Encuentro Nacional de Animadores Bíblicos en Perú

Durante una intensa semana de formación, evaluación y oración, se reunieron por segunda oportunidad 32 animadores bíblicos de diferentes diócesis del Perú, a fin de renovar su llamado en el servicio a todas las pastorales que hacen vida en nuestra Iglesia.

Desde el 14 hasta el 17 de mayo representantes de Huancayo, Cusco, Lurin, Huánuco, Piura, Chulucanas, Chimbote, Vicariato de San José y Lima, estuvieron profundizando en temas que les permitirán seguir cumpliendo su importante misión de promover en la comunidad cristiana, la lectura, interpretación, meditación, actualización, celebración y sobre todo, anuncio de la Palabra de Dios, raíz y motor de toda la Iglesia.

Con la compañía cercana de Monseñor Neri Menor Vargas, OFM, presidente de la Comisión de Animación Bíblica y Catequesis de la Conferencia Episcopal Peruana, institución organizadora del encuentro, y la de Monseñor Javier Travieso, obispo de la Diócesis de San José del Amazonas; las jornadas formativas fueron de mucho provecho al promover la Palabra como centro de toda acción eclesial.

De la mano de los ponentes, el Padre Eduardo Arens, Biblista Peruano, Padre Alberto Scalenghe, SSP, Padre Martín Cipriano, sacerdote salesiano, Lic. Ana Tenorio Asesora salesiana de catequesis, se desarrollaron temas sobre la animación bíblica como vida y misión de la Iglesia, la Palabra de Dios en la vida de la Iglesia en sus dos dimensiones: Celebración y pastoral, además de reflexionar sobre la Palabra de Dios y compromiso en el mundo.

La eucaristía de clausura, presidida por Mons. Neri, sirvió de renovación y envío al compromiso de impulsar y promover la Palabra de Dios como vida y misión de la Iglesia. Junto a sus certificados de asistencia, recibieron las conclusiones del encuentro que les impone una gran tarea: implementar la animación bíblica en sus diócesis con propuestas organizativas y estructuradas.

Con renovado ardor e inspirados por el Espíritu Santo, autor de la Palabra, concluyeron este encuentro de renovación y transformación en “otro Cristo”, así como Pablo decir: “no vivo yo, sino que es Cristo que vive en mí” (Gal 2,20).

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *