Facebook Twitter Google + YouTube  Perú   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

¿Qué pasa después de la muerte?

El enigma por lo desconocido, la incertidumbre por la poca certeza de lo que sucede durante el inevitable paso de la vida a la muerte, fue el tema que congregó a unas 30 personas que se reunieron en la Librería SAN PABLO en Trujillo, Perú.

En un ameno compartir entre clientes asiduos a la librería, se despejaron algunas dudas que se generan cuando surge la pregunta ¿Qué pasa después de la muerte? como tema central de la primera charla del año y en el marco de la primera semana de Pascua de Resurrección.

“Para el catolicismo, la muerte es la separación del cuerpo y alma. Por alma entendemos el principio espiritual que anima el cuerpo y al que tradicionalmente se le atribuyen las facultades espirituales del intelecto, la memoria y la voluntad” comentaba Lili Castillo Ávalos, encargada de la librería, como conclusión a la disertación del tema.

Entre otros aspectos que generan confusión entre algunos de los creyentes católicos, es la diferencia entre la resurrección y la reencarnación “Al morir, el alma sobrevive y enfrenta un juicio particular con tres posibles resultados: cielo, purgatorio o infierno. Estas etapas se consideran estados intermedios y concluyen con la resurrección de la carne. El católico no cree en la reencarnación sino en la resurrección” enfatizó Lili como signo de una reafirmación de fe que surgió entre los que compartieron de un momento enriquecedor el pasado jueves 5 de abril.

Centro Bíblico SAN PABLO promueve curso de Biblia y Misión

En un esfuerzo conjunto entre el Centro Bíblico San Pablo y las Obras Misionales Pontificias de Perú, se promueve la realización del curso virtual “Biblia y Misión” La Alegría del Anuncio, durante el mes de mayo y junio, con miras a realizarse el V Congreso Americano Misionero en América Latina, en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

Esta etapa de intensa formación y refuerzo de la vocación apostólica, constará de un eje misionero, basado en el documento preparatorio que se trabajará este año en el congreso y de un eje bíblico para complementar y fundamentar  la formación misionera del participante.

 

El proceso formativo inicia el 02 de mayo y dura dos meses, por un costo módico de 120 soles. La metodología es virtual pero cuenta con excelentes oportunidades de crecimiento formativo  en dos jornadas presenciales el sábado 26 de mayo y el sábado 30 de junio de 3:30 pm a 6:30 pm en el local de la OMP, Jr. Mariscal Miller 1524, Lince, Lima.

 

Este curso está avalado por la OMP del Perú, que es una institución de la Iglesia Católica y de cada Iglesia particular, que trabaja en favor de la animación misionera, apoya la actividad misionera de la Iglesia en las regiones no cristianas que, para lograrlo, labora en conjunto con la conferencia Episcopal del Perú, y depende de la Sagrada Congregación para la evangelización de los Pueblos.

 

¿Qué es el V Congreso Americano Misionero?

 

Este gran encuentro a realizarse en julio en Santa Cruz de la Sierra, es un congreso que está  diseñado especialmente para los misioneros y misioneras, obispos, agentes de pastoral misionera, las Obras Misionales Pontificias de cada país, teólogos especialistas en misionología y muchas personas comprometidas con la animación y cooperación en favor de las misiones.

 

¿Cómo prepararte para ese encuentro?

 

Una de las maneras de estar en sintonía con la temática de este congreso americano, además de la oración, es realizar este camino de formación que ayuda a prepararse para salir a la batalla, cual soldado de Cristo, consciente de aquel que nos ha llamado a servir a los demás, como a Él mismo.

 

 

 

Para confirmar disponibilidad de cupos:

Av. Armendáriz 527, Miraflores.
Lima 18 – Perú.
Tel.: (01) 446-0017 anexo 123/124  Cel.: 997585305
Correo: centrobiblico@sanpabloperu.com.pe

Estudian el demonio en el judaísmo

Desde el Centro Bíblico SAN PABLO se sigue apostando a crecer en el conocimiento de la fe, es por ello que continúa ofreciendo conferencias presenciales con temas poco tradicionales dentro de la Iglesia: hablar del demonio y la victoria de Cristo sobre él.

Durante todo el mes de abril, en la cita de todos los martes, acuden laicos, religiosos, agentes pastorales y sacerdotes, a compartir la profundización de temas como el del próximo 10 de abril, donde se podrá de manifiesto “La demonología en el judaísmo tardío”.

El objetivo que de este encuentro en particular es llegar a comprender que este mundo no es dualista, que Dios creó el mundo bueno, el mal y el pecado es producto de la rebelión de sus criaturas.
En este sentido algunos de los temas que se abordarán presentarán el mundo bueno creado por Dios, la rebelión de la creaturas y los demonios, el Satán y el Diablo.
La conferencia se realizará en la editorial SAN PABLO 527, en la avenida Armendáriz (entrada por la puerta 513) a las 6:30 de la tarde.

*Puedes confirmar disponibilidad de cupos vía telefónica o por email a los siguientes contactos:

 

Av. Armendáriz 527, Miraflores.
Lima 18 – Perú.
Tel.: (01) 446-0017 anexo 123/124  Cel.: 997585305
Correo: centrobiblico@sanpabloperu.com.pe

 

Papa Francisco: En Pascua hay que “limpiar los ojos del alma”

En una nueva Audiencia General, el Papa Francisco habló del Triduo Pascual y de la Semana Santa. Sobre todo se detuvo en la Pascua e invitó a “lavar el alma, lavar los ojos del alma, para ver las cosas bellas y hacer cosas bellas”. “Esta es la resurrección de Jesús después de su muerte que fue el precio para salvarnos a todos”.

A continuación, el texto completo de la catequesis:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Hoy me gustaría reflexionar sobre el Triduo Pascual que empieza mañana para profundizar en aquello que los días más importantes del año litúrgico representan para nosotros, los creyentes. Me gustaría preguntaros: ¿Cuál es la fiesta más importante de nuestra fe, Navidad o Pascua? Pascua porque es la fiesta de nuestra salvación, la fiesta del amor de Dios por nosotros, la fiesta, la celebración de su muerte y resurrección. Por eso quisiera reflexionar con vosotros sobre esta fiesta, sobre estos días, que son días pascuales, hasta la resurrección del Señor. Estos días constituyen la memoria conmemorativa de un gran misterio único: la muerte y la resurrección del Señor Jesús. El Triduo comienza mañana, con la Misa de la Cena del Señor y terminará con las vísperas del Domingo de Resurrección. Después viene “Pasquetta” (Lunes de Pascua) para celebrar esta fiesta grande: un día más. Pero es post-litúrgico: es la fiesta familiar, es la fiesta de la sociedad. Marca las etapas fundamentales de nuestra fe y de nuestra vocación en el mundo, y todos los cristianos están llamados a vivir los tres días santos –jueves, viernes, sábado; y el domingo- naturalmente- pero el sábado es la resurrección- los tres días santos, como, por decirlo así, la “matriz” de su vida personal de su vida comunitaria, como vivieron nuestros hermanos judíos el éxodo de Egipto.

