Facebook Twitter Google + YouTube  Perú   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo de Etiquetas de Dios

Evangelio del día: En el desafío del amor Dios puede sorprenderte

Mateo 9,9-13 – XXIV jueves tiempo ordinario: Dios no ha venido a llamar a los justos, sino a todos los pecadores
Evangelio según San Mateo 9,9-13

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

La llamada de Mateo: En aquel tiempo, al irse de allí, Jesús vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: “Sígueme”. Él se levantó y lo siguió. Mientras Jesús estaba comiendo en la casa, acudieron muchos publicanos y pecadores, y se sentaron a comer con él y sus discípulos. Al ver esto, los fariseos dijeron a los discípulos: “¿Por qué su Maestro come con publicanos y pecadores?” Jesús, que había oído, respondió: “No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Vayan y aprendan qué significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios. Porque yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores” Palabra del Señor

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

Reflexión del Papa Francisco

Resultado de imagen para PAPA FRANCISCO

Dios nos sorprende, Dejémonos sorprender por Dios. Y no tengamos la psicología de la computadora de creer saberlo todo. ¿cómo es esto? Un momento y la computadora tiene todas las respuestas, ninguna sorpresa.

En el desafío del amor Dios se manifiesta con sorpresas. Pensemos en san Mateo, era un buen comerciante, además traicionaba a su patria porque le cobraba los impuestos los judíos para pagárselo a los romanos, estaba lleno de plata y cobraba los impuestos.

Jesús pasa, mira a Mateo y le dice: ven. Los que estaban con él dicen: ¿a este que es un traidor, un sinvergüenza? y él se agarra a la plata. Pero la sorpresa de ser amado lo vence y siguió a Jesús.

Esa mañana cuando se despidió de su mujer, Mateo nunca pensó que iba volver sin dinero y apurado para decirle a su mujer que preparara un banquete.

El banquete para aquel que lo había amado primero. Que lo había sorprendido con algo más importante que toda la plata que tenía.

¡Déjate sorprender por Dios! No le tengas miedo a las sorpresas, que te mueven el piso, que te ponen inseguro, pero nos ponen en camino.

El verdadero amor te mueve a quemar la vida aún a riesgo de quedarte con las manos vacías. (Homilía en Filipinas, 19 de enero de 2015)

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

Oración de Sanación

Mi Señor, te alabo en este día en el cual me invitas a la conversión profunda del corazón y a luchar para vencer todas mis preocupaciones.

Quiero sentirme protegido por Ti, que te pertenezco y que nada puedo hacer sin tu amor que me motiva a dar la batalla por alcanzar los bienes del Cielo.

Sé que contigo podré enfrentar toda adversidad y circunstancia que no pueda controlar, porque Tú me vas guiando con tu mano poderosa.

Ven Señor, quiero vivir en el ardiente fuego de tu sagrado corazón para que mi espíritu se llene de una paz cincelada bajo el pincel de tus bendiciones.

Quiero encontrar en Ti esa alianza perpetua de amor que me impulsa a renovar mis fuerzas para quitar esos obstáculos que no me dejan crecer.

Dame de tu paz y serenidad para poder vivir mi conversión de la mejor manera posible y reflexionar sobre mis acciones pasadas.

Ayúdame a sentirme protegido, amado y seguro. Pongo en tus manos las incertidumbres de mi vida confiado es que sabrás darme dirección.

Gracias por cuidarme, por darme esta nueva oportunidad de hacer mejor las cosas y por la fuerza que me das para seguir luchando. Amén

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

Propósito para hoy

Revisaré mi estilo de vida para descubrir todo eso que hago o digo que resulta ser incoherente con la fe que profeso.

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

Frase de reflexión

“Ser cristiano implica renunciar a nosotros mismos, tomar la cruz y llevarla con Jesús. No hay otro camino”. Papa Francisco

Evangelio del día: Insistirle día y noche a Dios, Él siempre escucha

Lucas 7,1-10 – XXIV Lunes tiempo ordinario: Dios nos invita a rezar con insistencia. Él escucha siempre y conoce todo de nosotros, con amor.
Evangelio según San Lucas 7,1-10

Encuentro de Jesús con el centurion: “En aquel tiempo, cuando Jesús entró en Cafarnaún. Había allí un centurión que tenía un sirviente enfermo, a punto de morir, al que estimaba mucho. Como había oído hablar de Jesús, envió a unos ancianos judíos para rogarle que viniera a curar a su servidor. Cuando estuvieron cerca de Jesús, le suplicaron con insistencia, diciéndole: “El merece que le hagas este favor, porque ama a nuestra nación y nos ha construido la sinagoga”. Jesús fue con ellos, y cuando ya estaba cerca de la casa, el centurión le mandó decir por unos amigos: “Señor, no te molestes, porque no soy digno de que entres en mi casa; por eso no me consideré digno de ir a verte personalmente. Basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará. Porque yo, que no soy más que un oficial subalterno, pero tengo soldados a mis órdenes, cuando digo a uno: “Ve”, él va; y a otro: “Ven”, él viene; y cuando digo a mi sirviente: “Tienes que hacer esto”, él lo hace”. Al oír estas palabras, Jesús se admiró de él y, volviéndose a la multitud que lo seguía, dijo: “Yo les aseguro que ni siquiera en Israel he encontrado tanta fe”. Cuando los enviados regresaron a la casa, encontraron al sirviente completamente sano.” Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco:

papa francisco perfil fondo blanco

“Gritar día y noche” hacia Dios. Nos toca esta imagen de la oración. Pero preguntémonos: ¿por qué Dios quiere esto? ¿Él no conoce ya nuestras necesidades?

¿Qué sentido tiene “insistir” con Dios? Esta es una buena pregunta, que nos hace profundizar en un aspecto muy importante de la fe.

Dios nos invita a rezar con insistencia no porque no sabe qué necesitamos, o porque no nos escucha. Al contrario, Él escucha siempre y conoce todo de nosotros, con amor.

En nuestro camino cotidiano, especialmente en las dificultades, en la lucha contra el mal fuera y dentro de nosotros, el Señor no está lejos, está a nuestro lado; nosotros luchamos con Él al lado, y nuestra arma es precisamente la oración, que nos hace sentir su presencia junto a nosotros, su misericordia y también su ayuda.

Pero la lucha contra el mal es dura y larga, requiere paciencia y resistencia (como Moisés), que debía tener los brazos alzados para hacer vencer a su pueblo (cfr Ex 17, 8-13)

Y así: hay una lucha que llevar adelante cada día; pero Dios es nuestro aliado, la fe en Él es nuestra fuerza y la oración es la expresión de esta fe.

Por eso Jesús nos asegura la victoria, pero nos pregunta: “Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra?” (Lc 18, 8) Si se apaga la fe, se apaga la oración y nosotros caminamos en la oscuridad, nos perdemos en el camino de la vida.

[...] Luchar, rezar siempre. Pero no para convencer al Señor a fuerza de palabras. Él sabe mejor que nosotros qué necesitamos.

Más bien la oración perseverante es expresión de la fe en un Dios que nos llama a combatir con Él, cada día, en cada momento, para vencer al mal con el bien (Homilía en la Plaza de San Pedro, 20 de octubre de 2013)

Oración de sanación

Señor, te alabo con todas las fuerzas de mi corazón. Te agradezco haber entrado a mi vida y darle el cambio que necesitaba para alcanzar la felicidad.

