Facebook Twitter Google + YouTube  Perú   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Evangelio del día: Ama a Dios con el corazón, alma, mente y todas tus fuerzas

Marcos 12,28b-34 – IX jueves tiempo ordinario: No se puede amar a Dios sin amar al prójimo, y no se puede amar al prójimo sin amar a Dios
Evangelio según San Marcos 12,28-34

Ama a tu prójimo como a ti mismo: “En aquel tiempo, uno de los escribas se acercó a Jesús y le preguntó: “¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?” Jesús respondió: “El primero es: “Escucha, Israel: el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”. El segundo es éste: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. No hay ningún mandamiento mayor que éstos”. El escriba replicó: “Muy bien, Maestro, tienes razón, cuando dices que el Señor es uno único y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con toda el alma, con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo, vale más que todos los holocaustos y sacrificios.” Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: “No estás lejos del reino de Dios”. Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.” Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco:

Imagen relacionada

El Evangelio nos recuerda que toda la Ley divina se resume en el amor a Dios y al prójimo [...] Algunos fariseos se pusieron de acuerdo para poner a Jesús a una prueba. Uno de ellos, un doctor de la Ley le dirigió esta pregunta: “¿Maestro, en la Ley cual es el gran mandamiento?”.

Jesús, citando el Libro del Deuteronomio respondió:

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el grande y primer mandamiento”

Y podría haberse detenido aquí. En cambio Jesús añade algo que no había sido solicitado por el doctor de la ley: Dice de hecho:

“El segundo, después, es similar a este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

Tampoco este segundo mandamiento es inventado por Jesús, pero lo toma del Libro del Levítico.

La novedad consiste justamente en poner juntos estos dos mandamientos (el amor de Dios y el amor por el prójimo) revelando que estos son inseparables y complementarios, son dos caras de una misma medalla.

No se puede amar a Dios sin amar al prójimo, y no se puede amar al prójimo sin amar a Dios. El papa Benedicto nos ha dejado un hermoso comentario sobre esto en su primera encíclica Deus Caritas Est. (núms. 16-18)

[...] El mandamiento del amor a Dios y al prójimo es el primero, no porque está encima de la lista de los mandamientos. Jesús no lo pone encima, pero en el centro, porque del corazón todo tiene que partir y al cual todo tiene que retornar y hacer referencia.

Ya en el Antiguo Testamento, la exigencia de ser santos, a imagen de Dios que es santo, incluía también el deber de tomarse cuidado de las personas más débiles, como el extranjero, el huérfano, la viuda.

Jesús lleva a cumplimiento esta ley de alianza, Él que une en sí, en su carne, la divinidad y la humanidad, en un mismo misterio de amor.

Así, a la luz de esta palabra de Jesús, el amor es la medida de la fe, y la fe es el alma del amor. No podemos separar más la vida religiosa, la vida de piedad del servicio a los hermanos, a aquellos hermanos concretos que encontramos.

No podemos más dividir la oración y el encuentro con Dios en los sacramentos, de escuchar al otro, de la proximidad a su vida, especialmente de sus heridas.

Acuérdense de esto: el amor es la medida de la fe. ¿Cuánto me amas tu? Y cada uno se de la respuesta. ¿Cómo es tu fe? Mi fe es como yo amo. Y la fe es el alma del amor. (Reflexión antes del rezo del Ángelus, 26 de octubre de 2014)

Oración de Sanación

Mi Señor, gracias por la vida y por el amor. Gracias por tu confianza y por darle la fuerza a mi corazón para tomar acciones valientes capaces de enfrentar circunstancias de la vida con firmeza y decisión.

Que importante es escuchar tu Palabra con mucha atención y ponerla en práctica. Construir mi vida en base a ella y sin vacilaciones me llevará por caminos seguros y de salvación

Quiero amarte con todas las fuerzas de mi alma, de mi mente y corazón; pero, ¿cómo podré decir validar mi amor hacia Ti si aún existen resentimientos y emociones negativas en mi corazón hacia los demás?

Ayúdame, Oh Dios mío, a desprenderme de esas malas emociones que impiden el crecimiento de mi alma y no la dejan volar en libertad hacia tu presencia que reconforta y da la paz.

Tu amor y tu amistad se manifiestan en la ayuda mutua y desinteresada que nos debemos tener los unos por los otros. Por eso, hoy te confieso como mi fiel amigo, ese que me guía a descubrir en los otros el verdadero amor.

Quiero que mis pensamientos tengan de guía tu Palabra, porque a través de ella es que podré darle orden a mi vida y son las que me encaminan por sendas verdaderas de amor y compromiso.

Con tu gracia, te pido que me libres de mis egoísmos y hagas crecer mis habilidades para usarlas en favor de mi alma y conducir a otros hacia Ti.

Confío en tu ayuda fiel, en que inclinas tu oído hacia y escuchas mis ruegos, y confío en la fuerza que me das a diario para enfrentar mis batallas. Amén

Propósito del día

Rezaré la Coronilla de la divina misericordia por la conversión de los pecadores, en especial por la conversión de mi corazón

Frase de reflexión

“Dejémonos guiar con docilidad por el Espíritu Santo para no equivocarnos de camino y no caer en la cerrazón del corazón”. Papa Francisco

Papa Francisco: “No hay ningún padre en el mundo que nos ame como Dios”

En su catequesis de la Audiencia General del miércoles, el Papa Francisco animó a los cristianos a dirigirse a Dios como a un padre, ya que “no hay ningún padre en este mundo que nos ame como Él”.

El Papa Francisco durante la Audiencia. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa

En su catequesis, el Santo Padre explicó el significado de la oración que Jesús enseñó a sus discípulos, el Padre Nuestro, “la oración cristiana por excelencia”. En este sentido, Francisco destacó la “simple invocación” con la que comienza: “Padre”.
El Pontífice destacó que los discípulos de Jesús “estaban asombrados por el hecho de que, especialmente durante la mañana y la noche, se retirara a rezar y se sumergiera en la oración”. Por este motivo, “un día le pidieron que les enseñara también a ellos a rezar”. Es entonces cuando el Señor les enseña el Padre Nuestro.

“Todo el misterio de la oración cristiana se resume aquí, en esa palabra. Se necesita valentía para llamar a Dios con el nombre de Padre. Lo afirma también la liturgia cuando, invitándonos al rezo comunitario de la oración de Jesús, utiliza la expresión ‘nos atrevemos a decir’”.
El Obispo de Roma hizo hincapié en lo extraordinario de llamar “padre” a Dios, porque “llamar a Dios con el nombre de Padre no es en absoluto un hecho habitual. Podemos inclinarnos a utilizar un título más elevado, uno que nos parezca más respetuoso con su trascendencia. Sin embargo, invocarlo como ‘Padre’ nos sitúa en una relación de confianza con Él, como un niño que se dirige a su padre sabiéndose amado y cuidado por él”.

Llamar a Dios Padre, nos revela “el misterio de Dios, que siempre nos fascina y nos hace sentirnos pequeños, pero que nunca nos produce miedo, que no nos desalienta, que no nos angustia. Esta es una revolución difícil de asumir en nuestro ánimo humano”.