Estos tres días vuelven a proponer al pueblo cristiano los grandes eventos de salvación operados por Cristo, y así lo proyectan en el horizonte de su destino futuro y lo fortalecen en su compromiso de testimonio en la historia.

En la mañana de Pascua, volviendo a recorrer las etapas vividas en el Triduo, el canto de la Secuencia, o sea un himno o una suerte de salmo, hará que se escuche solemnemente el anuncio de la resurrección. Y dice así: “Cristo, nuestra esperanza, ha resucitado y nos precede en Galilea”. Esta es la gran afirmación: Cristo ha resucitado. Y en tantos pueblos del mundo, sobre todo en el Este de Europa, la gente se saluda estos días de Pascua, no con un “buenos días” o “buenas tardes”, sino con “Cristo ha resucitado”, para afirmar el gran saludo pascual. “Cristo ha resucitado.  Con estas palabras -Cristo ha resucitado- de conmovida exultación culmina el Triduo. No solo contienen un anuncio de alegría y esperanza, sino también un llamamiento a la responsabilidad y a la misión. Y no termina con la “colomba” (dulce de Pascua italiano n.d.r.) los huevos, las fiestas- aunque todo esto sea hermoso porque es la fiesta de la familia- pero no termina con eso. De ahí comienza el camino a la misión, al anuncio: Cristo ha resucitado. Y este anuncio, al que conduce el Triduo preparándonos para acogerlo, es el centro de nuestra fe y de nuestra esperanza, es el núcleo, es el anuncio, es –la palabra difícil- es el kerygma que continuamente evangeliza a la Iglesia y que ella, a su vez, es enviada a evangelizar.

San Pablo resume el evento pascual en esta frase: “Cristo, nuestra Pascua, ha sido inmolado” (1 Cor 5,7), como el cordero. Ha sido inmolado. Por lo tanto, prosigue, “pasó lo viejo, todo es nuevo” (2 Cor 5:15). Renacido. Y por eso, al principio, se bautizaba la gente el día de Pascua. También por la noche de este sábado yo bautizaré aquí, en San Pedro, ocho personas adultas que comienzan su vida cristiana. Y comienza todo porque habrán nacido otra vez. Y con otra fórmula sintética, explica que Cristo “fue entregado a causa de nuestros pecados y fue resucitado  para nuestra justificación” (Rom 4:25).  El único, el único que nos justifica; el único que nos hace renacer de nuevo es Jesucristo. Ningún otro. Y por eso no hay que pagar nada, porque la justificación –el hacerse justos- es gratuita. Y esta es la grandeza del amor de Jesús; da la vida gratuitamente para hacernos santos, para renovarnos, para perdonarnos. Y este es el núcleo propio de este Triduo Pascual. En el Triduo Pascual, el recuerdo de este evento fundamental se convierte en una celebración llena de gratitud y, al mismo tiempo, renueva en los bautizados el sentido de su nueva condición, que el apóstol Pablo expresa: “Si habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de allá arriba, […] y no … las de la tierra “(Col 3,1-3). Mirar hacia arriba, mirar al horizonte, ensanchar los horizontes: ¡esta es nuestra fe, esta es nuestra justificación, este es el estado de gracia! Efectivamente, por el Bautismo hemos resurgido con Jesús y hemos muerto a las cosas y a la lógica del mundo; hemos renacido como criaturas nuevas: una realidad que exige convertirse en existencia concreta día a día.

Un cristiano, si realmente se deja lavar por Cristo, si realmente se deja despojar por Él del hombre viejo para caminar en una nueva vida, aunque siga siendo pecador, -porque todos lo somos- ya no puede ser corrompido; la justificación de Jesús nos salva de la corrupción, somos pecadores pero no corrompidos; ya no puede vivir con la muerte en el alma, ni tampoco puede ser causa de muerte. Y aquí tengo que decir algo triste y doloroso…Hay cristianos falsos: los que dicen “Jesús ha resucitado”, “yo he sido justificado por Jesús”, estoy en la vida nueva, pero vivo una vida corrupta. Y estos cristianos fingidos acabarán mal. El cristiano, lo repito, es pecador – todos lo somos, yo lo soy- pero tenemos la seguridad de que cuando pedimos perdón el Señor nos perdona. El corrupto finge ser una persona honrada, pero en el fondo de su corazón hay podredumbre. Una vida nueva nos da Jesús. El cristiano no puede vivir con la muerte en el alma, ni tampoco ser causa de muerte. Pensemos –para no ir muy lejos- pensemos en casa, pensemos en los llamados “cristianos mafiosos”. Estos de cristianos no tienen nada: se dicen cristianos, pero llevan la muerte en el alma y a los demás. Recemos por ellos para que el Señor les toque el alma. El prójimo, sobre todo el más pequeño y el que más sufre, se convierte en el rostro concreto a quien podemos dar el amor que Jesús nos ha dado. Y el mundo se convierte en el espacio de nuestra nueva vida de resucitados. Nosotros hemos resucitado con Jesús: de pie, con la frente levantada y podemos compartir la humillación de aquellos que todavía  hoy, como Jesús, se hallan en medio del sufrimiento, de la desnudez, de la necesidad, de la soledad, de la muerte, para convertirnos, gracias a Él y con Él, en instrumentos redención y de esperanza, en signos de vida y resurrección. En tantos países –aquí en Italia y también en mi patria- hay la costumbre de que cuando el día de Pascua se oyen las campanas, las mamás, las abuelas, llevan a los niños a lavarse los ojos con el agua, el agua de la vida, como signo para poder ver las cosas de Jesús, las cosas nuevas. En esta Pascua dejémonos lavar el alma, lavar los ojos del alma, para ver las cosas bellas y hacer cosas bellas. ¡Y esto es maravilloso! Esta es la resurrección de Jesús después de su muerte que fue el precio para salvarnos a todos.

Queridos hermanos y hermanas, preparémonos para vivir bien este inminente –empieza mañana- Triduo Santo, para estar cada vez más profundamente insertados en el misterio de Cristo, que murió y resucitó por nosotros. Que nos acompañe en este itinerario espiritual la Virgen Santísima que siguió a Jesús en su pasión –Ella estaba allí, miraba, sufría…- estuvo presente y unida a Él bajo su cruz, pero se avergonzaba de su hijo. ¡Una madre nunca se avergüenza de su hijo! Estaba allí y recibió en su corazón maternal la inmensa alegría de la resurrección. Que ella obtenga para nosotros la gracia de participar desde dentro en las celebraciones de los próximos días, para que nuestro corazón y nuestra vida se transformen verdaderamente.

Y mientras os dejo estos pensamientos, mientras formulo para todos vosotros mis mejores deseos de una feliz y santa Pascua, junto con vuestras comunidades y seres queridos.

Y os aconsejo: en la mañana de Pascua llevad a los niños debajo del grifo y haced que se laven los ojos. Será un signo de cómo ver a Jesús resucitado.

 

https://bit.ly/2Icf8VJ

 

Fuente: ACI Prensa

SAN PABLO Bolivia ofrece una luz a la realidad humana

A las puertas de la “Semana Mayor”, tiempo que ofrece la Iglesia para propiciar un acercamiento profundo y sincero al amor supremo de Dios, la Librería  SAN PABLO Multimedia en Bolivia, desarrolló este viernes 23 de marzo, el Segundo Café Coloquio disertando el tema “La realidad humana a la luz de la fe”.

A través de las tres últimas publicaciones del P. Guillermo Gándara Estrada, ssp, “Naciste para ser feliz”, “Terapia del perdón a través de la oración” y “Pequeños principios para vencer las grandes dificultades”, y contando con su valiosa presencia, se llevó a cabo este conversatorio como experiencia clave para la revisión de la fragilidad humana que se ilumina con la presencia divina.

Cada uno de estos textos, exponen de forma sencilla, ejercicios prácticos para un viaje al interior del ser, una mirada con verdadera caridad y comprensión de la naturaleza humana que se ve fortalecida ante la presencia del amor verdadero, ése que Dios pone de manifiesto en el corazón de cada persona, al devolverle su propia dignidad.

Se trata de libros muy sencillos, de fácil lectura pero con la profundidad necesaria para saborear el mensaje transformador que lleva a la reflexión. En sus páginas, una herramienta útil para el bienestar integral del ser humano.

La Librería SAN PABLO Multimedia, espera convertirse en un espacio donde se repitan encuentros de crecimiento continuo como este, donde religiosos, sacerdotes y laicos, comparte una misma esperanza en la fe.

Más detalles sobre su contenido, en nuestra Librería Virtual en siguiente link

https://bit.ly/2um4rOe 

Papa Francisco: La Confesión no es una tintorería, es el abrazo de amor de Dios

En la homilía de Misa matutina en Santa Marta, el Papa Francisco manifestó que Dios es incapaz de renegar de su pueblo, al que ama como una madre, y recordó que el sacramento de la confesión no es como ir a la tintorería.

“Este es el amor de Dios, como el de una madre. Dios no se olvida de nosotros. Nunca. No puede, es fiel a su alianza. Esto nos da seguridad. De nosotros podemos decir: ‘Pero mi vida no es tan buena. Estoy con esta dificultad, soy pecador, una pecadora’. Él no se olvida de ti, porque tiene este amor visceral, es padre y madre”.

Francisco también dijo que “El Dios fiel no puede renegar de sí mismo, no puede renegar de nosotros, no puede renegar de su amor, no puede renegar de su pueblo, no puede renegar porque nos ama”.

“Esta es la fidelidad de Dios”, añadió. “Cuando acudimos al Sacramento de la Penitencia, no pensemos por favor que vamos a la tintorería y quitarnos la porquería. No. Vamos a recibir el abrazo de amor de este Dios fiel, que nos espera siempre. Siempre”.

El Obispo de Roma subrayó una vez más que “Él es fiel, él me conoce, él me ama”, “Nunca me dejará solo. Me lleva de la mano. ¿Qué puedo desear?, ¿qué más?, ¿qué tengo que hacer? Exulta en la esperanza porque el Señor te ama como padre y como madre”.

https://bit.ly/2FF6EJ2

 

Fuente: ACI Prensa

 

Mons. Romero y Pablo VI entre los nuevos santos

El Papa Francisco autorizó la promulgación de nuevos decretos que darán a la Iglesia 5 nuevos santos, 2 nuevos beatos y 6 nuevos venerables, tras recibir este martes 6 de marzo al Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el Cardenal Angelo Amato.

Entre los nuevos santos destacan el Papa Pablo VI y Mons. Óscar Romero, Arzobispo de San Salvador.

De igual manera, el Santo Padre aprobó el decreto que reconoce el milagro atribuido a la intercesión del Beato Francesco Spinelli, sacerdote diocesano, Fundador del Instituto de las Hermanas Adoratrices del Santísimo Sacramento, nacido en Milán, Italia, el 14 de abril de 1853, y fallecido en Rivolta d’Adda, Italia, el 6 de febrero de 1913.

Además aprobó el decreto que reconoce el milagro atribuido a la intercesión del Beato Vincenzo Romano, Sacerdote diocesano nacido en Torre del Greco, Italia, el 3 de junio de 1751 y fallecido el 20 de diciembre de 1831.

El quinto nuevo santo reconocido tras la firma por parte del Papa del decreto que reconoce su milagro es la Beata María Caterina Kasper, Fundadora del Instituto de las Esclavas Pobres de Jesucristo, nacida el 26 de mayo de 1820 en Dernbach, Alemania, y muerta el 2 de febrero de 1898.

Para conocer un poco más sobre la vida de Monseñor Romero, el arzobispo de San Salvador, asesinado en 1980 por los escuadrones de la muerte mientras oficiaba la misa, puede visitar nuestra Librería Virtual  http://bit.ly/2oVFKSP

Monseñor Cabrejos es el nuevo presidente de la CEP

En el marco de la 111ª Asamblea Plenaria de los Obispos del Perú, el Arzobispo de Trujillo, Monseñor Héctor Miguel Cabrejos Vidarte, OFM., fue elegido como nuevo Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, para el período 2018 – 2020. Reemplaza en el cargo a Monseñor Salvador Piñeiro.

 

Monseñor Miguel Cabrejos nació el 5 de julio de 1948 en el distrito de Llama, Provincia de Chota, Cajamarca. Fue Ordenado sacerdote el 7 de diciembre de 1974. Fue consagrado Obispo el 7 de agosto de 1988. Nombrado Obispo Castrense del Perú el 6 de febrero de 1996.

 

Luego, el 29 de julio de 1999, fue nombrado Arzobispo Metropolitano de Trujillo y tomó posesión de su cargo, el 11 de setiembre de ese mismo año. Ha presidido diversos organismos en la Conferencia Episcopal Peruana. En enero de 2006 los obispos lo eligieron como Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, para un primer período (2006-2009). Luego fue reelegido Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana hasta enero de 2012.

 

Durante la preparación para la Visita Apostólica del Papa Francisco al Perú, Monseñor Miguel Cabrejos ocupó el cargo de Coordinador de Medios de la Visita Papal.

 

En estas elecciones también se eligió a Monseñor Pedro Barreto Jimeno, Arzobispo de Huancayo, como Primer Vicepresidente de la Conferencia Episcopal, y a Monseñor Robert Francis Prevost, Obispo de Chiclayo, como Segundo Vicepresidente del Episcopado Peruano.

 

Fuente: Conferencia Episcopal Peruana

Papa Francisco recuerda con cariño al pueblo peruano

Pasado un mes de su visita aún el Papa Francisco tiene muy presente los afectos recibidos en Perú. Así lo dio a conocer a través de una carta enviada recientemente al Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana y Arzobispo de Ayacucho, Monseñor Salvador Piñeiro, en la que recuerda con alegría su reciente visita a nuestro país, realizado del 18 al 21 de enero pasado.

 

 

Manifiesta la misiva, que también agradece la cálida acogida de todo el pueblo peruano, quien textualmente expresa: “He apreciado mucho el trabajo y los esfuerzos que han realizado para la preparación y para el buen desarrollo de la visita, se los agradezco, y deseo que esta pueda dar mucho fruto”, manifestaba el Santo Padre en la correspondencia enviada.