Tú eres la luz del mundo, esa que vino para sacarnos de nuestros errores, que con tu amor viniste a sanarme y a guiarme por el camino de la salvación.

Tú nos das a tu manera lo que necesitamos y lo que pedimos con insistencia, pues Tú lees los corazones y sabes que es lo que más nos conviene.

Tus milagros no los realizas para satisfacer la curiosidad, sino para ayudar a los sufren y acuden confiados a Ti. Por eso pongo mis sueños en tus manos

Ven Señor, aleja de mí toda angustia que me tiene anclado a un pasado desolado. Tú todo lo puedes, Tú todo lo sanas, basta con que yo tenga fe.

Reconozco que no soy digno de Ti, que con mis pecados te ofendo; pero Tú me limpias, me haces nueva criatura, me levantas y me haces renacer.

Te entrego ahora todas mis cargas y preocupaciones. Confiado en que ya me estás bendiciendo, repito a viva voz: “Señor, creo, pero aumenta mi fe”

Quiero vivir una fe que arda de deseo hacia Ti, esa fe que va más allá de mis posibilidades y me hace creer que puedo lograr lo que me propongo. Amén

Propósito para hoy

En algún momento del día, me alejaré de todos para intimar en la oración con Dios y pedir por mi familia.

Frase de reflexión

“Todos somos pecadores. Dios nos perdona con un derroche de gracia, misericordia y ternura”. Papa Francisco

Una Biblia, un momento, un lugar.

MES DE LA BIBLIA

0000000000000000000

La lectura diaria de los textos bíblicos litúrgicos es una excelente ayuda para profundizar en la Palabra de Dios. De esta manera nos unimos a toda la Iglesia que ora al Padre meditando los mismos textos. También nos acostumbramos a una lectura continuada de la Biblia, donde los textos están relacionados y lo que leemos hoy se continua con lo de mañana. La lectura diaria de los textos (para lo cual Liturgia Cotidiana es una excelente herramienta) constituye una “puerta segura” para escuchar a Dios que nos habla en la Biblia.

La intención es que durante este mes, en todas las comunidades cristianas, se desarrollen algunas actividades que nos permitan acercarnos mejor y con más provecho a la Palabra de Dios.

Otra posibilidad para poner en práctica este mes (y tal vez iniciar un hábito necesario y constructivo) es la oración con los salmos. Los mismos recogen la oración del pueblo de Dios a lo largo de casi mil años de caminata del pueblo de Israel. Nos acercan la voz del pueblo que ora con fe, y la palabra de Dios, que nos señala esta manera de orar para acercarnos y escuchar sus enseñanzas. En los salmos podemos encontrar una inmensa fuente de inspiración para la oración. Hay salmos que nos hablan de la alegría, de las dificultades y conflictos, de la esperanza, del abatimiento, del dolor, de la liberación y la justicia, de la creación, de la misma Palabra de Dios (salmo 118, el más largo de todos). Aprender a rezar con los Salmos es una “puerta siempre abierta” para el encuentro con el Dios de la Vida.

PROMOCIONES

Aprovecha de estas grandiosas ofertas por todo el Mes de Septiembre, acércate a cualquiera de nuestras librerías o realiza tu pedido a través de nuestra librería virtual.

MES-DE-LA-BIBLIA-IMPRESION01

Un hermoso mensaje de gran sentido espiritual

Hace unos días un sacerdote compartió en su cuenta de Facebook una fotografía de las manos de la fallecida madre de un presbítero amigo suyo sosteniendo un rosario y un paño de lino con un gran significado espiritual, algo que ha conmovido a muchos en las redes sociales.

1321231321323

El P. Dave Nix compartió el 3 de agosto la foto de las manos de Mariann, la madre fallecida de un sacerdote amigo suyo. La imagen ha sido compartida más de 2500 veces y tiene más de 6 mil reacciones.

“Estoy en el funeral de la madre de un buen amigo sacerdote. Hace muchos años, esta mujer estuvo en la ordenación sacerdotal de su hijo. Durante la Misa de ordenación, las manos de él fueron ungidas con el crisma que impuso el obispo. Ese crisma fue limpiado por una tela llamada manutergio”, explicó el presbítero.

El manutergio es un paño de lino blanco usado para limpiar el crisma (aceite consagrado) con el que el obispo unge las manos del nuevo sacerdote en su ordenación. Su nombre en latín es manutergium: de “manu” y “tergium”, que quiere decir “toalla de mano”.

012123

El P. Nix concluye su explicación precisando que el manutergio servirá “para mostrar a Dios que (la madre) no comparecerá ante Él con las manos vacías porque entregó a su hijo para que sea sacerdote católico. Descansa en paz, Mariann”.

Según señala una antigua tradición, cuando la madre se presente ante Dios, Él le dirá: “Te he dado vida. ¿Qué me has dado?”. Ella entregará el manutergio para luego responder: “Te he dado a mi hijo como sacerdote”.

Hoy celebramos a San Lorenzo, famoso diácono mártir

“La Iglesia de Roma nos invita hoy a celebrar el triunfo de San Lorenzo, que superó las amenazas y seducciones del mundo, venciendo así la persecución diabólica”, dijo una vez el Obispo San Agustín en uno de sus sermones.

Hoy celebramos a San Lorenzo, famoso diácono mártir que murió quemado en una hoguera

San Lorenzo era uno de los diáconos que ayudaba al Papa San Sixtus II, quien fue asesinado por la policía del emperador mientras estaba celebrando Misa en un cementerio de Roma.

La antigua tradición cuenta que San Lorenzo, al ver que iban a matar al Pontífice, le dijo: “Padre mío, ¿te vas sin llevarte a tu diácono?” y el Santo Padre le respondió: “Hijo mío, dentro de pocos días me seguirás”.

San Lorenzo se alegró muchísimo de saber que iría pronto al cielo y, viendo el peligro que se aproximaba, recogió todos los bienes que la Iglesia tenía en Roma, los vendió y repartió el dinero a los más necesitados.
El alcalde de la ciudad, que era pagano y apegado al dinero, llamó a San Lorenzo y le mandó que le lleve los tesoros de la Iglesia para costear una guerra que el emperador iba a empezar. El Santo le pidió unos días de plazo para reunirlos.

El diácono entonces juntó a los pobres, lisiados, mendigos, huérfanos, viudas, ancianos, mutilados, ciegos y leprosos que él ayudaba con las limosnas. Mandó llamar al alcalde y le dijo que ellos eran los tesoros más preciados de la Iglesia de Cristo.

El alcalde, lleno de rabia, lo mandó matar lentamente, prendieron una parrilla de hierro y ahí acostaron a San Lorenzo. Los fieles vieron el rostro del mártir rodeado de un esplendor muy hermoso y sintieron un aroma agradable, mientras que los paganos no percibían nada de eso.

Tras un rato de estarse quemando por un lado en la parrilla, el valiente mártir le dijo al juez que le dieran la vuelta para quedar completamente quemado. Cuando ya se acercaba su hora y con una tranquilidad impresionante, pidió a Dios por la difusión del cristianismo en el mundo y partió a la Casa del Padre el 10 de agosto del 258.