“Pensemos en la parábola del padre misericordioso”, propuso Francisco. “Jesús habla de un padre que solo conoce el amor por sus hijos. Un padre que no castiga nunca al hijo por su arrogancia, y que incluso es capaz de confiarle su parte de la herencia y dejarlo irse de casa”.

“Dios es Padre, dice Jesús, pero no a la manera humana, porque no hay ningún padre en este mundo que se comporte como el protagonista de esta parábola”.

Francisco recordó que “Dios es Padre a su manera: bueno, indefenso ante el libre arbitrio del hombre, capaz solo de conjugar el verbo ‘amar’. Cuando el hijo rebelde, después de haberlo gastado todo, regresa finalmente a la casa natal, su padre no aplica criterios de justicia humana, sino que siente ante todo la necesidad de personar, y con su abrazo hace comprender al hijo que en todo aquel largo tiempo de ausencia se le ha echado de menos”.

Así, el Papa subrayó la palabra utilizada hasta dos veces por San Pablo en sus cartas: “abba”. “Se trata de un término incluso más íntimo que el de ‘padre’, y que alguno traduce como ‘papá’”.

Resultado de imagen para Papa Francisco
“Queridos hermanos y hermanas: ¡Ya no estamos solos nunca más! Podemos estar lejanos, resultar hostiles, podemos incluso profesar que ‘no hay Dios’. Pero el Evangelio de Jesucristo nos revela que Dios no puede estar sin nosotros: Él no será nunca un Dios ‘sin el hombre’. Esta certeza es la fuente de nuestra esperanza que encontramos custodiada en todas las invocaciones del Padre Nuestro”.

Francisco finalizó la catequesis animando a todos a pedir a Dios, al Padre, por nuestras necesidades cotidianas, porque “cuando tenemos necesidad de su ayuda, Jesús no nos pide renunciar y cerrarnos en nosotros mismos, sino que nos llama a dirigirnos al Padre y pedirle cosas con fe”.

“Todas nuestras necesidades, desde aquellas más cotidianas y evidentes, como la comida, la salud, el trabajo, hasta aquellas más trascendentales como ser perdonados y sostenidos en la tentación, no son el espejo de nuestra soledad: en cambio, hay un Padre que siempre nos mira con amor, que nunca nos abandona”, concluyó.

El Papa condena ataque terrorista en Londres: Que el Espíritu done paz al mundo

Luego de la Misa por la Solemnidad de Pentecostés que Presidió en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco rezó el Regina Coeli y condenó el brutal ataque terrorista islamista de Londres en el que han muerto ya siete personas.

El Papa Francisco. Foto: ACI Prensa

“Que el Espíritu Santo done paz al mundo entero; sane las plagas de la guerra y del terrorismo, que también esta noche, en Londres, ha golpeado a personas inocentes: oremos por las víctimas y sus familiares”.

En la noche del sábado, después de las 22:00 hora local, una furgoneta se lanzó a más de ochenta kilómetros por hora sobre un grupo de viandantes en una popular zona de bares y restaurantes.

Resultado de imagen para ataque terrorista en Londres

Tres hombres salieron del interior del vehículo, armados con cuchillos y con chalecos “suicidas” que resultaron ser falsos.

Los terroristas atacaron con los cuchillos a decenas de personas a la entrada de los bares y de los pubs, de camino hacia una de las zonas más conocidas y en la que se concentra más gente en la noche, Market. La policía evacuó la zona y acorraló a los terroristas y disparó contra ellos.

Scotland Yard –la policía británica–, ha confirmado ya siete víctimas mortales y 48 heridos junto a los tres terroristas.

Reino unido se encuentra en máxima alerta, al igual que la mayoría de países de Europa.

Evangelio del día: Dar a Dios lo que es de Dios significa hacer su voluntad

Marcos 12,13-17 – IX martes tiempo ordinario: Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios
Evangelio según San Marcos 12,13-17

Resultado de imagen para papa francisco

Al César lo el César y a Dios lo de Dios: “En aquel tiempo, los sumos sacerdotes y los escribas, enviaron a unos fariseos y herodianos a Jesús para sorprenderlo en alguna de sus afirmaciones. Ellos fueron y le dijeron: “Maestro, sabemos que eres sincero y no tienes en cuenta la condición de las personas, porque no te fijas en la categoría de nadie, sino que enseñas con toda fidelidad el camino de Dios. ¿Está permitido pagar el impuesto al César o no? ¿Debemos pagarlo o no?” Pero él, conociendo su hipocresía, les dijo: “¿Por qué me tienden una trampa? Muéstrenme un denario”. Cuando se lo mostraron, preguntó: “¿De quién es esta figura y esta inscripción?”. Respondieron: “Del César”. Entonces Jesús les dijo: “Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios”. Y ellos quedaron sorprendidos por la respuesta” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

“Dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” (Mt 22,21). Jesús responde con esta frase irónica y genial a la provocación de los fariseos que, por decirlo de alguna manera, querían hacerle el examen de religión y ponerlo a prueba.

Es una respuesta inmediata que el Señor da a todos aquellos que tienen problemas de conciencia, sobre todo cuando están en juego su conveniencia, sus riquezas, su prestigio, su poder y su fama. Y esto ha sucedido siempre.

Jesús pone el acento en la segunda parte de la frase: “y DAR a Dios lo que es de Dios”. Lo cual quiere decir reconocer y creer firmemente, frente a cualquier tipo de poder, que sólo Dios es el Señor del hombre, y no hay ningún otro.

Dar a Dios lo que es de Dios significa estar dispuesto a hacer su voluntad y dedicarle nuestra vida y colaborar con su Reino de misericordia, de amor y de paz.

En eso reside nuestra verdadera fuerza, la levadura que fermenta y la sal que da sabor a todo esfuerzo humano contra el pesimismo generalizado que nos ofrece el mundo.

En eso reside nuestra esperanza, porque la esperanza en Dios no es una huida de la realidad, no es una coartada: es ponerse manos a la obra para devolver a Dios lo que le pertenece.

Por eso, el cristiano mira a la realidad futura, a la realidad de Dios, para vivir plenamente la vida –con los pies bien puestos en la tierra– y responder, con valentía, a los incesantes retos nuevos. (Homilía de la Misa de conclusión del Sínodo extraordinario sobre la familia y de la beatificación Pablo VI, 19 de Octubre de 2014, )

Oración de sanación

Mi Señor, Tú trazas tu camino a seguir con claridad y justicia, con honestidad y generosidad, con amor y perdón. Por estoy dispuesto a seguir tus enseñanzas y actuar según tu voluntad

Tengo que aprovechar el tiempo para darte lo que realmente te mereces, darte lo que de por sí ya es tuyo y no encerrarme en mi egocentrismo barato que solo conduce por un camino individualista y lleno de frustraciones.

Solicito tu ayuda generosa para que, con tu gracia, me llenes de sabiduría para saber librarme de las trampas del mundo, para no perderme entre tantas distracciones que no edifican mi vida.

Que mi alma, cuerpo, mente y corazón, no se olviden jamás de que debo dar a Dios lo que es Dios y al César lo que es del César. Que no pierda mis fuerzas en mi deber de anunciarte a causa de mis debilidades.

