Facebook Twitter Google + YouTube  Perú   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

3 beneficios especiales de la confesión

El papa Francisco hizo una invitación a ver sólo el perdón del Padre Dios en la confesión, a través de un Jesús que no amenaza ni condena, como parte del ánimo que brindó durante la homilía de la Misa celebrada este martes 27 de febrero en la Casa Santa Marta.

El Sacramento de la confesión es un acto que muy pocos entendemos y conocemos a fondo. Los católicos, muchas veces no lo entendemos bien y los que no son católicos, pues menos lo entienden, reflexiona  Qriswell Quero, en el portal Píldoras de Fe.

¿Sabes qué es la confesión?:

La confesión es el Sacramento de la Reconciliación, un Sacramento instituido por el mismo Jesucristo para perdonar los pecados (Juan 20,21-23).

La confesión tiene 3 beneficios importantes: Perdona, Sana y Libera a todos aquellos que con sincero arrepentimiento se acercan a este sacramento.

La confesión perdona

Cuando alguien confiesa sus pecados con humildad y arrepentimiento, Cristo mismo le da su perdón y su amistad y lo reincorpora nuevamente en su gracia que con el pecado había sido interrumpida, y lo hace a través de uno de sus ministros, continuador del ministerio de los Apóstoles.

De los tres, el perdón es el más conocido y evidente pero ¿sabías que la Iglesia Católica, en el Catecismo, tiene catalogado al sacramento de la Confesión como un Sacramento de sanación?

La confesión sana

(Catecismo n° 1421): “El Señor Jesucristo, médico de nuestras almas y de nuestros cuerpos, que perdonó los pecados al paralítico y le devolvió la salud del cuerpo (Marcos 2,1-12), quiso que su Iglesia continuase, en la fuerza del Espíritu Santo, su obra de curación y de salvación, incluso en sus propios miembros. Esta es la finalidad de los dos sacramentos de curación: del sacramento de la Confesión y el de la Unción de los enfermos.

La Iglesia lo afirma entonces: el Sacramento de la Confesión es un Sacramento de Sanación. Casi nadie sabe eso, ni lo toman en consideración a la hora de sanar heridas emocionales. La Confesión es fuente de Sanación y todos tenemos que aprovecharla.

 

La confesión libera

 

Hay también otras enfermedades que las causa el demonio.

Marco 5,9-15 – Curación del endemoniado de Gerasa

“Jesús le preguntó: «¿Cuál es tu nombre?». El respondió: «Mi nombre es Legión, porque somos muchos». Y le rogaba con insistencia que no lo expulsara de aquella región. Había allí una gran piara de cerdos que estaba paciendo en la montaña. Los espíritus impuros suplicaron a Jesús: «Envíanos a los cerdos, para que entremos en ellos». Él se lo permitió.

Entonces, la Confesión también te libera: Las ataduras del demonio quedan rotas con el perdón de los pecados.

Jesús sanó de estas 3 formas:

  • Perdonando pecados,
    • Sanando físicamente
    • Expulsando demonios (liberando)

El Sacramento de la Confesión: perdona, sana y libera. ¿Por qué entonces somos tan renuentes de ir a la confesión?

A veces no somos conscientes de las faltas que hemos cometido y, al meditar en la pasión a través de los vía crucis, podemos llegar a descubrirlo. En  nuestra Librería Virtual SAN PABLO tenemos algunos textos que pueden ayudarte en el siguiente link los consigues  http://bit.ly/2ogxtII

 

Fuente: Píldoras de fe

 

COMENTARIOS