Facebook Twitter Google + YouTube  Perú   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo de Etiquetas de Cristiano

Evangelio del día: El camino del cristiano no es un camino de venganza

Lucas 9,51-56 – XXVI martes tiempo ordinario: Dios nos guía como un padre guía a su niño: con ternura, con amor, con la caridad… Estamos en su manos
Evangelio según San Lucas 9,51-56

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

La venganza es reprochable: “Cuando estaba por cumplirse el tiempo de su elevación al cielo, Jesús se encaminó decididamente hacia Jerusalén y envió mensajeros delante de él. Ellos partieron y entraron en un pueblo de Samaría para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron porque se dirigía a Jerusalén. Cuando sus discípulos Santiago y Juan vieron esto, le dijeron: “Señor, ¿quieres que mandemos caer fuego del cielo para consumirlos?”. Pero él se dio vuelta y los reprendió. Y se fueron a otro pueblo”. Palabra del Señor.

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

Reflexión del Papa Francisco

papa francisco mirando hacia abajo triste orando

Jesús reprocha a estos dos apóstoles, Santiago y Juan, porque querían que bajara fuego del cielo sobre quienes no habían querido recibirle en una aldea de samaritanos. Y tal vez en su imagen estaba el arquetipo del fuego que bajó sobre Sodoma y Gomorra y destruyó todo.

Los dos apóstoles, sentían que cerrar la puerta a Jesús era una gran ofensa: estas personas debían ser castigadas. Pero el Señor se giró y les reprochó: éste no es nuestro espíritu.

De hecho el Señor va siempre adelante, nos hace conocer cómo es el camino del cristiano. No es, en este caso, un camino de venganza. El Espíritu cristiano es otra cosa, dice el Señor. Es el espíritu que Él nos hará ver en el momento más fuerte de su vida, en la pasión: espíritu de humildad, espíritu de mansedumbre.

[…] Nos hará bien pensar en este espíritu de humildad, de ternura, de bondad. Este espíritu manso propio del Señor que lo quiere de todos nosotros.

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

¿Dónde está la fuerza que nos lleva a este espíritu? Precisamente en el amor, en la caridad, en la conciencia de que nosotros estamos en las manos del Padre.

Como leíamos al inicio de la misa: el Señor nos lleva, nos hace ir adelante, está con nosotros, nos guía.

El libro del Deuteronomio dice que Dios nos guía como un padre guía a su niño: con ternura. Cuando se oye esto, no hay ganas de hacer que baje fuego del cielo. No; no las hay. Viene el otro espírit»: el espíritu de esa caridad que todo sufre, todo perdona, que no se engríe, que es humilde, que no se busca a sí misma. (Homilía en Santa Marta, 01 de octubre de 2013)

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

Oración de Sanación

Mi Señor, abro mi corazón en este día a todas las oportunidades que tienes preparadas para mí. Que tu amor descanse y haga presencia en mi vida

Quiero caminar confiado sabiendo que me llevas por caminos de paz. Gracias por ese amor tan inmenso que me das que me llena completo de Ti.

Borra de mi alma todo dolor. Que no tome acciones equivocadas en base a la ira. Sólo Tú amor puede ayudarme a superar esas malas emociones.

Ayúdame a eliminar de mi vida todo deseo de venganza que se haya anidado en mi corazón que me hace actuar con impulsividad alejándome de tu gracia

Ayúdame a corregir mis fallas, a buscar senderos de luz y saber que, sólo siguiendo tus pasos, es que puedo ser útil a los míos y al mundo entero

Sana mis dolencias, llévate todo el daño que otros han causado en mí para así ser un reflejo de Ti. Sé que tu amor todo lo restaura y lo hace nuevo.

Permíteme crecer en la esperanza de tu amor, crecer sin odios, sin vacíos y vivir mi vida libre de la atadura del rencor y el deseo de venganza.

Gracias por cuidarme y consolarme. Todo te lo entrego. Renueva, sana e ilumina mi vida y hazme sentir siempre liberado y amado. Amén

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

Propósito para hoy

Hoy, tomaré conciencia de cada uno de mis actos pasados y pediré perdón a Dios por aquellos momentos en que he sentido ira y deseo de venganza hacia mi prójimo

Frase de reflexión

“A veces nos encerramos en nosotros mismos… Señor, ayúdanos a salir al encuentro de los demás, a servir a los más débiles”. Papa Francisco

El Papa viaja a Egipto porque no tiene miedo a morir

El P. Samir Khalil Samir, sacerdote experto en la religión islámica, indicó que el Papa viaja a Egipto con el objetivo de “volver a estrechar los vínculos con el islam” y, en ese sentido, destacó su decisión de estar “en medio del pueblo” y no renunciar al viaje pese a los peligros.

“Creo que, tal como es él, es preciso que vaya. El Papa no es una persona que tenga miedo”, afirmó el sacerdote egipcio.

Papa Francisco / Foto: Daniel Ibáñez (ACI Prensa)
Además, “si tenemos en cuenta la posibilidad de un atentado, creo que Egipto, aunque solo sea por una cuestión de honor, hará lo imposible por protegerlo y por asegurarse de que no haya ningún elemento peligroso en los alrededores. Desde este punto de vista, creo que todo se desarrollará con normalidad”, añadió.

El también profesor del Pontificio Instituto Oriental de Roma afirmó que “ahí está el carácter del Papa Francisco, que podría decir: ‘No temo a nada y estoy en medio del pueblo. Y si debo morir, pues bien, yo soy como cualquier otra persona, me puede ocurrir simplemente porque me encuentro en ese lugar (donde tiene lugar un atentado)’. Así pues, esto podría explicar por qué no ha renunciado a su viaje”.

En una entrevista a Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), el P. Samir señaló que “hace tiempo que (Francisco) quiere volver a estrechar los vínculos entre el Vaticano y el Islam”.

“Esto me lo dijo él personalmente con ocasión en una entrevista de media hora de duración mantenida hace algunos meses. Concretamente, me dijo: ‘¿Por qué insisto en el hecho de que el islam es una religión de paz? Porque debemos ante todo renovar los vínculos de amistad con los musulmanes y con (la universidad de) Al Azhar’”, recordó el sacerdote, autor de 60 libros, entre estos “Cien preguntas sobre el islam”.

Para explicar por qué es necesario “volver a estrechar los vínculos”, el sacerdote egipcio recordó que pocos días después del atentado contra una iglesia copta en la Navidad de 2010, el entonces Papa Benedicto XVI pidió al Presidente de Egipto –en su discurso a los diplomáticos– que proteja a los cristianos.

“En ese momento, el Imán Ahmed el-Tayeb, rector de la Universidad de Al Azhar, dijo que era inaceptable que el Papa se entrometiera en la política egipcia y rompió relaciones con Roma”, señaló.

El P. Samir dijo que “tras varios intentos infructuosos, se han retomado las relaciones. Y este era el objetivo principal del Papa Francisco: el de restablecer las relaciones con el Islam y, principalmente, con Al Azhar”, institución que representa a la mayoría de los musulmanes y por tanto es “una autoridad moral e intelectual ineludible” en el mundo islámico.

Resultado de imagen para papa francisco

Cristianos de Medio Oriente

Durante la entrevista, el sacerdote señaló que la mayoría de los musulmanes reconoce que Medio Oriente necesita de los cristianos. Incluso, indicó, una emisión radiofónica abordó recientemente “el tema de las escuelas cristianas, que formaron a la élite intelectual de Egipto en los siglos XIX y XX”.
En el caso de Egipto, el P. Samir dijo que se puede decir que los cristianos son los autóctono, por tanto “se sabe que si se quiere preservar la conciencia nacional, no se puede eliminar a los cristianos”.

“Por desgracia y por motivos político-económico-religiosos, cada vez más cristianos se van. Y lo que pasa en estos momentos es lo que quiere el ISIS (Estado Islámico/Daesh). Pero estos son fanáticos, mientras que, globalmente, los musulmanes no lo son. Pero les falta valentía para decir: hay que pararles los pies. En lugar de decir esto, dicen: esto no tiene nada que ver con el Islam, con lo que no resuelven nada. Pero, en el fondo de sus corazones, la mayoría de los musulmanes dicen: ¡esto es una vergüenza!”, explicó.