 

 

“Desde aquí les aseguro mi recuerdo en la oración, en la que encomiendo al Señor todo el santo Pueblo de Dios que peregrina en esas tierras peruanas, pidiéndole lo bendiga con abundantes vocaciones y que haga crecer en todos el celo apostólico y misionero. Le pido, por favor, que no se olvide de rezar por mí. Que Jesús lo bendiga y la Virgen Santa lo cuide”, señala finalmente el texto de la carta.

Así como el Papa nos manifiesta su amistad y su afectuoso recuerdo, como pueblo peruano tenemos un gran tesoro que nos ha dejado en cada palabra de aliento, en cada exhortación y hasta denuncias públicas en defensa del ambiente y los pueblos originarios. Todo ese mensaje de la visita apostólica fue recopilado en una edición especial que puedes ver en nuestra Librería Virtual http://bit.ly/2CSXJ1c

 

Premian serie de EWTN sobre santos peruanos en Nueva York

La producción religiosa latina fue exaltada este miércoles al conocerse que La Serie Santos Peruanos, es ganadora del premio Latin ACE Awards de Nueva York, como Mejor Programa Cultural del año.

La serie Santos Peruanos, producida por EWTN y Azul Corporación, tuvo además otros reconocimientos especiales a través del episodio de Santa Rosa de Lima, de la segunda temporada de la serie, al ser premiada en las categorías de Mejor Actriz, Mejor Actor y Actriz Característicos.

Estos Premios ACE se crearon el 12 de diciembre de 1967 y en esta ocasión arriban a su 50 Entrega Anual.

En el marco de esta importante celebración, los premios obtenidos por los actores y la productora, serán entregados el 18 de marzo en el Teatro “El Flamboyán”, en el centro cultural y educacional “The Clemente”, en Nueva York.

Esta serie de Santos Peruanos fue producida por EWTN y Azul Corporación destacando por la naturalidad en la interpretación de sus personajes.

Su primera temporada se basó en las tradiciones peruanas del escritor Ricardo Palma sobre Santa Rosa, San Martín y Santo Toribio de Mogrovejo.

Ya para la segunda temporada tuvo como argumento los procesos de canonización de Santa Rosa de Lima y San Martín de Porres.

Tal como recordara el Santo Padre en su reciente visita al Perú, el mayor orgullo que tenemos como pueblo de fe es tener el tesoro de Los Santos, que nacieron o dieron su vida entera a servir a Dios y los hermanos durante su estadía por esta tierra bendecida.

Desde los más pequeños hasta los más grandes de la casa pueden acercarse a conocer la esencia de la entrega de estos hombres y mujeres, sencillos de corazón pero grandes de espíritu. En nuestra Librería Virtual puedes hallar algunos textos para conocerlos más de cerca http://bit.ly/2tb5y2m

 

Fuente: ACI Prensa

ASUME EL RETO: II Semana de Cuaresma

El desafío de vencernos a nosotros mismos continúa, por eso avanzamos en esta segunda semana de Cuaresma, con el desafío de Católicos con Acción,  que nos ofrece un itinerario de retos para el crecimiento espiritual y en SAN PABLO te las compartiremos, semana a semana.

Puedes consultar los retos de la semana anterior porque si quieres incorporarlos o combinarlos. La Cuaresma es un momento de ejercicio perfecto para crecer en el encuentro contigo, con el hermano y con Dios. Lo importante no es si recaes, sino levantarte, empezar de nuevo con humildad y disposición.

A continuación, la propuesta para esta primera semana de Cuaresma:

 

RETO CUARESMARIO 2018: II Semana de Cuaresma

 

 

LUNES 26 DE FEBRERO

CONFLICTOS: Evita pelear o provocar un conflicto

En este día procura mantener controladas tus emociones, evitando a toda costa las discusiones que generen conflictos mayores.

 

MARTES 27 DE FEBRERO

DEFIÉNDELOS: Ora por los bebés en peligro de ser abortados

Muestra solidaridad por los indefensos, los que a falta de una voz audible, se le vulnera el derecho más fundamental de todo ser humano: la vida.

 

MIÉRCOLES 28 DE FEBRERO

SANTA ROSA DE LIMA: “Aparte de la cruz, no hay otra escalera por la que podamos llegar al cielo”

A ejemplo de nuestra santa peruana podamos en este día admitir en nuestra vida el sufrimiento como vehículo para llegar a la paz y el amor verdadero.

JUEVES 01 DE MARZO

JUSTICIA: Ora por las injusticias que se cometen contra nuestros seres queridos

Pon todo tu esfuerzo en mirar las situaciones injustas que ocurren a tu alrededor poniendo tu corazón en ello más que en ti.

 

VIERNES 02 DE MARZO

PREOCUPACIONES: Déjale todo a Dios y confía más

Lucha contra esa necesidad de tomar el control de todo y sufrir por no conseguirlo. Este día abandona tu voluntad y pon tu vida en manos de Dios.

 

SÁBADO 03 DE MARZO

SÉ AGRADECIDO: Dale gracias a Dios por 5 bendiciones que tengas en tu vida

Aunque parezca difícil, haz una lista de bondades que te ocurren y ten presente que otros carecen de ellas.

 

DOMINGO 04 DE MARZO

EVITA LA VANAGLORIA: Llénate de humildad y ayuna de darte importancia a ti mismo

El ego quedará durante este día relegado al olvido. Como ejercicio, exalta las virtudes de los otros antes que las tuyas. No se trata de menospreciarte pero sí de mirar la bondad en otros.

 

Recuerda que no se trata de una competencia, es una invitación de amor a hacer cambio en tu vida a través de prácticas guías como estas, así como algunos textos de reflexiones y oraciones propias de  este tiempo litúrgico que puedes ubicar como siempre visitando nuestra Librería Virtual en el siguiente link http://bit.ly/2ogxtII

3 beneficios especiales de la confesión

El papa Francisco hizo una invitación a ver sólo el perdón del Padre Dios en la confesión, a través de un Jesús que no amenaza ni condena, como parte del ánimo que brindó durante la homilía de la Misa celebrada este martes 27 de febrero en la Casa Santa Marta.

El Sacramento de la confesión es un acto que muy pocos entendemos y conocemos a fondo. Los católicos, muchas veces no lo entendemos bien y los que no son católicos, pues menos lo entienden, reflexiona  Qriswell Quero, en el portal Píldoras de Fe.

¿Sabes qué es la confesión?:

La confesión es el Sacramento de la Reconciliación, un Sacramento instituido por el mismo Jesucristo para perdonar los pecados (Juan 20,21-23).

La confesión tiene 3 beneficios importantes: Perdona, Sana y Libera a todos aquellos que con sincero arrepentimiento se acercan a este sacramento.

La confesión perdona

Cuando alguien confiesa sus pecados con humildad y arrepentimiento, Cristo mismo le da su perdón y su amistad y lo reincorpora nuevamente en su gracia que con el pecado había sido interrumpida, y lo hace a través de uno de sus ministros, continuador del ministerio de los Apóstoles.

