Facebook Twitter Google + YouTube  Perú   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo de Etiquetas de Fe

Centro Bíblico reflexiona sobre la vida eterna y el juicio final

 

Este próximo martes 3 de julio inicia el ciclo de conferencias presenciales del tercer trimestre del año, planteando un tema que involucra la trascendencia del ser humano “Vida eterna y juicio finalLa realización del hombre”, es el tópico que les convoca.

 

 

El Centro Bíblico San Pablo, apostando una vez más al crecimiento espiritual con bases bíblicas y del magisterio de la Iglesia, espera brindar un espacio para profundizar sobre “el destino final del hombre que en realidad es su proceso de encuentro y realización con Dios”, explica Luis Breña, del equipo organizador.

Por ser un tema doctrinal, es propicio para el debate y la participación de las reflexiones particulares de los asistentes a fin de enriquecer la maduración de la fe como comunidad cristiana, una de las características resaltantes de estos encuentros, donde la dinámica se desarrolla de manera participativa.

 

 

“Repasaremos los criterios del juicio final a partir de Mt 25, 31-46, la resurrección  y la justificación paulina, para conocer de qué manera Dios juzga al hombre y cómo debemos vivir como cristianos para acercarnos con confianza a Dios en el día del juicio”, adelanta Breña al dar a conocer el alcance que tendrá la temática de esta nueva convocatoria.

 

Cada semana, se dan cita laicos, religiosas y sacerdotes en la sala multiusos de la Familia Paulina, quienes comparten sus dudas, inquietudes, retos y desafíos tanto personales como comunitarios, al confrontarlo con cada tema sugerido, llevándolo a la realidad cotidiana que da paso al compromiso transformador.

 

La invitación es abierta y no requiere nivel de formación previa para la participación.

 

 

Informes:

Costo: S/. 10.00 soles

Lugar: Av. Armendáriz 527, Miraflores, (la entrada es por la puerta 513)

Hora: 6:30 pm a 8:00 pm

 

Forma de inscripción:

Teléfonos: 014460017 anexo 123 -124

Correo: centrobiblico@sanpabloperu.com.pe

 

Acercarse media hora antes para las inscripciones

Cupos limitados: llamar por teléfono para separar cupo

 

Evangelio del día: Dios sana con amor y compasión, pero debes tener fe

Mateo 9,18-26 – XIV lunes tiempo ordinario: Jesús se dio vuelta, y al verla, le dijo: Ten confianza, hija, tu fe te ha salvado
Evangelio según San Mateo 9,18-26

 

Sanación de una mujer y resurrección de una niña: “En aquel tiempo, mientras Jesús les estaba diciendo estas cosas, se presentó un alto jefe y, postrándose ante Él, le dijo: “Señor, mi hija acaba de morir, pero ven a imponerle tu mano y vivirá”. Jesús se levantó y lo siguió con sus discípulos. Entonces se le acercó por detrás una mujer que padecía de hemorragias desde hacía doce años, y le tocó los flecos de su manto, pensando: “Con sólo tocar su manto, quedaré curada”. Jesús se dio vuelta, y al verla, le dijo: “Ten confianza, hija, tu fe te ha salvado”. Y desde ese instante la mujer quedó curada. Al llegar a la casa del jefe, Jesús vio a los que tocaban música fúnebre y a la gente que gritaba, y dijo: “Retírense, la niña no está muerta, sino que duerme”. Y se reían de él. Cuando hicieron salir a la gente, él entró, la tomó de la mano, y ella se levantó. Y esta noticia se divulgó por aquella región” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Resultado de imagen para papa francisco

¡Nuestra fe puede todo! ¡Es victoria! Y esto sería bello que lo repitiéramos, también a nosotros, porque tantas veces somos cristianos derrotados.

Jesús ha alabado mucho la fe de la hemorroísa, de la cananea o del ciego de nacimiento y decía que quien tiene fe como una semilla de mostaza puede mover montañas.

Esta fe nos pide a nosotros dos actitudes: confesar y encomendarnos.

Confesar.

La fe es confesar a Dios, pero al Dios que se ha revelado a nosotros, desde el tiempo de nuestros padres hasta ahora; al Dios de la historia. Y esto es lo que todos los días rezamos en el Credo.