Se dice que este martirio significó el declive de la idolatría romana y que la Basílica de San Lorenzo en Roma es considerada la quinta en importancia.

La devoción a este gran Santo se ha expandido por todo el mundo y muchos pueblos y ciudades llevan su nombre.

Incluso el nombre del equipo de fútbol favorito del Papa Francisco, el Club Atlético San Lorenzo de Almagro, es en honor al diácono mártir. Tal como fue el deseo del salesiano P. Lorenzo Massa, en los inicios de fundación del equipo.

Evangelio del día: Seguir a Dios aunque esto signifique división

Mateo 10,37-11,1 – XV lunes tiempo ordinario: No piensen que he venido a traer la paz sobre la tierra. No vine a traer la paz, sino la espada
Evangelio según San Mateo 10,34-11,1

 

Jesús vino a traer la espada: “En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No piensen que he venido a traer la paz sobre la tierra. No vine a traer la paz, sino la espada. Porque he venido a enfrentar al hijo con su padre, a la hija con su madre y a la nuera con su suegra; y así, el hombre tendrá como enemigos a los de su propia casa. El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí. El que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí. El que encuentre su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la encontrará. El que los recibe a ustedes, me recibe a mí; y el que me recibe, recibe a aquel que me envió. El que recibe a un profeta por ser profeta, tendrá la recompensa de un profeta; y el que recibe a un justo por ser justo, tendrá la recompensa de un justo. Les aseguro que cualquiera que dé de beber, aunque sólo sea un vaso de agua fresca, a uno de estos pequeños por ser mi discípulo, no quedará sin recompensa. Cuando Jesús terminó de dar estas instrucciones a sus doce discípulos, partió de allí, para enseñar y predicar en las ciudades de la región”. Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

 

Resultado de imagen para papa francisco

[...] Jesús dice a los discípulos: “¿Piensan que he venido a traer paz a la tierra? No, sino división”. ¿Qué significa esto? Significa que la fe no es una cosa decorativa, ornamental; vivir la fe no es decorar la vida con un poco de religión. Como si fuera una torta que se la decora con la crema ¡No! La fe no es eso.

La fe comporta elegir a Dios como criterio-base de la vida, y Dios no es vacío, no es neutro, Dios es siempre positivo, Dios es ¡amor! Y el amor es positivo.

Después que Jesús vino al mundo, no se puede hacer como si no conociésemos a Dios. Como si fuera una cosa abstracta, vacía, puramente nominal. No, Dios tiene un rostro concreto, tiene un nombre: Dios es misericordia, Dios es fidelidad, es vida que se dona a todos nosotros

Por esto Jesús dice: he venido a traer división; no es que Jesús quiera dividir entre ellos a los hombres, al contrario: Jesús es nuestra paz, ¡es reconciliación! Pero esta paz no es la paz de los sepulcros, no es neutralidad. Jesús no trae neutralidad. Esta paz no es un acuerdo a cualquier precio.

Seguir a Jesús comporta renunciar al mal, al egoísmo y escoger el bien, la verdad, la justicia, también cuando ello requiere sacrificio y renuncia a los propios intereses. Y esto sí divide, lo sabemos, divide también las relaciones más cercanas.

Pero atención: ¡No es Jesús el que divide! Él pone el criterio: vivir para sí mismo, o vivir para Dios y para los demás; hacerse servir, o servir; obedecer al propio yo u obedecer a Dios. He aquí en qué sentido Jesús es signo de contradicción

Queridos amigos, también entre los parientes de Jesús hubo algunos que a un cierto punto no compartieron su modo de vivir y de predicar, nos lo dice el Evangelio (cfr Mc 3,20-21).

Pero su Madre lo siguió siempre fielmente, teniendo fija la mirada de su corazón en Jesús, el Hijo del Altísimo, y en su misterio. Y al final, gracias también a la fe de María, los familiares de Jesús entraron a formar parte de la primera comunidad cristiana.

Pidamos a María que también nos ayude a nosotros a tener la mirada bien fija en Jesús y a seguirlo siempre, también cuando cuesta”. (Reflexión antes del rezo del Ángelus, 18 de agosto de 2013)

Oración de sanación

Señor Jesús, son tantas las veces que por tu causa he sido rechazado cuando intento que todos te amen como yo lo intento a diario.

Tu Palabra, aunque parece muy severa, es sabiduría viva y está llena de poder; exige mucho de mí: aceptar mis cruces de cada día y seguir adelante.

No es que seas Tú el que dividas, sino la indiferencia y la negación del mundo a cumplir con tu Ley de vida, al no aceptar que solo Tú eres el camino

Quien te sigue debe serte fiel, incluso más allá de nuestros lazos familiares. No puedo soñar con una vida sin cruz, debo llevarla con alegría y amor.

Mi amor a tus mandatos debe manifestarse en obras y estar por encima de todo. Ayúdame a ser testimonio vivo de tu gracia con mis seres queridos.

Ayúdame, con tu bendición, a edificar mi vida sobre roca practicando todas tus virtudes, renunciando al pecado y rechazando emociones negativas.

Sólo tu presencia me asegura un camino lleno de felicidad auténtica y me da la confianza de permanecer firme en las pruebas, el rechazo y en la división.

Señor, que pueda siempre ser portador de bien y hacer crecer la fe en el corazón de los demás. Confío en tu amor que me dirige ¡Ven Señor! Amén

Propósito para hoy

Hoy, durante el almuerzo, buscaré que un tema conversación que esté relacionado con Dios, dejando de lado cualquier vergüenza al hablar de Cristo.

Frase de reflexión

“El Rosario es la oración que acompaña siempre mi vida; también es la oración de los sencillos y de los santos… es la oración de mi corazón”. Papa Francisco

Evangelio del día: Dios sana con amor y compasión, pero debes tener fe

Mateo 9,18-26 – XIV lunes tiempo ordinario: Jesús se dio vuelta, y al verla, le dijo: Ten confianza, hija, tu fe te ha salvado
Evangelio según San Mateo 9,18-26

 

Sanación de una mujer y resurrección de una niña: “En aquel tiempo, mientras Jesús les estaba diciendo estas cosas, se presentó un alto jefe y, postrándose ante Él, le dijo: “Señor, mi hija acaba de morir, pero ven a imponerle tu mano y vivirá”. Jesús se levantó y lo siguió con sus discípulos. Entonces se le acercó por detrás una mujer que padecía de hemorragias desde hacía doce años, y le tocó los flecos de su manto, pensando: “Con sólo tocar su manto, quedaré curada”. Jesús se dio vuelta, y al verla, le dijo: “Ten confianza, hija, tu fe te ha salvado”. Y desde ese instante la mujer quedó curada. Al llegar a la casa del jefe, Jesús vio a los que tocaban música fúnebre y a la gente que gritaba, y dijo: “Retírense, la niña no está muerta, sino que duerme”. Y se reían de él. Cuando hicieron salir a la gente, él entró, la tomó de la mano, y ella se levantó. Y esta noticia se divulgó por aquella región” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Resultado de imagen para papa francisco

¡Nuestra fe puede todo! ¡Es victoria! Y esto sería bello que lo repitiéramos, también a nosotros, porque tantas veces somos cristianos derrotados.