De los tres, el perdón es el más conocido y evidente pero ¿sabías que la Iglesia Católica, en el Catecismo, tiene catalogado al sacramento de la Confesión como un Sacramento de sanación?

La confesión sana

(Catecismo n° 1421): “El Señor Jesucristo, médico de nuestras almas y de nuestros cuerpos, que perdonó los pecados al paralítico y le devolvió la salud del cuerpo (Marcos 2,1-12), quiso que su Iglesia continuase, en la fuerza del Espíritu Santo, su obra de curación y de salvación, incluso en sus propios miembros. Esta es la finalidad de los dos sacramentos de curación: del sacramento de la Confesión y el de la Unción de los enfermos.

La Iglesia lo afirma entonces: el Sacramento de la Confesión es un Sacramento de Sanación. Casi nadie sabe eso, ni lo toman en consideración a la hora de sanar heridas emocionales. La Confesión es fuente de Sanación y todos tenemos que aprovecharla.

 

La confesión libera

 

Hay también otras enfermedades que las causa el demonio.

Marco 5,9-15 – Curación del endemoniado de Gerasa

“Jesús le preguntó: «¿Cuál es tu nombre?». El respondió: «Mi nombre es Legión, porque somos muchos». Y le rogaba con insistencia que no lo expulsara de aquella región. Había allí una gran piara de cerdos que estaba paciendo en la montaña. Los espíritus impuros suplicaron a Jesús: «Envíanos a los cerdos, para que entremos en ellos». Él se lo permitió.

Entonces, la Confesión también te libera: Las ataduras del demonio quedan rotas con el perdón de los pecados.

Jesús sanó de estas 3 formas:

  • Perdonando pecados,
    • Sanando físicamente
    • Expulsando demonios (liberando)

El Sacramento de la Confesión: perdona, sana y libera. ¿Por qué entonces somos tan renuentes de ir a la confesión?

A veces no somos conscientes de las faltas que hemos cometido y, al meditar en la pasión a través de los vía crucis, podemos llegar a descubrirlo. En  nuestra Librería Virtual SAN PABLO tenemos algunos textos que pueden ayudarte en el siguiente link los consigues  http://bit.ly/2ogxtII

 

Fuente: Píldoras de fe

 

Ecología: El Papa renueva nuestro compromiso

Siguiendo en sintonía con la visita del papa Francisco al Perú, refrescando su importante mensaje a nuestra región, conscientes de vivir en una casa común y la responsabilidad compartida en la preservación de la ecología, el Centro Bíblico SAN PABLO ofrecerá este martes 27 de febrero su cuarta conferencia presencial del mes.

 

Los asistentes contarán con la importante presencia de la conferencista María Rosa Lorbés, Educadora y Comunicadora de nacionalidad española, radicada en Perú hace más de 40 años, quien además cuenta entre sus aportes con numerosos artículos, ensayos y libros publicados, estará encargada de liderar la reflexión sobre la conversión y los retos que eso implica en la preservación de nuestro ambiente.

Dos temas que parecieran estar desligados uno del otro, pero que, a la luz de la encíclica Laudato Si y el reciente discurso del Santo Padre en su visita a Perú, nos invita a profundizar durante la cuaresma el llamado a ser partícipes de este compromiso de vida.

 

Como cada martes, el Centro Bíblico abre sus puertas para el debate, reflexión e internalización del llamado de la Iglesia a convertirnos, a cambiar nuestro modo de vida, encontrando el sabor en el beneficio personal, espiritual y colectivo de esos cambios que realicemos.

 

“Alabado seas” traduce el título de este documento del Papa, que junto a sus mensaje durante la visita apostólica, sirven de base al estudio de alternativas para evitar el deterioro del planeta, a ofrecer respuestas de compromiso real como corresponsables del regalo de la creación y establecer así nuestro vínculo directo como miembros de una misma sociedad global.

 

PRÓXIMA CONFERENCIA:

 

Tema: La conversión desde la Laudato Si

Ponente: María Rosa Lorbés, Coordinadora del Observatorio

Socio-Eclesial de la Universidad Ruiz de Montoya

Martes 27 de febrero

Hora: 6:30 pm a 8:00 pm

 

 

MARZO: SEMANA SANTA DESDE EL EVANGELIO DE MARCOS

 

06 DE MARZO Un rey entra a la ciudad: la entrada mesiánica a Jerusalén y su enseñanza en el templo

13 DE MARZO Jesús nos deja una comida: La Eucaristía, el rito de la nueva alianza

20 DE MARZO Mis actitudes en Cuaresma: La indiferencia y abandono a Jesús en la Pasión

27 DE MARZO Ha resucitado, no está aquí: la crucifixión y resurrección de Jesús

 

*Puedes confirmar disponibilidad de cupos vía telefónica o por email a los siguientes contactos:

 

 

Av. Armendáriz 527, Miraflores.
Lima 18 – Perú.
Tel.: (01) 446-0017 anexo 123/124  Cel.: 997585305
Correo: centrobiblico@sanpabloperu.com.pe

 

 

EL DESAFÍO: JMJ es para los valientes

“No temas” es la primera invitación que realiza el papa Francisco en su mensaje previo a la JMJ Panamá 2019, donde a semejanza del llamado del ángel a María, pide a la juventud no tener miedo ante el llamado de Dios al servicio y entrega total.

Como preámbulo a esa gran jornada internacional, este 22 de febrero ha sido publicado el mensaje de Santo Padre para la 33° Jornada Mundial de la Juventud a desarrollarse el venidero 25 de marzo de 2018, Domingo de Ramos.

“La JMJ es para los valientes, no para jóvenes que sólo buscan comodidad y que retroceden ante las dificultades. ¿Aceptáis el desafío?” pregunta el Papa a la juventud cristiana, como quien lanza un reto que lejos de excluir, desea incentivar a mover la fibra emprendedora característica de la juventud.

A continuación el mensaje completo de su Santidad:

 

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO

PARA LA XXXIII JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD

(Domingo de Ramos, 25 de marzo de 2018)

 

«No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios» (Lc 1,30)

Queridos jóvenes:

La Jornada Mundial de la Juventud de 2018 es un paso más en el proceso de preparación de la Jornada internacional, que tendrá lugar en Panamá en enero de 2019. Esta nueva etapa de nuestra peregrinación cae en el mismo año en que se ha convocado la Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre el tema: Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional. Es una buena coincidencia. La atención, la oración y la reflexión de la Iglesia estarán puestas en vosotros, los jóvenes, con el deseo de comprender y, sobre todo, de «acoger» el don precioso que representáis para Dios, para la Iglesia y para el mundo.