Y una cosa es rezar el Credo desde el corazón y otra como papagayos, ¿no? Creo, creo en Dios, creo en Jesucristo, creo… ¿Yo creo en lo que digo?

Esta confesión de fe ¿es verdadera o yo la digo un poco de memoria, porque se debe decir? ¿O creo a medias? ¡Confesar la fe! ¡Toda, no una parte! ¡Toda!…

Nosotros sabemos cómo pedir a Dios, cómo agradecer a Dios, pero adorar a Dios, ¡adorar a Dios es algo más! Sólo quien tiene esta fe fuerte es capaz de la adoración…

Encomendarse.

El hombre o la mujer que tiene fe se encomienda a Dios: ¡se encomienda! Pablo, en un momento oscuro de su vida, decía: “Yo sé bien a quién me he encomendado”. A Dios. Al Señor Jesús. Encomendarse: y esto nos lleva a la esperanza.

Así como la confesión de la fe nos lleva a la adoración y a la alabanza de Dios, el encomendarse a Dios nos lleva a una actitud de esperanza.

Hay tantos cristianos con una esperanza con demasiada agua, no fuerte: una esperanza débil. ¿Por qué? Porque no tienen la fuerza y el coraje de encomendarse al Señor.

Pero si nosotros los cristianos creemos confesando la fe, y también custodiando la fe, y encomendándonos a Dios, al Señor, seremos cristianos vencedores. Y ésta es la victoria que ha vencido al mundo: ¡nuestra fe!. (Homilía en Santa Marta, 10 de enero de 2014)

Oración de sanación

Señor mío, Tú caminas conmigo por los senderos de mi historia y me pides que mantenga la fe y que nunca la pierda a pesar de los problemas.

Cuánto bien me enseña tu compasión y la actitud de aquellos enfermos que se acercaron a Ti, y que por su fe y tu misericordia, recuperaron su salud.

Sé que también yo podré recuperar la paz, la salud, el ánimo, y la alegría si vivo afianzado en el amor y la roca firme de la fe que es tu Palabra.

Tú quieres la vida, no la enfermedad. Estás siempre dispuesto a defenderme de aquellos que me gritan: “acéptalo”, “no podrás”, “baja los brazos”.

Padre amado, no dejes que caiga en el sepulcro vacío de la desesperanza, del que es tan difícil salir pues mantiene al espíritu prisionero de la tristeza.

No permitas que caiga en ese profundo pozo en el que habita lo efímero, en el que habita la desesperación que mata el alma y corroe mis fuerzas.

Hazme dócil y puro, hazme sentir ese amor paternal con el que no me siento abandonado jamás y con el que restauras y sanas todas mis dolencias.

Tú quieres mi felicidad y sé que puedo encontrarla haciendo tu voluntad, entregándome a ella y confiando en tu amor que abriga y consuela. Amén

Propósito para hoy

Examinaré mis errores de actitud frente a los demás y me propondré mejorar mi comportamiento silenciándome unos 15 minutos cuando esté en casa.

Frase de reflexión

“Jesús ha conservado sus llagas para hacernos ver su misericordia. Ésta es nuestra fuerza y nuestra esperanza”. Papa Francisco

Hoy se cumplen 4 años de la elección del Papa Francisco

Hoy 13 de marzo se cumplen cuatro años desde que el Arzobispo de Buenos Aires (Argentina), el entonces Cardenal Jorge Mario Bergoglio, fuera elegido como Sucesor de San Pedro, convirtiéndose así en el primer Papa latinoamericano y jesuita.

APTOPIX-Vatican-Chris_Ulan

Antes de la elección, los cardenales acordaron que fuese cual fuese el elegido, este debía impulsar una reforma profunda a la Curia romana. En estos años, Francisco ha demostrado ser el Papa para estos tiempos y sigue llamando la atención de muchos, dentro y fuera de la Iglesia por su sencillez, desprendimiento, audacia y cercanía.

Luego de un mes de ser electo, Francisco creó un Consejo para la reforma institucional de la curia en la que participan 9 cardenales de su confianza, al que se conoce como C9.