Reconozco que muchas veces me he quedado con lo que te corresponde y lo he tomado de provecho personal, sin generar ningún fruto de bien en los otros. Perdóname por esos actos egoístas, por mi falta de caridad.

Solo Tú, oh mi Dios, sabes cómo aumentar mi fe y mi esperanza que mi débil corazón no alcanza, porque me amas y quieres que yo esté bien para poder serte útil y que no te dé un solo fruto sino más de cien.

Mi vida, mis acciones, todos los dones, talentos y carismas que me has regalado, son tuyos y para Ti, el resto, que se lo quede el César, el mundo.

Confío en que me bendices, me ayudas con este propósito de vida y fortaleces mi espíritu para hacerlo valiente y decidido ante los retos. Amén

Propósito para hoy

Presentarme ante los demás como realmente soy, evitando cualquier tipo de hipocresía por insignificante que pueda parecer

Frase de reflexión

“Frente a las dificultades de la vida, pidamos al Señor que permanezcamos firmes en el testimonio gozoso de nuestra fe”. Papa Francisco

Junio es el mes de Papá

Todo el mes de Junio, tus libros favoritos tienen un 20% de descuento, para cada tipo de papá hay un libro distinto, no te pierdas de esta oportunidad, acércate a cualquiera de nuestras librerías o mediante nuestra página web: www.sanpabloperu.com.pe/comprar y te llevamos tus títulos a tu domicilio.

Libros para el papá emprendedor

Resultado de imagen para papa emprendedor

 Libros para el papá mayor

Resultado de imagen para papa mayor

Libros para el papá narrador:

Resultado de imagen para papa hijo cuento

Libros para el papá primerizo:

Resultado de imagen para papa mama embarazo

 

 

El Papa te explica porqué San Pedro pidió ser crucificado en una cruz invertida

Papa Francisco: Jesús confió sus ovejas a Pedro, el más pecador de los apóstoles, lo invitó a pastorear al pueblo con humildad y amor

“Jesús confió sus ovejas a Pedro, el más pecador de los otros once apóstoles, y lo invitó a pastorear al pueblo de Dios con humildad y amor, a pesar de sus errores y pecados”. Ese fue el mensaje del Papa Francisco en la homilía de la Santa misa que celebra por la mañana en la Casa Santa Marta.

El Papa Francisco comentó el Evangelio de Juan (Jn 21,15-19), en el cual Jesús resucitado conversa con Pedro en la orilla del lago donde había sido llamado por primera vez.

papa francisco pensativo san pedro crucificado al reves boca abajo

Por muy pecador que seas, Dios puede escogerte

Fue un diálogo tranquilo y sereno entre amigos y que tuvo lugar en el ambiente de la Resurrección. En ese caso, Jesús confía sus ovejas a Pedro, pidiéndole tres veces si lo amaba.

Jesús, escogió entre los apóstoles, al más pecador. Los otros escaparon, pero Pedro le negó: “No lo conozco” .Y Jesús le preguntó: “¿Me amas más que estos?” Jesús escogió al peor pecador”

Pastorear al pueblo de Dios con humildad, a pesar de los errores

La elección de Jesús de elegir al más pecador de los once apóstoles restantes para pastorear al pueblo de Dios con amor nos hace pensar.

Corregir con amor, con humildad

No pastorear con la cabeza bien alta, como un conquistador. No; pastorea con humildad, con amor, como lo hizo Jesús. Esta es la misión que Jesús le da a Pedro. Sí, con pecados y errores.

Justo después de este diálogo, Pedro resbala de nuevo, comete un error y se siente tentado por la curiosidad y le pregunta al Señor: “Pero este otro discípulo, ¿a dónde irá, qué hará?” Jesús lo corrige, pero con amor, en medio de sus errores y pecados… con amor:

“Porque estas ovejas no son tus ovejas sino mías… Ama. Si eres mi amigo, debes ser amigo de ellos”

Pedro elige ser crucificado cabeza abajo

Recordemos cómo Pedro negó a Jesús ante el siervo del Sumo Sacerdote y cómo Jesús lo miró en ese momento, al que acababa de negar a su Señor.

Pero el apóstol que es valiente en negar, también es capaz de llorar lágrimas amargas.

Después de toda una vida dedicada al servicio del Señor, su vida terminó como la de su Señor: en la cruz. Pero él no se jactará: “¡Yo termino así como mi Señor!”, sino que más bien pide:

“Por favor, pónganme en la cruz con la cabeza hacia abajo, de manera que al menos, no se vea que yo soy el Señor, sino un siervo”

Esto es lo que podemos aprender de este diálogo hermoso, sereno, amistoso y modesto.

Mantenemos la cabeza alta por la dignidad que Dios nos da, pero bajamos la cabeza, sabiendo que somos pecadores y que el único Señor es Jesús; Nosotros somos siervos.

Evangelio del día: Humildad y oración para ser dócil a la Palabra de Dios

Marcos 12,1-12 – IX lunes tiempo ordinario: ¿Qué podemos hacer para no matar la Palabra de Dios y ser dóciles al Espíritu Santo?
Evangelio según San Marcos 12,1-12

papa francisco viendo lejano fondo amarillo claro

La parábola de los viñadores homicidas: “Jesús se puso a hablarles en parábolas: “Un hombre plantó una viña, la cercó, cavó un lagar y construyó una torre de vigilancia. Después la arrendó a unos viñadores y se fue al extranjero. A su debido tiempo, envió a un servidor para percibir de los viñadores la parte de los frutos que le correspondía. Pero ellos lo tomaron, lo golpearon y lo echaron con las manos vacías. De nuevo les envió a otro servidor, y a este también lo maltrataron y lo llenaron de ultrajes. Envió a un tercero, y a este lo mataron. Y también golpearon o mataron a muchos otros. Todavía le quedaba alguien, su hijo, a quien quería mucho, y lo mandó en último término, pensando: “Respetarán a mi hijo”. Pero los viñadores se dijeron: “Este es el heredero: vamos a matarlo y la herencia será nuestra”. Y apoderándose de él, lo mataron y lo arrojaron fuera de la viña. ¿Qué hará el dueño de la viña? Vendrá, acabará con los viñadores y entregará la viña a otros. ¿No han leído este pasaje de la Escritura: La piedra que los constructores rechazaron ha llegado a ser la piedra angular: esta es la obra del Señor, admirable a nuestros ojos?” Entonces buscaban la manera de detener a Jesús, porque comprendían que esta parábola la había dicho por ellos, pero tenían miedo de la multitud. Y dejándolo, se fueron” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Es posible adueñarse de la Palabra de Dios y disponer de ella según el propio gusto, si un cristiano no es humilde y no reza.

Éste es el drama de esta gente, ¡y también nuestro drama! Se adueñaron de la Palabra de Dios. Y la Palabra de Dios se vuelve palabra de ellos, una palabra según su interés, sus ideologías, sus teologías… pero a su servicio.

Y cada uno la interpreta según su propia voluntad, según su propio interés. Éste es el drama de este pueblo. Y para conservar esto, asesinan. Esto sucedió a Jesús

Los jefes de los sacerdotes y de los fariseos comprendieron que hablaba de ellos cuando escucharon esta palabra de Jesús. Trataron de capturarlo y hacerlo morir.