Como ya sabéis, hemos elegido a María, la joven de Nazaret, a quien Dios escogió como Madre de su Hijo, para que nos acompañe en este viaje con su ejemplo y su intercesión. Ella camina con nosotros hacia el Sínodo y la JMJ de Panamá. Si el año pasado nos sirvieron de guía las palabras de su canto de alabanza: «El Poderoso ha hecho obras grandes en mí» (Lc 1,49), enseñándonos a hacer memoria del pasado, este año tratamos de escuchar con ella la voz de Dios que infunde valor y da la gracia necesaria para responder a su llamada: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios» (Lc 1,30). Son las palabras pronunciadas por el mensajero de Dios, el arcángel Gabriel, a María, una sencilla jovencita de un pequeño pueblo de Galilea.

  1. No temas

Es comprensible que la repentina aparición del ángel y su misterioso saludo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo» (Lc 1,28) hayan causado una fuerte turbación en María, sorprendida por esta primera revelación de su identidad y de su vocación, desconocida para ella entonces. María, como otros personajes de las Sagradas Escrituras, tiembla ante el misterio de la llamada de Dios, que en un instante la sitúa ante la inmensidad de su propio designio y le hace sentir toda su pequeñez, como una humilde criatura. El ángel, leyendo en lo más profundo de su corazón, le dice: «¡No temas!». Dios también lee en nuestro corazón. Él conoce bien los desafíos que tenemos que afrontar en la vida, especialmente cuando nos encontramos ante las decisiones fundamentales de las que depende lo que seremos y lo que haremos en este mundo. Es la «emoción» que sentimos frente a las decisiones sobre nuestro futuro, nuestro estado de vida, nuestra vocación. En esos momentos nos sentimos turbados y embargados por tantos miedos.

Y vosotros jóvenes, ¿qué miedos tenéis? ¿Qué es lo que más os preocupa en el fondo? En muchos de vosotros existe un miedo de «fondo» que es el de no ser amados, queridos, de no ser aceptados por lo que sois. Hoy en día, muchos jóvenes se sienten obligados a mostrarse distintos de lo que son en realidad, para intentar adecuarse a estándares a menudo artificiales e inalcanzables. Hacen continuos «retoques fotográficos» de su imagen, escondiéndose detrás de máscaras y falsas identidades, hasta casi convertirse ellos mismos en un «fake». Muchos están obsesionados con recibir el mayor número posible de «me gusta». Y este sentido de inadecuación produce muchos temores e incertidumbres. Otros tienen miedo a no ser capaces de encontrar una seguridad afectiva y quedarse solos. Frente a la precariedad del trabajo, muchos tienen miedo a no poder alcanzar una situación profesional satisfactoria, a no ver cumplidos sus sueños. Se trata de temores que están presentes hoy en muchos jóvenes, tanto creyentes como no creyentes. E incluso aquellos que han abrazado el don de la fe y buscan seriamente su vocación tampoco están exentos de temores. Algunos piensan: quizás Dios me pide o me pedirá demasiado; quizás, yendo por el camino que me ha señalado, no seré realmente feliz, o no estaré a la altura de lo que me pide. Otros se preguntan: si sigo el camino que Dios me indica, ¿quién me garantiza que podré llegar hasta el final? ¿Me desanimaré? ¿Perderé el entusiasmo? ¿Seré capaz de perseverar toda mi vida?

En los momentos en que las dudas y los miedos inundan nuestros corazones, resulta imprescindible el discernimiento. Nos permite poner orden en la confusión de nuestros pensamientos y sentimientos, para actuar de una manera justa y prudente. En este proceso, lo primero que hay que hacer para superar los miedos es identificarlos con claridad, para no perder tiempo y energías con fantasmas que no tienen rostro ni consistencia. Por esto, os invito a mirar dentro de vosotros y «dar un nombre» a vuestros miedos. Preguntaos: hoy, en mi situación concreta, ¿qué es lo que me angustia, qué es lo que más temo? ¿Qué es lo que me bloquea y me impide avanzar? ¿Por qué no tengo el valor para tomar las decisiones importantes que debo tomar? No tengáis miedo de mirar con sinceridad vuestros miedos, reconocerlos con realismo y afrontarlos. La Biblia no niega el sentimiento humano del miedo ni sus muchas causas. Abraham tuvo miedo (cf. Gn 12,10s.), Jacob tuvo miedo (cf. Gn 31,31; 32,8), y también Moisés (cf. Ex 2,14; 17,4), Pedro (cf. Mt 26,69ss.) y los Apóstoles (cf. Mc 4,38-40, Mt 26,56). Jesús mismo, aunque en  un nivel incomparable, experimentó el temor y la angustia (Mt 26,37, Lc 22,44).

«¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?» (Mc 4,40). Este reproche de Jesús a sus discípulos nos permite comprender cómo el obstáculo para la fe no es con frecuencia la incredulidad sino el miedo. Así, el esfuerzo de discernimiento, una vez identificados los miedos, nos debe ayudar a superarlos abriéndonos a la vida y afrontando con serenidad los desafíos que nos presenta. Para los cristianos, en concreto, el miedo nunca debe tener la última palabra, sino que nos da la ocasión para realizar un acto de fe en Dios… y también en la vida. Esto significa creer en la bondad fundamental de la existencia que Dios nos ha dado, confiar en que él nos lleva a un buen final a través también de las circunstancias y vicisitudes que a menudo son misteriosas para nosotros. Si por el contrario alimentamos el temor, tenderemos a encerrarnos en nosotros mismos, a levantar una barricada para defendernos de todo y de todos, quedando paralizados. ¡Debemos reaccionar! ¡Nunca cerrarnos! En las Sagradas Escrituras encontramos 365 veces la expresión «no temas», con todas sus variaciones. Como si quisiera decir que todos los días del año el Señor nos quiere libres del temor.

El discernimiento se vuelve indispensable cuando se trata de encontrar la propia vocación. La mayoría de las veces no está clara o totalmente evidente, pero se comprende poco a poco. El discernimiento, en este caso, no pretende ser un esfuerzo individual de introspección, con el objetivo de aprender más acerca de nuestros mecanismos internos para fortalecernos y lograr un cierto equilibrio. En ese caso, la persona puede llegar a ser más fuerte, pero permanece cerrada en el horizonte limitado de sus posibilidades y de sus puntos de vista. La vocación, en cambio, es una llamada que viene de arriba y el discernimiento consiste sobre todo en abrirse al Otro que llama. Se necesita entonces el silencio de la oración para escuchar la voz de Dios que resuena en la conciencia. Él llama a la puerta de nuestro corazón, como lo hizo con María, con ganas de entablar en amistad con nosotros a través de la oración, de hablarnos a través de las Sagradas Escrituras, de ofrecernos su misericordia en el sacramento de la reconciliación, de ser uno con nosotros en la comunión eucarística.