Jesús ha alabado mucho la fe de la hemorroísa, de la cananea o del ciego de nacimiento y decía que quien tiene fe como una semilla de mostaza puede mover montañas.

Esta fe nos pide a nosotros dos actitudes: confesar y encomendarnos.

Confesar.

La fe es confesar a Dios, pero al Dios que se ha revelado a nosotros, desde el tiempo de nuestros padres hasta ahora; al Dios de la historia. Y esto es lo que todos los días rezamos en el Credo.

Y una cosa es rezar el Credo desde el corazón y otra como papagayos, ¿no? Creo, creo en Dios, creo en Jesucristo, creo… ¿Yo creo en lo que digo?

Esta confesión de fe ¿es verdadera o yo la digo un poco de memoria, porque se debe decir? ¿O creo a medias? ¡Confesar la fe! ¡Toda, no una parte! ¡Toda!…

Nosotros sabemos cómo pedir a Dios, cómo agradecer a Dios, pero adorar a Dios, ¡adorar a Dios es algo más! Sólo quien tiene esta fe fuerte es capaz de la adoración…

Encomendarse.

El hombre o la mujer que tiene fe se encomienda a Dios: ¡se encomienda! Pablo, en un momento oscuro de su vida, decía: “Yo sé bien a quién me he encomendado”. A Dios. Al Señor Jesús. Encomendarse: y esto nos lleva a la esperanza.

Así como la confesión de la fe nos lleva a la adoración y a la alabanza de Dios, el encomendarse a Dios nos lleva a una actitud de esperanza.

Hay tantos cristianos con una esperanza con demasiada agua, no fuerte: una esperanza débil. ¿Por qué? Porque no tienen la fuerza y el coraje de encomendarse al Señor.

Pero si nosotros los cristianos creemos confesando la fe, y también custodiando la fe, y encomendándonos a Dios, al Señor, seremos cristianos vencedores. Y ésta es la victoria que ha vencido al mundo: ¡nuestra fe!. (Homilía en Santa Marta, 10 de enero de 2014)

Oración de sanación

Señor mío, Tú caminas conmigo por los senderos de mi historia y me pides que mantenga la fe y que nunca la pierda a pesar de los problemas.

Cuánto bien me enseña tu compasión y la actitud de aquellos enfermos que se acercaron a Ti, y que por su fe y tu misericordia, recuperaron su salud.

Sé que también yo podré recuperar la paz, la salud, el ánimo, y la alegría si vivo afianzado en el amor y la roca firme de la fe que es tu Palabra.

Tú quieres la vida, no la enfermedad. Estás siempre dispuesto a defenderme de aquellos que me gritan: “acéptalo”, “no podrás”, “baja los brazos”.

Padre amado, no dejes que caiga en el sepulcro vacío de la desesperanza, del que es tan difícil salir pues mantiene al espíritu prisionero de la tristeza.

No permitas que caiga en ese profundo pozo en el que habita lo efímero, en el que habita la desesperación que mata el alma y corroe mis fuerzas.

Hazme dócil y puro, hazme sentir ese amor paternal con el que no me siento abandonado jamás y con el que restauras y sanas todas mis dolencias.

Tú quieres mi felicidad y sé que puedo encontrarla haciendo tu voluntad, entregándome a ella y confiando en tu amor que abriga y consuela. Amén

Propósito para hoy

Examinaré mis errores de actitud frente a los demás y me propondré mejorar mi comportamiento silenciándome unos 15 minutos cuando esté en casa.

Frase de reflexión

“Jesús ha conservado sus llagas para hacernos ver su misericordia. Ésta es nuestra fuerza y nuestra esperanza”. Papa Francisco

Evangelio del día: Dios ha venido a liberarnos de la esclavitud del demonio

Mateo 8,28-34 – XIII miércoles tiempo ordinario: La presencia del demonio está en la primera página de la Biblia y la Biblia termina también con la presencia del demonio
Evangelio según San Mateo 8,28-34
 

Jesús expulsa a unos demonios: “Cuando Jesús llegó a la otra orilla, a la región de los gadarenos, fueron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros. Eran tan feroces, que nadie podía pasar por ese camino. Y comenzaron a gritar: “¿Qué quieres de nosotros, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí para atormentarnos antes de tiempo?” A cierta distancia había una gran piara de cerdos paciendo. Los demonios suplicaron a Jesús: “Si vas a expulsarnos, envíanos a esa piara”. Él les dijo: “Vayan”. Ellos salieron y entraron en los cerdos: estos se precipitaron al mar desde lo alto del acantilado, y se ahogaron. Los cuidadores huyeron y fueron a la ciudad para llevar la noticia de todo lo que había sucedido con los endemoniados. Toda la ciudad salió al encuentro de Jesús y, al verlo, le rogaron que se fuera de su territorio” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Resultado de imagen para PAPA FRANCISCO

Hay algunos sacerdotes que cuando leen este pasaje del Evangelio, este y otros, dicen: “Pero, Jesús ha sanado a una persona con una enfermedad mental”. No leen esto aquí, ¿no?

Es verdad que en aquel tiempo se podía confundir una epilepsia con la posesión de demonio; pero también es cierto que existía el demonio. Y nosotros no tenemos derecho a simplificar las cosas, como diciendo: “Todos esos no estaban poseídos; eran enfermos mentales”. ¡No!

La presencia del demonio está en la primera página de la Biblia y la Biblia termina también con la presencia del demonio, con la victoria de Dios sobre el demonio. Por esta razón no debemos ser ingenuos.

El Señor nos da algunos criterios para discernir la presencia del mal y para seguir el camino cristiano cuando hay tentaciones.

Uno de los criterios es no seguir la victoria de Jesús sobre el mal sólo a medias. O estás conmigo – dice el Señor – o estás contra mí.

Jesús ha venido para destruir al demonio, a liberarnos de la esclavitud del demonio sobre nosotros. Y, no se puede decir que así exageramos.

En este tema no hay matices. Es una lucha donde se juega la salud, la salud eterna, la salvación eterna de todos nosotros.

Luego está el criterio de la vigilancia. Siempre debemos vigilar, vigilar contra el engaño, contra la seducción del maligno.

Podemos hacernos la pregunta: “¿vigilo sobre mí, sobre mi corazón, sobre mis sentimientos, sobre mis pensamientos? ¿Custodio el tesoro de la gracia? ¿Custodio la presencia del Espíritu Santo en mí? ¿O dejo las cosas así, seguro, creyendo que todo está bien?”

Si tú no te custodias, viene aquel que es más fuerte que tú. Pero si llega uno más fuerte que él y lo vence, le quita las armas en las que confiaba y reparte el botín. La vigilancia

Pero, tres criterios, ¡eh! No hay que confundir la verdad. Jesús lucha contra el demonio: primer criterio.

Segundo criterio: quien no está con Jesús, está en contra de Jesús. No hay posiciones a medias.

Tercer criterio: la vigilancia sobre nuestro corazón, porque el demonio es astuto. ¡Jamás ha sido expulsado para siempre! Sólo el último día lo será. (Homilía en Santa Marta, 11 de octubre de 2013)

Oración de sanación

Señor, quiero seguirte aun en medio de las tribulaciones, ser fiel a tus mandatos y aprovechar todos los talentos con los que me has capacitado.