De este modo la Palabra de Dios se vuelve muerta, se vuelve prisionera, el Espíritu Santo está enjaulado en los deseos de cada uno de ellos.

Y es exactamente lo que nos sucede a nosotros cuando no estamos abiertos a la novedad de la Palabra de Dios, cuando no somos obedientes a la Palabra de Dios.

Pero hay una frase que nos da esperanza. La Palabra de Dios está muerta en el corazón de esta gente; ¡también puede morir en nuestro corazón! Pero no termina, porque está viva en el corazón de los sencillos, de los humildes, del pueblo de Dios.

¿Y nosotros, qué podemos hacer para no matar la Palabra de Dios, para ser dóciles, para no enjaular al Espíritu Santo? Dos cosas sencillas: Humildad y Oración.

Esta gente no rezaba. No tenía necesidad de rezar. Se sentían seguros, se sentían fuertes, se sentían dioses. Humildad y oración: con la humildad y la oración vamos adelante para escuchar la Palabra de Dios y obedecerle.

En la Iglesia. Humildad y oración en la Iglesia. Y así, no nos sucederá a nosotros lo que le pasó a esta gente: no mataremos para defender la Palabra de Dios, esa palabra que nosotros creemos que es la Palabra de Dios, pero que es una palabra totalmente alterada por nosotros (Homilía en Santa Marta, 21 de marzo de 2014)

Oración de sanación

Señor mío, tu Palabra es aliento que da vida, por medio de ella nos indicas las muchas maneras en que debemos obrar correctamente en cada situación y que debemos seguirla para procurar el bien

Te pido que me des la gracia de mantener siempre mi espíritu sediento de tu amor y que sea dirigido por la bondad y la humildad que provienen de la fuente inagotable de tu misericordia

Quiero reconocerte siempre como el Hijo santísimo del viñador que vino a recoger su cosecha. Siembra en mí tus siete dones y dame el tiempo necesario para hacerlos florecer, con tu bendición no fallaré

Lléname de tu bondad y de tu ternura para vivir a plenitud mi encuentro contigo, el Heredero divino del Reino del Padre, esa será la clave para vivir feliz y con desprendimiento hacia las cosas del mundo.

No quiero jamás separarme de tu amor, pues sin Ti no puedo con los problemas y dificultades. Solo con tu ayuda soy capaz de enfrentarlos, vencerlos y convertirlos en fuente de crecimiento personal.

Te reconozco presente en la Eucaristía, por eso acudo a ella con frecuencia para adorarte y que te adueñes de ese terreno árido en mi corazón para que lo fecundes y lo hagas próspero según tus designios

Ayúdame a mantener a brújula de mi corazón en tu dirección para buscar mi bien, el de los míos y de todos los que me encuentro en mi camino de vida.

Tu misericordia es infinita, por eso confío en ella, en que me proteges y me bendices cada día para darte los frutos que te mereces. Amén

Propósito para hoy

Rezaré un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria por la conversión de los pecadores, por la paz de los países en conflictos y por todos los cristianos que están siendo perseguidos a causa de la fe

Frase de reflexión

“Jesús nunca está lejos de nosotros pecadores. Él quiere derramar sobre nosotros, sin medida, toda su misericordia”. Papa Francisco

Encuentro Nacional de Coordinadores Diocesanos de Animación Bíblica

Alrededor de 30 participantes del norte, centro y sur del Perú finalizaron el jueves 1 de junio el  Encuentro Nacional de Coordinadores Diocesanos de Animación Bíblica, luego de 6 años, convocados por la Comisión de Episcopal de Misión y Espiritualidad sección de Animación Bíblica (CEMIES), en el Colegio de Jesús, Lima.

IMG-20170602-WA0011

 

Algunas de las expresiones que se mencionaron dan cuenta del espíritu que guió las reflexiones:

  • No queremos cambiar carteles, ni asustarnos con términos nuevos”
  • “Queremos trabajar una línea común entre los animadores para lograr insertar la Palabra en la vida de la Iglesia”.

16a5d0as

Renovados, fortalecidos y unidos en el Espíritu se lograron varias conclusiones que serán compartidas en los próximos días.

Papa Francisco a los niños: “Vuestros pequeños gestos pueden cambiar el mundo”

El Papa Francisco conversó con un grupo de niños, padres y profesores pertenecientes a la experiencia educativa cristiana “Caballeros del Grial” y les animó a contribuir a cambiar el mundo con pequeños gestos.

Durante la audiencia en el Aula Pablo VI, el Pontífice contestó a diversas preguntas que le plantearon los niños sobre la amistad, sobre lo que pueden aportar al mundo y sobre el sentido del sufrimiento.

Resultado de imagen para papa francisco

La amistad

Una de las primeras preguntas que le hicieron al Papa versó sobre el miedo a los cambios y sus consecuencias, en concreto, el miedo de una niña a perder a sus amigos en el cambio del colegio al instituto.

Francisco explicó que “la vida es un continuo ‘buenos días’ y ‘adiós’. Muchas veces es un ‘adiós’ breve, pero otras es un ‘adiós’ para años o para siempre. Se crece conociendo y despidiendo. Si tú no aprendes a despedirte bien, jamás aprenderás a conocer nueva gente”.

El Santo Padre dio mucha importancia a esta cuestión, ya que se trata de “un desafío de la vida”. Le explicó que en el cambio del colegio al instituto “tus compañeros no serán los mismos. Quizás os veáis de nuevo, y habléis, pero debes encontrar nuevos compañeros. Es un desafío”.

“En la vida debemos acostumbrarnos a ese camino: dejar algunas cosas, y encontrar cosas nuevas. Esto tiene también un riesgo”. En este sentido, animó a no tener miedo, a no cerrarse y crecer.
“Cuando un chico, una chica, un hombre, una mujer, dice basta y se acomoda en el sofá, no crece, cierra el horizonte de la vida”. Y puso un ejemplo. El Pontífice animó a los niños a mirar hacia uno de los muros del Aula Pablo VI. “Mira a ese muro. ¿Qué hay detrás? ¿No lo sabes? Así es el modo en que una persona no puede crecer. Tiene un muro delante. No se sabe qué hay al otro lado”.

“Pero si tú vas fuera, al campo, por ejemplo, ¿qué ves donde no hay muros? ¡Todo! Ves el horizonte. Debemos aprender a mirar la vida mirando horizontes. Siempre más, siempre más. Siempre adelante. Esto es el conocer nuevas gentes, conocer nuevas situaciones…”.

Ello no implica olvidarse de los viejos amigo, “no. Siempre hay un bello recuerdo. Con frecuencia nos reencontramos con los antiguos compañeros, te saludan. Pero debemos continuar siempre adelante para crecer”.

Resultado de imagen para papa francisco

Cambiar el mundo

Una segunda pregunta que los niños hicieron al Papa trató sobre qué se puede hacer para cambiar el mundo. Él contesto que “si ya es difícil para la gente grande, para la gente que ha estudiado, para la gente que tiene la capacidad de gobernar los países, cuanto más difícil será para un niño o una niña, ¿no?”