Pero también es importante hablar y dialogar con otros, hermanos y hermanas nuestros en la fe, que tienen más experiencia y nos ayudan a ver mejor y a escoger entre las diversas opciones. El joven Samuel, cuando oyó la voz del Señor, no lo reconoció inmediatamente y por tres veces fue a Elí, el viejo sacerdote, quien al final le sugirió la respuesta correcta que debería dar a la llamada del Señor: «Si te llama de nuevo, di: “Habla Señor, que tu siervo escucha”» (1 S 3,9). Cuando dudéis, sabed que podéis contar con la Iglesia. Sé que hay buenos sacerdotes, consagrados y consagradas, fieles laicos, muchos de ellos jóvenes a su vez, que pueden acompañaros como hermanos y hermanas mayores en la fe; movidos por el Espíritu Santo, os ayudarán a despejar vuestras dudas y a leer el designio de vuestra vocación personal. El «otro» no es únicamente un guía espiritual, sino también el que nos ayuda a abrirnos a todas las riquezas infinitas de la existencia que Dios nos ha dado. Es necesario que dejemos espacio en nuestras ciudades y comunidades para crecer, soñar, mirar nuevos horizontes. Nunca perdáis el gusto de disfrutar del encuentro, de la amistad, el gusto de soñar juntos, de caminar con los demás. Los cristianos auténticos no tienen miedo de abrirse a los demás, compartir su espacio vital transformándolo en espacio de fraternidad. No dejéis, queridos jóvenes, que el resplandor de la juventud se apague en la oscuridad de una habitación cerrada en la que la única ventana para ver el mundo sea el ordenador y el smartphone. Abrid las puertas de vuestra vida. Que vuestro ambiente y vuestro tiempo estén ocupados por personas concretas, relaciones profundas, con las que podáis compartir experiencias auténticas y reales en vuestra vida cotidiana.

  1. María

«Te he llamado por tu nombre» (Is 43,1). El primer motivo para no tener miedo es precisamente el hecho de que Dios nos llama por nuestro nombre. El ángel, mensajero de Dios, llamó a María por su nombre. Poner nombres es propio de Dios. En la obra de la creación, él llama a la existencia a cada criatura por su nombre. Detrás del nombre hay una identidad, algo que es único en cada cosa, en cada persona, esa íntima esencia que sólo Dios conoce en profundidad. Esta prerrogativa divina fue compartida con el hombre, al cual Dios le concedió que diera nombre a los animales, a los pájaros y también a los propios hijos (Gn 2,19-21; 4,1). Muchas culturas comparten esta profunda visión bíblica, reconociendo en el nombre la revelación del misterio más profundo de una vida, el significado de una existencia.

Cuando Dios llama por el nombre a una persona, le revela al mismo tiempo su vocación, su proyecto de santidad y de bien, por el que esa persona llegará a ser alguien único y un don para los demás. Y también cuando el Señor quiere ensanchar los horizontes de una existencia, decide dar a la persona a quien llama un nombre nuevo, como hace con Simón, llamándolo «Pedro». De aquí viene la costumbre de asumir un nuevo nombre cuando se entra en una orden religiosa, para indicar una nueva identidad y una nueva misión. La llamada divina, al ser personal y única, requiere que tengamos el valor de desvincularnos de la presión homogeneizadora de los lugares comunes, para que nuestra vida sea de verdad un don original e irrepetible para Dios, para la Iglesia y para los demás.

Queridos jóvenes: Ser llamados por nuestro nombre es, por lo tanto, signo de la gran dignidad que tenemos a los ojos de Dios, de su predilección por nosotros. Y Dios llama a cada uno de vosotros por vuestro nombre. Vosotros sois el «tú» de Dios, preciosos a sus ojos, dignos de estima y amados (cf. Is 43,4). Acoged con alegría este diálogo que Dios os propone, esta llamada que él os dirige llamándoos por vuestro nombre.

  1. Has encontrado gracia ante Dios

El motivo principal por el que María no debe temer es porque ha encontrado gracia ante Dios. La palabra «gracia» nos habla de amor gratuito e inmerecido. Cuánto nos anima saber que no tenemos que conseguir la cercanía y la ayuda de Dios presentando por adelantado un «currículum de excelencia», lleno de méritos y de éxitos. El ángel dice a María que ya ha encontrado gracia ante Dios, no que la conseguirá en el futuro. Y la misma formulación de las palabras del ángel nos da a entender que la gracia divina es continua, no algo pasajero o momentáneo, y por esto nunca faltará. También en el futuro seremos sostenidos siempre por la gracia de Dios, sobre todo en los momentos de prueba y de oscuridad.

La presencia continua de la gracia divina nos anima a abrazar con confianza nuestra vocación, que exige un compromiso de fidelidad que hay que renovar todos los días. De hecho, el camino de la vocación no está libre de cruces: no sólo las dudas iniciales, sino también las frecuentes tentaciones que se encuentran a lo largo del camino. La sensación de no estar a la altura acompaña al discípulo de Cristo hasta el final, pero él sabe que está asistido por la gracia de Dios.

Las palabras del ángel se posan sobre los miedos humanos, disolviéndolos con la fuerza de la buena noticia de la que son portadoras. Nuestra vida no es pura casualidad ni mera lucha por sobrevivir, sino que cada uno de nosotros es una historia amada por Dios. El haber «encontrado gracia ante Dios» significa que el Creador aprecia la belleza única de nuestro ser y tiene un designio extraordinario para nuestra vida. Ser conscientes de esto no resuelve ciertamente todos los problemas y no quita las incertidumbres de la vida, pero tiene el poder de transformarla en profundidad. Lo que el mañana nos deparará, y que no conocemos, no es una amenaza oscura de la que tenemos que sobrevivir, sino que es un tiempo favorable que se nos concede para vivir el carácter único de nuestra vocación personal y compartirlo con nuestros hermanos y hermanas en la Iglesia y en el mundo.

  1. Valentía en el presente

La fuerza para tener valor en el presente nos viene de la convicción de que la gracia de Dios está con nosotros: valor para llevar adelante lo que Dios nos pide aquí y ahora, en cada ámbito de nuestra vida; valor para abrazar la vocación que Dios nos muestra; valor para vivir nuestra fe sin ocultarla o rebajarla.

Sí, cuando nos abrimos a la gracia de Dios, lo imposible se convierte en realidad. «Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros?» (Rm 8,31). La gracia de Dios toca el hoy de vuestra vida, os «aferra» así como sois, con todos vuestros miedos y límites, pero también revela los maravillosos planes de Dios. Vosotros, jóvenes, tenéis necesidad de sentir que alguien confía realmente en vosotros. Sabed que el Papa confía en vosotros, que la Iglesia confía en vosotros. Y vosotros, ¡confiad en la Iglesia!

A María, joven, se le confió una tarea importante, precisamente porque era joven. Vosotros, jóvenes, tenéis fuerza, atravesáis una fase de la vida en la que sin duda no faltan las energías. Usad esa fuerza y esas energías para mejorar el mundo, empezando por la realidad más cercana a vosotros. Deseo que en la Iglesia se os confíen responsabilidades importantes, que se tenga la valentía de daros espacio; y vosotros, preparaos para asumir esta responsabilidad.

Os invito a seguir contemplando el amor de María: un amor atento, dinámico, concreto. Un amor lleno de audacia y completamente proyectado hacia el don de sí misma. Una Iglesia repleta de estas cualidades marianas será siempre Iglesia en salida, que va más allá de sus límites y confines para hacer que se derrame la gracia recibida. Si nos dejamos contagiar por el ejemplo de María, viviremos de manera concreta la caridad que nos urge a amar a Dios más allá de todo y de nosotros mismos, a amar a las personas con quienes compartimos la vida diaria. Y también podremos amar a quien nos resulta poco simpático. Es un amor que se convierte en servicio y dedicación, especialmente hacia los más débiles y pobres, que transforma nuestros rostros y nos llena de alegría.

