con humildad que aumentes mi fe y creer en tu protección divina. No permitas que los miedos me separen de Ti. Ven y permanece a mi lado.

No hay tempestad que no quede sometida a tu poder, porque todo se rige bajo tu dominio; en cambio yo, pecador rebelde, elijo caminos contrarios a Ti.

Ven Señor, calma las emociones descontroladas de este corazón apegado a cosas pasajeras y que no me permite confiar en tu Señorío absoluto.

Quiero que Tú, Señor, seas siempre mi fortaleza y que la barca de mi vida no vaya a la deriva por mi falta de fe y debilidad a causa de mis pecados.

Sólo Tú tienes el poder de desintegrar todas mis fragilidades. Sólo en Ti podré conseguir paz y seguridad en medio de todas mis tormentas.

¡Sálvame Señor! Confío en que Tú todo lo restauras y haces que llegue la calma, y por eso te alabo y te bendigo en todo momento.

Como María, quiero aprender a confiar plenamente en que Tú todo lo puedes y quedar admirado de tu grandeza y de tu poder. Amén.

Propósito para hoy

Rezaré un misterio del Rosario ofreciéndolo por todos aquellos que están en pecado mortal y han debilitado por completo su fe.

Frase de reflexión

“Seguir a Jesús significa ponerlo en primer lugar, despojándonos de tantas cosas que ahogan nuestro corazón”. Papa Francisco

Papa Francisco dona 50 mil euros para víctimas de terremoto en Lesbos, Grecia

El Papa Francisco ha tenido un nuevo gesto de ayuda, esta vez con las del terremoto que golpeó la isla de Lesbos (Grecia) el pasado 12 de junio: la donación de 50 mil euros.

La Nunciatura Apostólica de Atenas confirmó este hecho como muestra de la cercanía del Pontífice al pueblo que ha sufrido las consecuencias del terremoto, según aseguró Mons. Nikolaos Printezis, Obispo de Naxos, Andros, Tinos y Mykonos.

Resultado de imagen para papa francisco terremoto
Además, la Nunciatura ha revelado que el Obispo de Roma recibió hace unos días detallados informes de todo lo ocurrido.

En los próximos días Mons. Printezi visitará Lesbos y entregará el dinero donado por el Papa.

El pasado 12 de junio, un fuerte terremoto de magnitud 6,3 golpeó la costa occidental de Turquía y la isla griega de Lesbos, matando a una mujer y destruyendo infraestructuras desde la provincia turca del Egeo, Esmirna, a la capital griega, Atenas.

El epicentro del terremoto se localizó a unos 84 kilómetros al noroeste de la ciudad costera turca de Esmirna y a 15 kilómetros al sur de Lesbos, según informó el Centro Sismológico Europeo-Mediterráneo (EMSC).

Evangelio del día: No hay refugio más seguro que las llagas de Jesús

Juan 20,24-29 – XIII lunes tiempo ordinario: Trae acá tu mano y métela en mi costado y no sigas dudando, sino cree
Evangelio según San Juan 20,24-29

Dichoso el que cree sin haber visto: “Tomás, uno de los Doce, a quien llamaban el Gemelo, no estaba con ellos cuando vino Jesús, y los otros discípulos le decían: “Hemos visto al Señor”. Pero él les contestó: “Si no veo en sus manos la señal de los clavos y si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto mi mano en su costado, no lo creeré”. Ocho días después, estaban reunidos los discípulos a puerta cerrada y Tomás estaba con ellos. Jesús se presentó de nuevo en medio de ellos y les dijo: “La paz esté con ustedes”. Luego dijo a Tomás: “Aquí están mis manos, acerca tu dedo. Trae acá tu mano y métela en mi costado y no sigas dudando, sino cree”. Tomás le respondió: “¡Señor mío y Dios mío!”. Jesús añadió: «Tú crees porque me has visto; dichosos los que creen sin haber visto»” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Imagen relacionada

Jesús invita a Tomás a meter su mano en las llagas de sus manos y de sus pies y en la herida de su costado.