Y reconoció: “sí, es difícil. Pero querría preguntaros: ¿Es posible? ¿Vosotros, podéis cambiar el mundo? Sí, pero ¿cómo?: con las cosas que están en torno a vosotros”.

Puso un ejemplo: “Siempre, cuando voy con los niños, les pregunto: ‘Si tienes dos caramelos y se te acerca un amigo, ¿qué haces?’. Normalmente todos responden: ‘Le doy uno a él y el otro me lo quedo’. Algunos no lo dicen, pero piensan: ‘Me guardo los dos en el bolsillo y me los como luego cuando se marche’”.

“La primera es una actitud positiva –explicó–, la otra es una actitud egoísta, negativa”. Ilustró estas dos actitudes con el símbolo de la mano: “la mano abierta simboliza la actitud positiva, la cerrada simboliza la negativa”.

“Para cambiar el mundo hace falta tener la mano abierta. La mano es un símbolo del corazón. Es decir, hace falta tener el corazón abierto”.

Francisco no dejó pasar la oportunidad para animar a los niños a empezar a cambiar el mundo con pequeños gestos que nazcan de ese corazón abierto. “El mundo se cambia abriendo el corazón. Escuchando a los otros, recibiendo a los otros, compartiendo las cosas, y vosotros podéis hacer lo mismo”.
Puso otro ejemplo: “Si tú tienes un compañero, un amigo, una amiga que no te gusta, que es un poco antipático, ¿vas a los demás a hablar mal de esa persona? Eso es estar cerrado, tener el corazón cerrado, la mano cerrada. En cambio, si lo dejas pasar, no me gusta, pero no digo nada. Eso en cambio es tener el corazón abierto, la mano abierta”.

“Es un gesto pequeño, pero podemos cambiar el mundo con las pequeñas cosas de cada día, con la generosidad, con el compartir, creando vínculos de fraternidad. Si alguno me insulta, y yo le insulto, eso es tener el corazón cerrado. En cambio, si alguno me insulta y yo no respondo, eso es tener el corazón abierto”. Y pidió: “¡Nunca respondáis al mal con el mal!”.

El sentido del sufrimiento

La última pregunta que le hicieron los niños al Pontífice trató sobre el sentido del dolor y del sufrimiento: “¿Cómo podemos entender que el Señor nos ame cuando nos quita a las personas o cosas que no quisieras perder jamás?”.

Tras meditar la respuesta durante unos segundos, el Santo Padre completó la pregunta concretándola un poco más: “Pensemos un poco, todos juntos, con la imaginación, en un hospital de niños. ¿Cómo se puede pensar que Dios ame a esos niños y les deje enfermar, les deje morir, muchas veces?”.

“Pensad en esta pregunta: ¿por qué sufren los niños? ¿Por qué hay niños en el mundo que sufren hambre, mientras que en otros lugares del mundo derrochan? ¿Por qué?”. “Hay preguntas que no se pueden responder con las palabras. No tengo palabras para explicarlo”, reconoció.

“Con frecuencia encontrarás cualquier explicación, pero no del por qué, sino del para qué. Cuando yo me hago, en la oración, esa pregunta, por qué sufren los niños, el Señor no me responde. Y entonces miro el crucifijo. Si Dios permitió que su Hijo sufriera así por nosotros, cualquier cosa debe haber allí que tenga un sentido. Pero yo no puedo explicar el sentido. Hay en la vida preguntas y situaciones que no se pueden explicar”, concluyó.

Evangelio del día: Jamás debemos olvidar al primer amor: Jesús

Juan 21,15-19 – VII viernes de Pascua: Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos? Apacienta mis corderos
Evangelio según San Juan 21,15-19

Jesús da la misión a Pedro: En aquel tiempo, le preguntó Jesús a Simón Pedro: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?” Él le contestó: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero.” Jesús le dijo: “Apacienta mis corderos.” Por segunda vez le preguntó: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas?” Él le respondió: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero.” Jesús le dijo: “Pastorea mis ovejas.” Por tercera vez le preguntó: “Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?” Pedro se entristeció de que Jesús le hubiera preguntado por tercera vez si lo quería, y le contestó: “Señor, tú conoces todo; tú bien sabes que te quiero.” Jesús le dijo: “Apacienta mis ovejas. Yo te lo aseguro: cuando eras joven, tú mismo te ceñías la ropa e ibas adonde querías; pero, cuando seas viejo, extenderás los brazos y otro te ceñirá y te llevará adonde no quieres”. Esto se lo dijo para indicarle con qué género de muerte habría que glorificar a Dios. Después le dijo: Sígueme” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

¿Cómo va el primer amor?. Es decir, ¿estoy enamorado de ti como el primer día? ¿Soy feliz contigo o te ignoro? Preguntas universales que hay que hacerlas con frecuencia.

Resultado de imagen para papa francisco

Y no sólo los cónyuges en la pareja, sino también los sacerdotes y los obispos ante Jesús. Porque es Jesús quien nos lo pregunta como un día hizo con Pedro:

“Simón, hijo de Juan, ¿me amas?”

Esta es la pregunta que me hago a mí, a mis hermanos obispos y a los sacerdotes. Como va el amor de hoy, el de Jesús, ¿no? ¿Es como el primero? ¿Estoy enamorado como el primer día? ¿O el trabajo, las preocupaciones un poco me hacen mirar otras cosas, y olvidar un poco el amor? Pero los cónyuges pelean, pelean. Y eso es normal. Pero cuando no hay amor, no se pelea: se rompe.

Jamás olvidar el primer amor. Jamás. Hay que tener varios aspectos presentes en la relación de diálogo de un sacerdote con Jesús:

1.- Antes de querer convertirse en un intelectual de la filosofía, de la teología o de la patrología debe ser un pastor, tal como Jesús le pidió a Pedro cuando le dijo: “Apacienta mis ovejas”.

El resto, viene después. Apacienta. Con la teología, con la filosofía, con la petrología, con lo que estudias, pero apacienta. Se pastor. Porque el señor nos ha llamado para esto.

Y las manos del obispo sobre nuestra cabeza son para ser pastores. Es una segunda pregunta, ¿no? La primera es: “¿Cómo va el primer amor?”.

2.- La segunda es ésta: “¿Soy pastor, o soy un empleado de esta ONG que se llama Iglesia?”. Hay una diferencia. ¿Soy pastor? Una pregunta que yo debo hacerme, que los obispos se deben hacer, y también los sacerdotes: todos. Apacienta. Pastorea. Ve adelante.

3.- No hay gloria ni majestad para el pastor consagrado a Jesús. No, hermano. Terminará del modo más común, incluso más humillante, tantas veces, en un lecho, que te dan de comer, que te deben vestir… Pero inútil, allí, enfermo…. El destino es terminar como terminó Él, amor que muere como la semilla de grano y después vendrá el fruto. Pero yo no lo veré.

4.- Sígueme: Si nosotros hemos perdido la orientación o no sabemos cómo responder sobre el amor, no sabemos cómo responder sobre este ser pastores, no sabemos cómo responder o no tenemos la certeza de que el Señor no nos dejará solos, incluso en los momentos peores de la vida, en la enfermedad, Él dice: “Sígueme”.