Quiero que mis pensamientos y acciones estén centrados en Ti. Te alabo por todo lo bueno que me das, pues de Ti me vienen las fuerzas para ser feliz.

Tu Palabra es fuente de Sabiduría, pero también está llena de poder. Es Palabra que protege del mal, que desecha y expulsa toda oscuridad.

No hay mal que no quede sometido ante Ti. Por eso, confío en que Tú puedes acabar con todas mis angustias, miedos y preocupaciones.

Contigo de mi lado, esos malos deseos y emociones negativas, no se apoderarán de mi corazón, pues Tú eres mi fortaleza y escudo impenetrable.

Dame de tu fuerza para no dejarme vencer por las dificultades de la vida. Aparta todo aquello que no me permite estar equilibrado en tu amor.

Toca mi mente y mi corazón, que siempre esté dispuesto a dar lo mejor de mí. Dame la gracia para renunciar a todo lo que no me lleva cerca de Ti.

Gracias por las bendiciones que en este momento derramas sobre mí. Te amo y acepto con amor todo lo que hoy estés dispuesto a darme. Amén

Propósito para hoy

Voy a buscar acercarme, y pedir perdón si es necesario, a ese miembro de la familia del que me encuentro alejado.

Frase de reflexión

“El sufrimiento es una llamada a la conversión: nos recuerda que somos débiles y vulnerables”. Papa Francisco

Evangelio del día: Ama a Dios con el corazón, alma, mente y todas tus fuerzas

Marcos 12,28b-34 – IX jueves tiempo ordinario: No se puede amar a Dios sin amar al prójimo, y no se puede amar al prójimo sin amar a Dios
Evangelio según San Marcos 12,28-34

Ama a tu prójimo como a ti mismo: “En aquel tiempo, uno de los escribas se acercó a Jesús y le preguntó: “¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?” Jesús respondió: “El primero es: “Escucha, Israel: el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”. El segundo es éste: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. No hay ningún mandamiento mayor que éstos”. El escriba replicó: “Muy bien, Maestro, tienes razón, cuando dices que el Señor es uno único y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con toda el alma, con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo, vale más que todos los holocaustos y sacrificios.” Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: “No estás lejos del reino de Dios”. Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.” Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco:

Imagen relacionada

El Evangelio nos recuerda que toda la Ley divina se resume en el amor a Dios y al prójimo [...] Algunos fariseos se pusieron de acuerdo para poner a Jesús a una prueba. Uno de ellos, un doctor de la Ley le dirigió esta pregunta: “¿Maestro, en la Ley cual es el gran mandamiento?”.

Jesús, citando el Libro del Deuteronomio respondió:

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el grande y primer mandamiento”

Y podría haberse detenido aquí. En cambio Jesús añade algo que no había sido solicitado por el doctor de la ley: Dice de hecho:

“El segundo, después, es similar a este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

Tampoco este segundo mandamiento es inventado por Jesús, pero lo toma del Libro del Levítico.

La novedad consiste justamente en poner juntos estos dos mandamientos (el amor de Dios y el amor por el prójimo) revelando que estos son inseparables y complementarios, son dos caras de una misma medalla.

No se puede amar a Dios sin amar al prójimo, y no se puede amar al prójimo sin amar a Dios. El papa Benedicto nos ha dejado un hermoso comentario sobre esto en su primera encíclica Deus Caritas Est. (núms. 16-18)

[...] El mandamiento del amor a Dios y al prójimo es el primero, no porque está encima de la lista de los mandamientos. Jesús no lo pone encima, pero en el centro, porque del corazón todo tiene que partir y al cual todo tiene que retornar y hacer referencia.

Ya en el Antiguo Testamento, la exigencia de ser santos, a imagen de Dios que es santo, incluía también el deber de tomarse cuidado de las personas más débiles, como el extranjero, el huérfano, la viuda.

Jesús lleva a cumplimiento esta ley de alianza, Él que une en sí, en su carne, la divinidad y la humanidad, en un mismo misterio de amor.

Así, a la luz de esta palabra de Jesús, el amor es la medida de la fe, y la fe es el alma del amor. No podemos separar más la vida religiosa, la vida de piedad del servicio a los hermanos, a aquellos hermanos concretos que encontramos.

No podemos más dividir la oración y el encuentro con Dios en los sacramentos, de escuchar al otro, de la proximidad a su vida, especialmente de sus heridas.

Acuérdense de esto: el amor es la medida de la fe. ¿Cuánto me amas tu? Y cada uno se de la respuesta. ¿Cómo es tu fe? Mi fe es como yo amo. Y la fe es el alma del amor. (Reflexión antes del rezo del Ángelus, 26 de octubre de 2014)

Oración de Sanación

Mi Señor, gracias por la vida y por el amor. Gracias por tu confianza y por darle la fuerza a mi corazón para tomar acciones valientes capaces de enfrentar circunstancias de la vida con firmeza y decisión.

Que importante es escuchar tu Palabra con mucha atención y ponerla en práctica. Construir mi vida en base a ella y sin vacilaciones me llevará por caminos seguros y de salvación

Quiero amarte con todas las fuerzas de mi alma, de mi mente y corazón; pero, ¿cómo podré decir validar mi amor hacia Ti si aún existen resentimientos y emociones negativas en mi corazón hacia los demás?

Ayúdame, Oh Dios mío, a desprenderme de esas malas emociones que impiden el crecimiento de mi alma y no la dejan volar en libertad hacia tu presencia que reconforta y da la paz.

Tu amor y tu amistad se manifiestan en la ayuda mutua y desinteresada que nos debemos tener los unos por los otros. Por eso, hoy te confieso como mi fiel amigo, ese que me guía a descubrir en los otros el verdadero amor.

Quiero que mis pensamientos tengan de guía tu Palabra, porque a través de ella es que podré darle orden a mi vida y son las que me encaminan por sendas verdaderas de amor y compromiso.

Con tu gracia, te pido que me libres de mis egoísmos y hagas crecer mis habilidades para usarlas en favor de mi alma y conducir a otros hacia Ti.

Confío en tu ayuda fiel, en que inclinas tu oído hacia y escuchas mis ruegos, y confío en la fuerza que me das a diario para enfrentar mis batallas. Amén

Propósito del día

Rezaré la Coronilla de la divina misericordia por la conversión de los pecadores, en especial por la conversión de mi corazón

Frase de reflexión

“Dejémonos guiar con docilidad por el Espíritu Santo para no equivocarnos de camino y no caer en la cerrazón del corazón”. Papa Francisco

Papa Francisco: “No hay ningún padre en el mundo que nos ame como Dios”

En su catequesis de la Audiencia General del miércoles, el Papa Francisco animó a los cristianos a dirigirse a Dios como a un padre, ya que “no hay ningún padre en este mundo que nos ame como Él”.

El Papa Francisco durante la Audiencia. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa

En su catequesis, el Santo Padre explicó el significado de la oración que Jesús enseñó a sus discípulos, el Padre Nuestro, “la oración cristiana por excelencia”. En este sentido, Francisco destacó la “simple invocación” con la que comienza: “Padre”.
El Pontífice destacó que los discípulos de Jesús “estaban asombrados por el hecho de que, especialmente durante la mañana y la noche, se retirara a rezar y se sumergiera en la oración”. Por este motivo, “un día le pidieron que les enseñara también a ellos a rezar”. Es entonces cuando el Señor les enseña el Padre Nuestro.