También nosotros podemos entrar en las llagas de Jesús, podemos tocarlo realmente; y esto ocurre cada vez que recibimos los sacramentos. San Bernardo, en una bella homilía, dice:

“A través de estas hendiduras, puedo libar miel silvestre y aceite de rocas de pedernal, es decir, puedo gustar y ver qué bueno es el Señor”. (Sermón 61, 4. Sobre el libro del Cantar de los cantares).

Es precisamente en las heridas de Jesús que nosotros estamos seguros, ahí se manifiesta el amor inmenso de su corazón. Tomás lo había entendido.

San Bernardo se pregunta:

“¿En qué puedo poner mi confianza? ¿En mis méritos? Pero mi único mérito es la misericordia de Dios. No seré pobre en méritos, mientras él no lo sea en misericordia. Y, porque la misericordia del Señor es mucha, muchos son también mis méritos”. (ibid, 5)

Esto es importante: la valentía de confiarme a la misericordia de Jesús, de confiar en su paciencia, de refugiarme siempre en las heridas de su amor. San Bernardo llega a afirmar:

“Y, aunque tengo conciencia de mis muchos pecados, si creció el pecado, más desbordante fue la gracia (Rm 5,20)”. (ibid.)

Tal vez alguno de nosotros puede pensar: mi pecado es tan grande, mi lejanía de Dios es como la del hijo menor de la parábola, mi incredulidad es como la de Tomás; no tengo las agallas para volver, para pensar que Dios pueda acogerme y que me esté esperando precisamente a mí.

Pero Dios te espera precisamente a ti, te pide sólo el valor de regresar a Él.

Cuántas veces en mi ministerio pastoral me han repetido: “Padre, tengo muchos pecados”; y la invitación que he hecho siempre es:

“No temas, ve con Él, te está esperando, Él hará todo”.

Cuántas propuestas mundanas sentimos a nuestro alrededor. Dejémonos sin embargo aferrar por la propuesta de Dios, la suya es una caricia de amor.

Para Dios no somos números, somos importantes, es más somos lo más importante que tiene; aun siendo pecadores, somos lo que más le importa. (Homilía del segundo domingo de pascua, 08 de abril de 2013)

Oración de sanación

Señor mío, Dios mío, quiero acercarme siempre a Ti con la plena confianza de que, en todas mis necesidades, Tú me brindas tu mano amiga y generosa.

Confío en que tu amor vive dentro de mí. Aumenta cada día mi fe para nunca dudar y no necesitar que mis ojos puedan verte para poder creer.

Abro mi corazón a Ti y me entrego con una actitud llena de fe y esperanzas, siendo perseverante y fiel, aunque pase por mil y una tormentas en mi vida.

Creo en Ti, en tu poder. Te pido que vengas a mi vida, y sanes todas mis heridas que tienen a mi alma viviendo en angustia y desespero.

A través de tus llagas esparciste la misericordia al mundo, acogiendo a los pecadores que te buscan de corazón y quieren dejar atrás los malos hábitos.

Tus llagas han renovado en mí el deseo ardiente por seguirte. Quiero tocar tus llagas en los marginados y enfermos, llevarlos a tu dulce corazón.

Ven y lléname de optimismo para vencer esa tibieza que me mantiene atorado en una vida cómoda, vacía y sin sentido.

Me encomiendo a tu corazón, cobíjame en tus heridas y en ellas dame el alivio necesario para restaurar la fe que se ha debilitado en mi vida. Amén.

Propósito para hoy

Rezaré un misterio del Santo Rosario por la unidad y la paz en todos los hogares donde hay división, sobre todo en aquellos que han perdido sus valores cristianos.

Frase de reflexión

“Toda comunidad cristiana debería ser un hogar acogedor para cuantos buscan a Dios o necesitan un hermano que los escuche”. Papa Francisco