Es ésta nuestra certidumbre. Sobre las huellas de Jesús. En ese camino. “Sígueme”. (Homilía en Santa Marta, 06 de junio de 2014)

Oración de Sanación

Señor mío, Tú conoces todos mis pensamientos, incluso aquellos que habitan en los más profundo de mi corazón. Sabes que a menudo fallo; pero bien sabes que te amo y lo quiero seguir intentando

Te pido perdón, porque por culpa de mis malas inclinaciones, a veces me aparto de Ti, me distancia de tu gracia y me alejo de ese amor incondicional que sólo Tú me ofreces.

Me arrepiento, mi Señor, por las muchas veces que te ofendí y no busqué hacer el bien. Ayúdame a amarte con todas mis fuerzas, con todo mi ser, con todo mi corazón y todo mi espíritu.

Sé que Tú también quieres que te ame con todas mis fuerzas, que corresponda a tu fidelidad, pero no me lo exiges, porque el amor no se exige, sino que te lo entregue por deseo y en libertad.

Gracias por acercarte a mí, por enseñarme que tu gracia me basta para ser feliz y por ayudar a que, con tu amor y tu poder, mi corazón se vea libre y sanado de esas heridas de la vida.

Hoy quiero sentirme verdaderamente valorado y amado por Ti, comprendiendo que tu relación conmigo nació del amor y el sacrificio y a la que debo mantenerme unido si quiero vencer en mis batallas.

Oh Señor, Tú lo sabes todo, mis caídas y mis quebrantos. Tú llenas todos mis vacíos y repones mis fuerzas motivándome a actuar con valentía.

Ven a mi vida, acampa en mi corazón, lléname de tu poder para sentirte en cada momento de mi vida y poder proclamar tu amor al mundo entero. Amén

Propósito para hoy

Voy a rezar tres avemarías pidiendo a Dios discernimiento para saber hablar, actuar y vivir de acuerdo a su voluntad.

Frase de reflexión

“Todos los bautizados somos discípulos misioneros, llamados a ser en el mundo Evangelio vivo”. Papa Francisco

La familia es un tesoro precioso y no “una pieza de museo”

Las familias no son “piezas de museo”, resaltó el Papa Francisco, sino que en realidad son un “tesoro precioso” por el que todos debemos tener gran estima.

El Santo Padre hizo esta valoración durante la audiencia que concedió, en el Vaticano, a los participantes en el encuentro promovido por la Federación Europea de las Asociaciones Familiares Católicas.

El Santo Padre saluda a una familia en el Vaticano. Foto: L'Osservatore Romano
El Pontífice aseguró que la familia es “un tesoro precioso”. En este sentido, afirmó que “la imagen del ‘tesoro’ es una imagen que refleja muy bien la estima que todos debemos tener por la familia”.

“En efecto, las familias no son piezas de museo, sino que por medio de ellas se concreta la capacidad de darse, el compromiso recíproco y la apertura generosa a los demás, así como el servicio a la sociedad”.

El Papa destacó que la familia es “la célula fundamental de la sociedad”. Explicó que “en Amoris laetitia quise poner en evidencia cómo a partir de la familia podemos concretar la capacidad de entregarse a los demás por medio de la belleza y de la alegría del amor recíproco”.
Por ello, pidió un mayor peso de la familia en la sociedad y que su voz sea escuchada. “No hay mejor aliado para el progreso integral de la sociedad que favorecer la presencia de la familia en el contexto social”.

“De hecho, se sigue admitiendo que la familia es la base de la sociedad y que continúa siendo la estructura más adecuada para asegurar a las personas el bien integral necesario para su desarrollo permanente”.

El Obispo de Roma puso en valor los beneficios que, tanto para la persona como para el conjunto de la sociedad, tiene la unidad de la familia: “Quiero evidenciar cómo la unidad de todos los miembros de la familia y el compromiso solidario de toda la sociedad hacia ella, son aliados del bien común y de la paz”.

Resultado de imagen para PAPA FRANCISCO FAMILIA

“La familia es la relación interpersonal por excelencia en cuanto que es una comunión de personas”, subrayó. “Conyugalidad, paternidad, maternidad, filiación, fraternidad hacen posible que la persona sea introducida en la familia humana”.

“El modo de vivir estas relaciones –continuó– se dicta en comunión, motor de la verdadera humanización y de la evangelización. Por ello, hoy más que nunca, resulta necesaria la cultura del encuentro, en la cual se revaloriza la unidad en la diferencia, la reciprocidad, la solidaridad entre generaciones. Este ‘capital familiar’ está llamado a impregnar las relaciones económicas, sociales y políticas del continente europeo”.

La familia no puede quedarse aislada, advirtió Francisco, “necesita salir de sí misma, necesita dialogar y encontrarse con los otros para dar vida a una unidad que no sea uniformidad, y que genere el progreso y el bien común”.

También recordó lo mucho que las familias deben a los que les precedieron, a los antepasados, que “son la memoria permanente que nos debe motivar a poner la sabiduría del corazón, y no solo la técnica, en la creación de iniciativas sobre la familia y para la familia. Ellos son la memoria, y las nuevas generaciones son la responsabilidad que tenemos ante nosotros”.

“El servicio a la sacralidad de la vida se concreta en la alianza entre generaciones; se concreta en el servicio a todos, especialmente a los más necesitados, a las personas con discapacidades, a los huérfanos”.
Se concreta, también, “en la solidaridad con los migrantes; en el paciente arte de educar que ve a cada joven como un sujeto digno de todo el amor familiar; en el derecho a la vida del nasciturus que todavía no tiene voz; y en condiciones de vida dignas para los ancianos”.

El Santo Padre también animó a “desarrollar con creatividad nuevos métodos y estrategias con el fin de que la familia pueda ejercitar, tanto en el ámbito eclesial como en el civil, la triple misión de sostenimiento de las nuevas generaciones, de acompañamiento en el camino, tantas veces accidentado, de la vida, y de la guía que muestran las referencias de los valores y del significado en el camino de cada día”.

Por último, el Papa analizó la situación de crisis social por la que atraviesa Europa. “En la actualidad, Europa está afrontando crisis de muy diversa índole, incluyendo la situación familiar. Pero las crisis son motivaciones para trabajar mejor con fe y esperanza”.

Imagen relacionada

“En especial, Europa atraviesa en este momento por cuatro crisis: la demográfica, la migratoria, la laboral y la educativa”.

“Estas crisis podrían encontrar horizontes positivos en la misma cultura del encuentro, donde diferentes actores sociales, económicos y políticos se unen para designar políticas en favor de la familia”, subrayó.