Quisiera terminar con las hermosas palabras de san Bernardo en su famosa homilía sobre el misterio de la Anunciación, palabras que expresan la expectativa de toda la humanidad ante la respuesta de María: «Oíste, Virgen, que concebirás y darás a luz a un hijo; oíste que no será por obra de varón, sino por obra del Espíritu Santo. Mira que el ángel aguarda tu respuesta. También nosotros esperamos, Señora, esta palabra de misericordia. Por tu breve respuesta seremos ahora restablecidos para ser llamados de nuevo a la vida. Esto mismo te pide el mundo todo postrado a tus pies. Oh Virgen, da pronto tu respuesta» (Homilía 4, 8-9: Opera Omnia, Ed. Cisterciense, 4 [1966] 53-54).

Queridos jóvenes: el Señor, la Iglesia, el mundo, esperan también vuestra respuesta a esa llamada única que cada uno recibe en esta vida. A medida que se aproxima la JMJ de Panamá, os invito a prepararos para nuestra cita con la alegría y el entusiasmo de quien quiere ser partícipe de una gran aventura. La JMJ es para los valientes, no para jóvenes que sólo buscan comodidad y que retroceden ante las dificultades. ¿Aceptáis el desafío?

 

Vaticano, 11 de febrero de 2018, VI Domingo del Tiempo Ordinario.

Memoria de Nuestra Señora de Lourdes.

Francisco

Un niño que pinta es más feliz e inteligente

Psicológicamente está comprobado que existen múltiples beneficios para el niño que colorea. Además de avanzar en su destreza motriz, desarrolla otras habilidades que estimulan su cerebro para la imaginación.

En etapainfantil.com nos recuerdan que “los niños suelen tener un instinto natural para la pintura. De hecho, la mayoría de los niños desde que son pequeños adoran pintar ya que a través del dibujo pueden comprender mejor el mundo que les rodea, se comunican con mayor facilidad con los adultos y pueden expresar lo que sienten con mayor libertad”

Pero además de ver dibujar sonrisas tanto en el papel como en su cara, la actividad relajante de mantenerlo coloreando trae además 5 beneficios de aprendizaje para el desarrollo integral del niño. A continuación te los compartimos:

 

5 beneficios de colorear para los niños

 

  1. Mejora las habilidades motoras

Se ha demostrado que colorear es un ejercicio excelente para desarrollar la coordinación motora fina y la coordinación óculo-manual en los niños. El hecho de no poder salirse de los contornos le permite al niño perfeccionar la precisión de los movimientos de la mano y potencia la maduración de los circuitos cerebrales que están involucrados en el desarrollo de sus habilidades motoras finas. De hecho, podrás notar que a medida que el pequeño perfecciona su técnica de dibujo también va ganando en destreza, agilidad y precisión manual.

 

  1. Fomenta la autoestima

Colorear es una actividad muy divertida, sobre todo si se practica en grupo. Y ni siquiera es importante que el niño tenga grandes habilidades para el dibujo, es suficiente con estar en compañía con sus contemporáneos y tener unas crayolas o lápices de colores a mano.

 

En este sentido, estudios recientes han encontrado que si los niños colorean en un ambiente no competitivo, la pintura se convierte en una fuente de alegría y satisfacción, por lo que contribuye a potenciar su autoestima.

 

De hecho, la mayoría de los niños suelen percibir sus creaciones artísticas como un éxito y se sienten orgullosos de ellas, sobre todo si reciben el elogio de sus padres o los adultos.

 

  1. Desarrolla el pensamiento abstracto y la inteligencia emocional

Se ha demostrado que colorear es un método excelente para estimular la inteligencia emocional de los pequeños ya que esta actividad les ayuda a comprender mejor el mundo. Un estudio realizado por investigadores del Dartmouth College de Hanover, en Estados Unidos, desveló que el dibujo también fomenta el desarrollo de la percepción visual, la creatividad, el pensamiento abstracto y la capacidad ejecutora.

Los investigadores explicaron que esto se debe a que la pintura estimula ambos hemisferios cerebrales: el izquierdo responsable del pensamiento lógico y el derecho, relacionado con la imaginación y la creatividad.

 

  1. Mejora el aprendizaje

Un estudio realizado en la Universidad Deakin, en Australia, ha desvelado que la pintura le permite al niño desarrollar un papel más activo en su proceso de aprendizaje. Esto significa que no solo aprende más sino que también comprende mejor el mundo que le rodea y se siente más motivado por aprender.

 

De hecho, los investigadores encontraron que el acto de dibujar y colorear en la primera infancia puede ser el precedente de los modelos visuales y diagramas que, más tarde, le permiten al niño representar la realidad de su entorno en el contexto educativo.

 

  1. Estimula el autocontrol y la concentración

Si tu hijo tiene problemas para concentrarse o gestionar sus emociones, colorear puede ser una estrategia muy útil para ayudarlo. Se ha demostrado que el dibujo es un ejercicio estupendo para estimular la concentración y lograr que el pequeño aprenda a hacer caso omiso de las distracciones que provienen del entorno.

 

De hecho, la pintura estimula la atención selectiva desde edades tempranas. Asimismo, colorear es un método excelente para potenciar el autocontrol y la autorregulación emocional ya que constituye una vía para canalizar las emociones de los pequeños, sobre todo cuando están demasiado excitados.

Excelente herramienta

 

No obstante, debes tener en cuenta que la pintura también puede ser una oportunidad para enseñarle nuevos conocimientos al niño e inculcarle buenos valores. Basta que elijas dibujos atractivos relacionados con las temáticas que quisieras enseñarles.

En nuestras Librerías SAN PABLO, ya tenemos disponibles la colección Aprende, colorea y ora, cuatro simpáticas historietas que ofrecen una forma divertida de contarles la vida de nuestros santos peruanos Santa Rosa de Lima, San Juan Macías, San Martín de Porres, y la vida del Papa Francisco. Una dinámica manera de mostrar que es posible ser buenos, si tenemos modelos a seguir, mientras se entretienen estimulando los beneficios de colorear estos comics.

Disponibles en nuestra Librería Virtual  http://bit.ly/2sHqD4z  y demás librerías SAN PABLO en todo el país.

 

LIMA

*Jr. Junín 260 Lima Telf.: (01) 426 3880

*Porta 129 Miraflores Telf.: (01) 445 2943

*Sucre 1148 Pueblo Libre Telf.: (01) 461 3820

CUSCO  *Santa Clara 473 Telf.: (084) 248 602

TRUJILLO  *Junín 430 Telf.: (044) 508 282

HUANCAYO   *Jr. Puno 321 Telf.: (064) 224 357

 

EDITORIAL, DISTRIBUIDORA, CENTRO BÍBLICO SAN PABLO

Av. Armendáriz 527 Miraflores, Lima Telf.: (01) 446 0017