“Todo el misterio de la oración cristiana se resume aquí, en esa palabra. Se necesita valentía para llamar a Dios con el nombre de Padre. Lo afirma también la liturgia cuando, invitándonos al rezo comunitario de la oración de Jesús, utiliza la expresión ‘nos atrevemos a decir’”.
El Obispo de Roma hizo hincapié en lo extraordinario de llamar “padre” a Dios, porque “llamar a Dios con el nombre de Padre no es en absoluto un hecho habitual. Podemos inclinarnos a utilizar un título más elevado, uno que nos parezca más respetuoso con su trascendencia. Sin embargo, invocarlo como ‘Padre’ nos sitúa en una relación de confianza con Él, como un niño que se dirige a su padre sabiéndose amado y cuidado por él”.

Llamar a Dios Padre, nos revela “el misterio de Dios, que siempre nos fascina y nos hace sentirnos pequeños, pero que nunca nos produce miedo, que no nos desalienta, que no nos angustia. Esta es una revolución difícil de asumir en nuestro ánimo humano”.

“Pensemos en la parábola del padre misericordioso”, propuso Francisco. “Jesús habla de un padre que solo conoce el amor por sus hijos. Un padre que no castiga nunca al hijo por su arrogancia, y que incluso es capaz de confiarle su parte de la herencia y dejarlo irse de casa”.

“Dios es Padre, dice Jesús, pero no a la manera humana, porque no hay ningún padre en este mundo que se comporte como el protagonista de esta parábola”.

Francisco recordó que “Dios es Padre a su manera: bueno, indefenso ante el libre arbitrio del hombre, capaz solo de conjugar el verbo ‘amar’. Cuando el hijo rebelde, después de haberlo gastado todo, regresa finalmente a la casa natal, su padre no aplica criterios de justicia humana, sino que siente ante todo la necesidad de personar, y con su abrazo hace comprender al hijo que en todo aquel largo tiempo de ausencia se le ha echado de menos”.

Así, el Papa subrayó la palabra utilizada hasta dos veces por San Pablo en sus cartas: “abba”. “Se trata de un término incluso más íntimo que el de ‘padre’, y que alguno traduce como ‘papá’”.

Resultado de imagen para Papa Francisco
“Queridos hermanos y hermanas: ¡Ya no estamos solos nunca más! Podemos estar lejanos, resultar hostiles, podemos incluso profesar que ‘no hay Dios’. Pero el Evangelio de Jesucristo nos revela que Dios no puede estar sin nosotros: Él no será nunca un Dios ‘sin el hombre’. Esta certeza es la fuente de nuestra esperanza que encontramos custodiada en todas las invocaciones del Padre Nuestro”.

Francisco finalizó la catequesis animando a todos a pedir a Dios, al Padre, por nuestras necesidades cotidianas, porque “cuando tenemos necesidad de su ayuda, Jesús no nos pide renunciar y cerrarnos en nosotros mismos, sino que nos llama a dirigirnos al Padre y pedirle cosas con fe”.

“Todas nuestras necesidades, desde aquellas más cotidianas y evidentes, como la comida, la salud, el trabajo, hasta aquellas más trascendentales como ser perdonados y sostenidos en la tentación, no son el espejo de nuestra soledad: en cambio, hay un Padre que siempre nos mira con amor, que nunca nos abandona”, concluyó.

Evangelio del día: Dar a Dios lo que es de Dios significa hacer su voluntad

Marcos 12,13-17 – IX martes tiempo ordinario: Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios
Evangelio según San Marcos 12,13-17

Resultado de imagen para papa francisco

Al César lo el César y a Dios lo de Dios: “En aquel tiempo, los sumos sacerdotes y los escribas, enviaron a unos fariseos y herodianos a Jesús para sorprenderlo en alguna de sus afirmaciones. Ellos fueron y le dijeron: “Maestro, sabemos que eres sincero y no tienes en cuenta la condición de las personas, porque no te fijas en la categoría de nadie, sino que enseñas con toda fidelidad el camino de Dios. ¿Está permitido pagar el impuesto al César o no? ¿Debemos pagarlo o no?” Pero él, conociendo su hipocresía, les dijo: “¿Por qué me tienden una trampa? Muéstrenme un denario”. Cuando se lo mostraron, preguntó: “¿De quién es esta figura y esta inscripción?”. Respondieron: “Del César”. Entonces Jesús les dijo: “Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios”. Y ellos quedaron sorprendidos por la respuesta” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

“Dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” (Mt 22,21). Jesús responde con esta frase irónica y genial a la provocación de los fariseos que, por decirlo de alguna manera, querían hacerle el examen de religión y ponerlo a prueba.

Es una respuesta inmediata que el Señor da a todos aquellos que tienen problemas de conciencia, sobre todo cuando están en juego su conveniencia, sus riquezas, su prestigio, su poder y su fama. Y esto ha sucedido siempre.

Jesús pone el acento en la segunda parte de la frase: “y DAR a Dios lo que es de Dios”. Lo cual quiere decir reconocer y creer firmemente, frente a cualquier tipo de poder, que sólo Dios es el Señor del hombre, y no hay ningún otro.

Dar a Dios lo que es de Dios significa estar dispuesto a hacer su voluntad y dedicarle nuestra vida y colaborar con su Reino de misericordia, de amor y de paz.

En eso reside nuestra verdadera fuerza, la levadura que fermenta y la sal que da sabor a todo esfuerzo humano contra el pesimismo generalizado que nos ofrece el mundo.

En eso reside nuestra esperanza, porque la esperanza en Dios no es una huida de la realidad, no es una coartada: es ponerse manos a la obra para devolver a Dios lo que le pertenece.

Por eso, el cristiano mira a la realidad futura, a la realidad de Dios, para vivir plenamente la vida –con los pies bien puestos en la tierra– y responder, con valentía, a los incesantes retos nuevos. (Homilía de la Misa de conclusión del Sínodo extraordinario sobre la familia y de la beatificación Pablo VI, 19 de Octubre de 2014, )

Oración de sanación

Mi Señor, Tú trazas tu camino a seguir con claridad y justicia, con honestidad y generosidad, con amor y perdón. Por estoy dispuesto a seguir tus enseñanzas y actuar según tu voluntad

Tengo que aprovechar el tiempo para darte lo que realmente te mereces, darte lo que de por sí ya es tuyo y no encerrarme en mi egocentrismo barato que solo conduce por un camino individualista y lleno de frustraciones.

Solicito tu ayuda generosa para que, con tu gracia, me llenes de sabiduría para saber librarme de las trampas del mundo, para no perderme entre tantas distracciones que no edifican mi vida.

Que mi alma, cuerpo, mente y corazón, no se olviden jamás de que debo dar a Dios lo que es Dios y al César lo que es del César. Que no pierda mis fuerzas en mi deber de anunciarte a causa de mis debilidades.