Evangelio del día: Seguir a Jesús por amor, entregando todo tu corazón

Juan 17,20-26 – VII jueves de Pascua: Padre, te pido por ellos, para que todos sean uno, como Tú, Padre, en mí y Yo en Ti somos uno
Evangelio según San Juan 17,20-26

Imagen relacionadaQue el mundo conozca al Padre: En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos al cielo y dijo: “Padre, no sólo te pido por mis discípulos, sino también por los que van a creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno, como tú, Padre, en mí y yo en ti somos uno, a fin de que sean uno en nosotros y el mundo crea que tú me has enviado. Yo les he dado la gloria que me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno. Yo en ellos y tú en mí, para que su unidad sea perfecta y así mundo conozca que tú me has enviado y que los has amas, como me amas a mí. Padre, quiero que donde yo esté, estén también conmigo los que me has dado, para que contemplen mi gloria, la que me diste, porque me has amado antes de la creación del mundo. Padre justo, el mundo no te ha conocido; yo sí te conozco y éstos han conocido que tú me enviaste. Yo les he dado a conocer tu nombre y se lo seguiré dando a conocer, para que el amor con que me amas esté en ellos y yo también en ellos.” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

¿Qué pide el Señor al Padre?: La unidad de la Iglesia: que la Iglesia sea una, que no haya divisiones, que no haya altercados. Para esto es necesaria la oración del Señor, porque la unidad en la Iglesia no es fácil.

He aquí la referencia a muchos que dicen estar en la Iglesia, pero están dentro sólo con un pie, mientras el otro queda fuera.

Para esta gente la Iglesia no es la casa propia. Se trata de personas que viven como arrendatarios, un poco aquí, un poco allá. Es más, hay algunos grupos que alquilan la Iglesia, pero no la consideran su casa. Entre estos, hay tres categorías:

1.- Los uniformistas

Son los que quieren que todos sean iguales en la Iglesia. Su estilo es uniformar todo: todos iguales. Están presentes desde el inicio, es decir, desde que el Espíritu Santo quiso hacer entrar en la Iglesia a los paganos…

Son cristianos rígidos, porque no tienen la libertad que da el Espíritu Santo. Y confunden lo que Jesús predicó en el Evangelio y su doctrina de igualdad, mientras que Jesús nunca quiso que su Iglesia fuera rígida.

Estos, por lo tanto, a causa de su actitud no entran en la Iglesia. Se dicen cristianos, se dicen católicos, pero su actitud rígida les aleja de la Iglesia.

2.- Los alternativistas

Estos son los que piensan: “Yo entro en la Iglesia, pero con esta idea, con esta ideología”. Ponen condiciones y así su pertenencia a la Iglesia es parcial.

También ellos tienen un pie fuera de la Iglesia; alquilan la Iglesia pero no la sienten propia; y también ellos están presentes desde el inicio de la predicación evangélica, como testimonian los gnósticos, que el apóstol Juan ataca muy fuerte: “Somos… sí, sí… somos católicos, pero con estas ideas”.

Estas personas buscan una alternativa, porque no comparten el sentir común de la Iglesia.

3.- Los ventajistas o especuladores

Son los que buscan ventajas. Ellos van a la Iglesia, pero para ventaja personal y acaban haciendo negocios en la Iglesia.

Son especuladores, presentes también ellos desde los inicios: como Simón el mago, Ananías y Safira, que se aprovechaban de la Iglesia para su beneficio…

Muchos personajes de este tipo se encuentren regularmente en las comunidades parroquiales o diocesanas, en las congregaciones religiosas, ocultándose bajo las apariencias de bienhechores de la Iglesia…

También ellos, naturalmente, no sienten a la Iglesia como madre.

Jesús dice que “la Iglesia no es rígida, es libre”. En la Iglesia hay tantos carismas, hay una gran diversidad de personas y de dones del Espíritu. Jesús dice: “en la Iglesia tú debes dar tu corazón al Evangelio”, a lo que el Señor enseñó, y no guardarte una alternativa.

El Señor nos dice: “si quieres entrar en la Iglesia, hazlo por amor, para dar todo, todo el corazón y no para hacer negocios en tu favor.

Todos estamos llamados a la docilidad al Espíritu Santo. Y es precisamente la virtud la que nos salvará de ser rígidos, de ser alternativistas y del ser ventajistas o especuladores en la Iglesia: la docilidad al Espíritu Santo, aquel que hace la Iglesia. (Homilía en Santa Marta, 05 de junio de 2014)

Oración de Sanación

Mi Señor, gracias por tanto amor y comprensión. Gracias por tu mirada compasiva y acogerme siempre que me siento afligido y lleno de cargas y preocupaciones. Eres mi gran alivio y consuelo.

Uno de tus deseos más profundos es que, entre todos, logremos la unidad, que todos seamos uno cómo Tú y el Padre lo son. Quiero que llegue el día en que mi unión contigo sea sincera, gloriosa, perfecta.

Me esfuerzo a diario en la oración para cumplir con el propósito de vida que me has asignado, asumiendo mi rol en todos mis ambientes y cumpliendo con tus preceptos para ser un multiplicador de tu esperanza.

Abro mi mente y mi espíritu para recibir tu Palabra, meditarla en lo más profundo de mí y hacer que mi corazón sólo tenga trazado la ruta de la reconciliación de todos los que te amamos y te servimos.

Que cada una de mis acciones, sean grandes o pequeñas, sean reflejo de tu bondad. Que todo el que se encuentre conmigo pueda decir que Tú habitas en mi corazón y quiera también formar parte de tu Reino.

Deseo, con la fuerza de tu Espíritu Santo, realizar obras en tu Nombre que edifiquen una mejor sociedad, abierta a cumplir y seguir el camino que nos prometes lleno de gozo y de vida en abundancia.

Te pido que aumentes mi fe, mi amor, ese amor que une a las personas, que acorta distancias, resta diferencias, rompe barreras, derriba los muros

Derrama tu gracia en mi vida y ayúdame a comprender mis fragilidades para asumirlas y transformarlas en oportunidades de crecimiento. Amén

Propósito para hoy

Haré hoy, o en esta semana, una visita de al menos 15 minutos, al Santísimo Sacramento y pediré por todas las necesidades de la Iglesia y por sus misioneros.

Frase de reflexión

“La Virgen María está siempre a nuestro lado, sobre todo cuando sentimos el peso de la vida con todos sus problemas”. Papa Francisco

¡Pentecostés es el cumpleaños de la Iglesia y nos regala la esperanza!, afirma el Papa

El Papa afirmó que “la esperanza es como una vela” que “recoge el viento del Espíritu y los transforma en fuerza motriz que empuja la barca”. “Los hombres tienen necesidad de esperanza para vivir tienen necesidad del Espíritu Santo para esperar”, añadió.

El Papa Francisco bendice a un niño durante la Audiencia. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa
En este sentido, “abundar en la esperanza significa no desanimarse nunca, significa esperar ‘contra toda esperanza’, es decir, esperar también cuando viene de menos cada motivo humano que esperar, como fue para Abraham cuando Dios le pidió sacrificar a su único hijo, Isaac, y como fue, todavía mayor aún, para la Virgen María bajo la cruz de Jesús”.

Francisco subrayó que “el Espíritu Santo hace posible esta esperanza invencible dándonos testimonio interior de que somos hijos de Dios y sus herederos”.

El Papa también explicó que el Espíritu Santo “hace que seamos sembradores de esperanza” y “consoladores y defensores de los hermanos”.