Reconozco que muchas veces me he quedado con lo que te corresponde y lo he tomado de provecho personal, sin generar ningún fruto de bien en los otros. Perdóname por esos actos egoístas, por mi falta de caridad.

Solo Tú, oh mi Dios, sabes cómo aumentar mi fe y mi esperanza que mi débil corazón no alcanza, porque me amas y quieres que yo esté bien para poder serte útil y que no te dé un solo fruto sino más de cien.

Mi vida, mis acciones, todos los dones, talentos y carismas que me has regalado, son tuyos y para Ti, el resto, que se lo quede el César, el mundo.

Confío en que me bendices, me ayudas con este propósito de vida y fortaleces mi espíritu para hacerlo valiente y decidido ante los retos. Amén

Propósito para hoy

Presentarme ante los demás como realmente soy, evitando cualquier tipo de hipocresía por insignificante que pueda parecer

Frase de reflexión

“Frente a las dificultades de la vida, pidamos al Señor que permanezcamos firmes en el testimonio gozoso de nuestra fe”. Papa Francisco

Papa Francisco pide abrir los corazones y no ser obstinados como los paganos

En la homilía pronunciada en la Casa Santa Marta, en el Vaticano, el Papa Francisco animó a “abrir los corazones para que el Espíritu Santo actúe en cada uno de nosotros” y no ser “obstinados” como los que lapidaron a San Esteban.

A partir del martirio de San Esteban, narrado en la Primera Lectura, el Santo Padre trazó su homilía sobre el testimonio de obediencia que todo cristiano debe ofrecer.

El Papa Francisco durante la Misa en Santa Marta. / Foto: L'Osservatore Romano
Para poder dar ese testimonio, es necesario tener el corazón abierto. Los corazones cerrados “hacen sufrir mucho a la Iglesia: los corazones cerrados, los corazones de piedra, los corazones que no quieren abrirse, que no quieren escuchar, los corazones que solo conocen el lenguaje de la condena. Están condenados. No saben decir: ‘Pero explícame, ¿por qué dices esto?’. No, están cerrado. Lo saben todo. No necesitan ninguna explicación”.

Francisco señaló lo acertadas de las palabras que San Esteban dedica a los que le apedrearon: “obstinados, incircuncisos de corazón y de oídos”, y recordó que era como llamarles “paganos” porque tenían “el corazón cerrado y duro”, un corazón “en el que no podía entrar el Espíritu Santo”.

Para el Papa en un corazón cerrado “no hay sitio para el Espíritu Santo. En cambio, la Lectura de hoy nos dice que Esteban, lleno del Espíritu Santo, lo había comprendido todo: era testimonio de la obediencia al Verbo hecho carne, y esto lo hace el Espíritu Santo. Estaba lleno del Espíritu Santo. Un corazón cerrado, un corazón obstinado, un corazón pagano no deja entrar al Espíritu y se siente suficiente en sí mismo”.

También puso el ejemplo de los discípulos de Emaús. Jesús les llama “insensatos”, una expresión que no es tan dura como la empleada por Esteban, pero que tampoco es una alabanza, explicó el Pontífice. Los discípulos de Emaús “no habían entendido. Estaban asustados porque no querían problemas, pero eran buenos y estaban abiertos a la verdad”.

Por eso, indicó el Obispo de Roma, “cuando Jesús les reprocha dejan que sus palabras entren en ellos y sus corazones se calientan, a diferencia de los corazones de los que lapidaron a Esteban, que permanecían encolerizados, no querían escuchar”.

El Papa destacó la ternura con la que Jesús explica las escrituras a los discípulos camino de Emaús. “Y hoy miramos esa ternura de Jesús, el testimonio de la obediencia, el Gran Testimonio, Jesús, que ha dado la vida y nos hace ver la ternura de Dios hacia nosotros, pecadores, hacia nuestra debilidad”.

Y concluyó con una petición: “Entremos en ese diálogo y pidamos la gracia de que el Señor ablande un poco nuestros duros corazones y de la gente que permanece siempre cerrada en la Ley y que condena todo aquello que está fuera de la Ley”.

“Porque no saben que el Verbo se ha hecho carne, que el Verbo es testimonio de obediencia. No saben que la ternura de Dios es capaz de quitar un corazón de piedra y colocar, en su lugar, uno de carne”, afirmó.

Resultado de imagen para papa francisco

Lectura comentada por el Papa Francisco:

Hechos 7:51–8:1

51 «¡Duros de cerviz, incircuncisos de corazón y de oídos! ¡Vosotros siempre resistís al Espíritu Santo! ¡Como vuestros padres, así vosotros!

52 ¿A qué profeta no persiguieron vuestros padres? Ellos mataron a los que anunciaban de antemano la venida del Justo, de aquel a quien vosotros ahora habéis traicionado y asesinado;

53 vosotros que recibisteis la Ley por mediación de ángeles y no la habéis guardado.»

54 Al oír esto, sus corazones se consumían de rabia y rechinaban sus dientes contra él.

55 Pero él, lleno del Espíritu Santo, miró fijamente al cielo y vio la gloria de Dios y a Jesús que estaba en pie a la diestra de Dios;
56 y dijo: «Estoy viendo los cielos abiertos y al Hijo del hombre que está en pie a la diestra de Dios.»

57 Entonces, gritando fuertemente, se taparon sus oídos y se precipitaron todos a una sobre él;

58 le echaron fuera de la ciudad y empezaron a apedrearle. Los testigos pusieron sus vestidos a los pies de un joven llamado Saulo.

59 Mientras le apedreaban, Esteban hacía esta invocación: «Señor Jesús, recibe mi espíritu.»

60 Después dobló las rodillas y dijo con fuerte voz: «Señor, no les tengas en cuenta este pecado.» Y diciendo esto, se durmió.

1 Saulo aprobaba su muerte. Aquel día se desató una gran persecución contra la Iglesia de Jerusalén. Todos, a excepción de los apóstoles, se dispersaron por las regiones de Judea y Samaria.

¿Predijo la Biblia el conflicto en Siria? Sacerdote responde a foto viral

Las redes sociales han viralizado recientemente una cita del Libro de Isaías, en el Antiguo Testamento, por su aparente relación con el drama que vive Siria en los últimos años. ¿Se trata de una profecía que se cumple hoy? Un sacerdote responde a esta inquietud.

Foto que ha circulado en redes sociales en los últimos días.

La cita difundida con una foto en las redes sociales recoge el versículo 3, del capítulo 17 del Libro de Isaías: “Todo el reino de Siria dejará de existir, al igual que la ciudad de Damasco; además, las ciudades del norte, que son el orgullo de Israel, se quedarán sin murallas. Yo soy el Dios todopoderoso y juro que así será”.

El P. Samuel Bonilla –conocido en redes sociales como el Padre Sam– decidió en un video explicar “con argumentos de la historia y de la Biblia”.
“¿Se está refiriendo este texto a la actual Siria? ¿ La Biblia predijo los ataques de Donald Trump? La respuesta simple es no”, dijo, pero señaló que es necesario “analizar el contexto”, pues en el Antiguo Testamento hay muchas profecías, la mayoría de las cuales “ya se cumplieron”.

“La más grande profecía del Antiguo Testamento era la venida de un Mesías, y es lo que conocemos ahora como a Cristo, a Jesús, lo que dio origen al cristianismo”, recordó.