“Son sobre todo los pobres, los excluidos, los no amados, los que necesitan de alguien que se haga para ellos ‘paráclito’, es decir, consolador y defensor”. Y “el Espíritu Santo alimenta la esperanza no solo del corazón de los hombres, sino también de toda la creación”.
El Santo Padre aprovechó para pedir respetar la creación porque “no se puede desfigurar un cuadro sin ofender al artista que lo ha creado”.

“Que la próxima fiesta de Pentecostés –que es el cumpleaños de la Iglesia– nos encuentre en oración, con María, la Madre de Jesús y nuestra. Y el don del Espíritu Santo nos haga abundar en la esperanza”, concluyó el Pontífice.

Evangelio del día: María, con su saludo, trae al Espíritu Santo

Lucas 1,39-45 – VII miércoles de Pascua: La Iglesia llama a María: causa de nuestra alegría ¿Por qué? Porque trae la alegría más grande: Jesús
Evangelio según San Lucas 1,39-56

Resultado de imagen para papa francisco virgen

La vista de María a su prima Isabel: “En aquellos días, María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: “¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor. María dijo entonces: “Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. El hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia -como lo había prometido a nuestros padres- en favor de Abrahán y su descendencia por siempre”. María permaneció con Isabel unos tres meses y luego regresó a su casa”. Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

La Virgen va a visitar a Isabel, e Isabel le dice: «He aquí, apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno».

Todo es alegría. Pero nosotros cristianos no estamos muy acostumbrados a hablar de alegría, de gozo. Creo que muchas veces nos gustan más los lamentos. ¿Qué es la alegría? La clave para comprender esta alegría es lo que dice el Evangelio:

“Isabel fue colmada de Espíritu Santo”.

Es el Espíritu Santo quien nos da la alegría. En la primera oración de la misa hemos pedido también la gracia de la docilidad al Espíritu Santo, quien nos da la alegría.

[...] A mí me gusta pensar: los jóvenes cumplen la Ley; los ancianos tienen la libertad de dejar que el Espíritu les guíe. Es hermoso esto.

Es precisamente el Espíritu quien nos guía. Él es el autor de la alegría, el creador de la alegría. Y esta alegría en el Espíritu nos da la verdadera libertad cristiana.

Sin alegría, nosotros, cristianos, no podemos llegar a ser libres. Nos convertimos en esclavos de nuestras tristezas.

No se puede llevar adelante el Evangelio con cristianos tristes, desesperanzados, desalentados; no se puede. Esta actitud es un poco funeraria. En cambio, la alegría cristiana deriva precisamente de la alabanza a Dios.

[...] Es precisamente ella, la Virgen quien trae las alegrías. La Iglesia la llama causa de nuestra alegría, causa nostrae letitiae.¿Por qué? Porque trae nuestra alegría más grande, trae a Jesús.

Y trayendo a Jesús hace que este niño salte de alegría en el seno de la madre. Ella trae a Jesús. Ella con su oración hace que el Espíritu Santo irrumpa. Irrumpe ese día de Pentecostés; estaba allí.

Debemos rezar a la Virgen para que al traer a Jesús nos dé la gracia de la alegría, de la libertad; nos dé la gracia de alabar, de hacer oración de alabanza gratuita, porque Él es digno de alabanza, siempre. (Homilía en Santa Marta, 01 de junio de 2013)

Oración de Sanación

Señor Jesús, te agradezco eternamente por tu poderosa presencia en mi vida y hacerme sentir amado y bendecido en cada paso que doy. Creo firmemente puedes salvarme y apartarme de todos mis miedos.

Tú eres mi guardián fiel, haces que me levante en victoria y me das las fuerzas para continuar en mis momentos de angustia. Estoy seguro que puedo vencer cada uno de mis problemas con gran confianza en tu poder.

Te pido que aumentes mi fe, que la hagas brillar y mantenerse sólida en toda circunstancia de mi vida, que pueda proclamarte como María, que aceptó tu voluntad con confianza y la enalteciste por su humildad.

Confío en que esa fe es la mejor gracia que puedo recibir de Ti para comprender la profundidad de todos tus misterios de amor. Gracias por hacerme experimentar esa paz profunda como lo sintió María mientras meditaba en silencio tus Palabras.

Cómo María, quiero estar siempre presto para el servicio, ella, Arca de la Nueva Alianza, la portadora de Dios en Jesús, Hijo del altísimo, supo cómo recogerse y donarse a quien lo necesitaba, sin importar su condición o la distancia.

Ella enciende esa luz en los corazones de los fieles para guiarnos a tu encuentro. Si Tú, mi Señor, eres rico en misericordia, ella es Madre de misericordia que con su “Sí” llevó a cabo tu obra salvadora en todos nosotros.

Mi corazón se siente firme ahora. No apartes tu mano victoriosa de mí. Confío en me llenarás de paciencia para no desesperarme a la hora de la prueba.

Que María me sostenga y sea mi apoyo en esta tarea de servirte con alegría y comprometido con tu Reino. Amén

Propósito para hoy

Rezaré un Padrenuestro durante el almuerzo pidiendo por las familias que se encuentran necesitadas

Frase de reflexión

“Pidamos por todos los sacerdotes buenos y fieles, que se entregan a los demás con generosidad y abnegación, sin hacer ruido”. Papa Francisco

Vaticano cancela viaje del Papa Francisco a Sudán del Sur al no garantizarse la seguridad

Uno de los viajes que el Papa Francisco tenía previsto realizar en los próximos meses de momento no se llevará a cabo. El portavoz del Vaticano, Greg Burke, informó hoy que Sudán del Sur, en África, queda borrado de la agenda del Pontífice debido a motivos de seguridad al no poderse garantizar unas mínimas condiciones.

El viaje no contaba aún con una fecha concreta, aunque el Vaticano preveía que se pudiera llevar a cabo entre octubre y noviembre. La intención era que el Santo Padre estuviese acompañado por el Arzobispo de Canterbury, Justin Welby, de la Iglesia anglicana.

Hace ya algunas semanas, una comitiva de la Santa Sede encargada de la organización de los viajes, se había trasladado a este país para estudiar la posibilidad de la visita. No obstante, los informes no favorables han hecho que quede suspendida.

El Papa Francisco. Foto: L'Osservatore Romano
Incluso los obispos del país en Visita ad limina en octubre de 2016 daban por cierto el viaje.

El conflicto en Sudán del Sur estalló en diciembre de 2013 después de que el Presidente sursudanés, Salva Kiir, de etnia dinka, acusara a su entonces Vicepresidente, Riek Machar, de la tribu nuer, de un intento de golpe de Estado.

A pesar de que ambas partes firmaron un acuerdo de paz en agosto de 2015, el conflicto se reanudó en julio de 2016 y desde entonces la violencia ha ido en aumento y ha degenerado en un conflicto de trasfondo étnico.

Además, la guerra ha provocado que crezca la situación de hambruna, algo que incluso el Papa Francisco denunció en un Ángelus. “Despiertan particular preocupación las dolorosas noticias que llegan del atormentado Sudán del Sur, donde a un conflicto fratricida se une una grave crisis alimentaria que afecta a la Región del Cuerno de África y que condena a la muerte por hambre a millones de personas, entre ellos a muchos niños”.