El P. Bonilla explicó además que el Libro de Isaías se escribió “aproximadamente entre el 750 al 680 antes de Cristo” y destacó que este profeta tiene “profecías tan claras y tan exactas, tanto así que los exégetas lo han llamado incluso como ‘el quinto evangelista’, porque sus profecías son tan exactas”.

“Isaías predijo el final del Imperio Asirio y ese es el texto en cuestión. Isaías está prediciendo que ese reino triunfante en ese momento va a ser destruido. Damasco, una de las principales ciudades va a dejar de existir. Ese es el contexto de Isaías 17,3-4”, señaló.
“Esta profecía se cumplió, porque el Imperio Asirio dejó de existir”, dijo el Padre Bonilla, y destacó que este imperio no tiene una relación directa con la Siria moderna.

“Hay que tener mucho cuidado con estas cadenas sensacionalistas que solo buscan atraer, que solo buscan llamar la atención. Hay que entender a un texto en su contexto”, aconsejó el sacerdote.

Papa Francisco pone a todos esta tarea para conocer la fidelidad de Dios

El Papa Francisco habló esta vez en su homilía de la mañana de la alianza de Dios con Abraham: recordó que su vida es la historia de todo hombre y propuso una tarea a todos los fieles.

“Os invito a tomar, hoy, cinco minutos, diez minutos, sentados, sin radio, sin TV; sentados, y pensar en la propia historia: las bendiciones y los problemas, todos. Las gracias y los pecados: todo. Y mirar allí la fidelidad de que Dios ha sido fiel a su alianza, ha sido fiel a la promesa que había hecho a Abraham, ha sido fiel a la salvación que había prometido a su Hijo Jesús”.
En la homilía, el Pontífice comentó las lecturas del día y recordó que Abraham había perdido la esperanza en tener descendencia por su avanzada edad y porque su mujer era estéril. “Si alguno buscase hacer la descripción de la vida Abraham podría decir: ‘éste es un soñador’”.

“Fue probado, y después de haber tenido el hijo, siendo un adolescente, le piden ofrecerlo en sacrificio: obedeció y fue adelante contra toda esperanza. Y este es nuestro padre Abraham, que va adelante, adelante, adelante, y cuando Jesús dice que Abraham vio su día, vio a Jesús, se llenó de alegría. Sí: vio la promesa y se alegró de ver la plenitud de la promesa de la alianza, la alegría de ver que Dios no lo había engañado, que Dios es siempre fiel a su alianza”.

La promesa de Dios consistía en “hacerlo padre de una multitud de naciones”. “No te llamarás más Abram sino Abraham” y nosotros hoy “podemos decir”: “soy una de esas estrellas. Soy un granito de arena”.

Resultado de imagen para papa francisco

Francisco invitó entonces a mirar “nuestras raíces”, “nuestro padre” que “nos ha hecho pueblo, un cielo lleno de estrellas, playas llenas de granos de arena”.

“Mirar la historia: no estoy solo, soy un pueblo. Vamos juntos. La Iglesia es un pueblo. Pero un pueblo pensado por Dios, un pueblo que ha dado un padre sobre la tierra que obedeció, y tenemos un hermano que ha dado su vida por nosotros, para hacernos pueblo. Y así podemos mirar al Padre, darle gracias; mirar a Jesús, ser agradecidos; y mirar a Abraham y a nosotros, que somos parte del camino”.

Al concluir, el Pontífice dijo: “estoy seguro de que en medio de las cosas quizás feas –porque todos las tenemos, muchas cosas feas, en la vida– si hoy hacemos esto descubriremos la belleza del amor de Dios, la belleza de su misericordia, la belleza de la esperanza. Y estoy seguro de que todos nosotros estaremos llenos de alegría”.

Solo desde el amor en la familia se puede regenerar el mundo, afirma el Papa

El Papa Francisco ha escrito que “solamente partiendo del amor la familia puede manifestar, difundir y regenerar el amor de Dios en el mundo. Sin amor no se puede vivir como hijos de Dios, como cónyuges, padres y hermanos”.

Imagen referencial. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa

Estas palabras del Pontífice se encuentran en la carta de preparación al Encuentro Mundial de las Familias que tendrá lugar del 21 al 26 de agosto de 2018 en Dublín (Irlanda) y al que está previsto asista el Papa Francisco.

El encuentro se celebrará bajo el tema “El Evangelio de la Familia: alegría para el mundo” y está organizado por el nuevo Dicasterio de Laicos, Familia y Vida que preside el Cardenal Kevin Farrel.

En la carta, el Pontífice quiere “ofrecer algunas indicaciones precisas” para que también las familias “profundicen en su reflexión” sobre la Exhortación postsinodal Amoris Laetitia.

“Nos podríamos preguntar: ¿El Evangelio sigue siendo alegría para el mundo? Y también: ¿La familia sigue siendo una buena noticia para el mundo de hoy?” escribe Francisco.


“El amor de Dios es su ‘sí’ a toda la creación y al corazón de la misma, que es el hombre. Es el ‘sí’ de Dios a la unión entre el hombre y la mujer, abierta a la vida y al servicio de ella en todas sus fases; es el ‘sí’ y el compromiso de Dios con una humanidad a menudo herida, maltratada y dominada por la falta de amor”.

En la carta, también pregunta a las familias si “viven partiendo del amor, por el amor y en el amor” puesto que esto significa “darse, perdonarse, no perder la paciencia, anticiparse al otro, respetarse”.

Tres palabras

Como ya ha hecho en varias ocasiones, el Papa destaca la importancia de 3 palabras: “permiso”, “gracias”, “lo siento” e invita a utilizarlas en la familia.

“Sueño con una Iglesia en salida, no autorreferente, una Iglesia que no pase lejos de las heridas del hombre, una Iglesia misericordiosa que anuncie el corazón de la revelación de Dios Amor que es la Misericordia”, asegura.

Francisco se muestra convencido de que “las familias cristianas sean lugares de misericordia y testigos de misericordia” y desea que lo sean todavía más traes este encuentro en Dublín.

En la conferencia de prensa de presentación de la Carta en el Vaticano, el Cardenal Farrrel deseó que el evento pueda “incidir visiblemente en la intensa comunión de todo el pueblo de Dios y de todas las familias cristianas en torno al Papa”.
Además, solicitó “el protagonismo activo de todas las comunidades eclesiales y de los responsables pastorales a varios niveles para que cada experiencia venga recogida y y hecha circular, través a través de los medios de comunicación”.

En la presentación también intervino el Arzobispo de Dublín, Mons. Diarmuid Martin, quien se preguntó “¿Qué es lo que inspira al Papa Francisco en su deseo de renovación?”. En su opinión, “existe el peligro de que cada persona busque su propia idea que no es realmente la de visión de renovación auténtica del Papa”.

Por otro lado, afirmó que “la familia está llamada a ser el lugar en el que los esposos se amen no de un modo vagamente romántico, sino dentro de la realidad y las dificultades diarias”.

“Vivir el amor en familia implica que sus miembros sepan cómo donarse con generosidad, sepan perdonar, sepan no perder nunca la paciencia, pero sobre todo sepan tender la mano y comprender al otro respetándose”,. resaltó.