Una de las tareas en las que más se ha comprometido el Pontífice para garantizar la transparencia financiera del Vaticano es la reforma económica de los distintos estamentos de la Curia y por ello creó el Consejo y la Secretaría de Economía, presidido por el Cardenal George Pell.

En el segundo año el Papa Francisco realizó viajes apostólicos a Asia, Sudamérica (Ecuador, Bolivia y Paraguay), África, Cuba y a Estados Unidos.
 

Tal vez el viaje más impactante fue el que realizó a Sri Lanka y Filipinas en enero del 2015. En este último el Santo Padre celebró una Misa en la capital (Manila) ante más de seis millones de personas, un evento que quedará en la historia como la Eucaristía más multitudinaria que se ha celebrado en el mundo.

En abril del 2015 el Santo Padre convocó oficialmente el Jubileo Extraordinario de la Misericordia para que la Iglesia ponga más en evidencia su misión de ser testimonio de la misericordia y “seamos misericordiosos como el Padre”.

El Año Santo comenzó con la apertura de la Puerta Santa en la Basílica Vaticana durante la Solemnidad de la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre.

Entre el 19 al 28 de septiembre del mismo año el Papa Francisco realizó una visita apostólica a Cuba y Estados Unidos, la más larga de su pontificado.

En Cuba el Santo Padre pidió libertad para la Iglesia y abogó por el fin de las dinastías, y tuvo una reunión privada con el fallecido expresidente y líder de la Revolución Fidel Castro. Mientras que en Estados Unidos participó del Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia.

En el mes de octubre el Papa Francisco participó del Sínodo de los Obispos sobre la Familia, una reunión mundial de representantes de la Iglesia en todo el mundo para debatir sobre los diversos desafíos actuales de la institución familiar.

Al término del Sínodo se reafirmó la doctrina católica sobre el matrimonio, su indisolubilidad; y se resaltó la belleza de la familia y del plan de Dios para ella. También se habló sobre la situación de los divorciados en nueva unión.

En el 2016 el Papa Francisco sostuvo en la Habana (Cuba) un encuentro privado y firmó una declaración en conjunto con el Patriarca ortodoxo Kirill de Moscú y de toda Rusia. Este encuentro fue el primero en la historia entre un Pontífice y el líder de los ortodoxos rusos.

Inmediatamente después llegó a México para un visita apostólica entre el 12 y 17 de febrero. Según las cifras dadas a conocer por la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), en total más de 10 millones 500 mil personas participaron en las actividades del Santo Padre.

El 27 de julio el Pontífice arribó a Polonia, concretamente a Cracovia, donde presidió la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), la segunda de su pontificado luego de la realizada en Río de Janeiro en 2013 donde más de tres millones de jóvenes celebraron la fe con el Santo Padre.

También pudo visitar el campo de concentración de Auschwitz, como hizo Benedicto XVI en 2006, y el Santuario Mariano de Czestochowa.

Luego, en una multitudinaria Misa celebrada el 4 de septiembre en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, a la que se calcula asistieron unas 120 mil personas, el Papa Francisco canonizó a Santa Teresa de Calcuta.

El 16 de octubre el Papa Francisco canonizó a siete nuevos santos en el Vaticano, entre ellos el niño mexicano José Sánchez del Río, mártir de la guerra cristera, y el sacerdote argentino José Gabriel del Rosario Brochero, el “Cura Brochero”.

En este 2017, entre las noticias más saltantes, estuvo el reciente anuncio, el día 10 de marzo, que hizo el Nuncio Apostólico en Colombia, Mons. Ettore Balestrero, quien dio a conocer que el Santo Padre viajará a ese país sudamericano del 6 al 11 de septiembre, donde visitará Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena.

Papa Francisco: La Confirmación no es el “sacramento del adiós”

El Santo Padre se dirigió de manera particular a un grupo de muchachos llegados desde Cagliari, a quienes alentó a “proseguir el camino iniciado con el Sacramento de la Confirmación”.

“Les agradezco porque me ofrecen la ocasión de subrayar que la Confirmación no es solo un punto de llegada –como algunos dicen, el ‘sacramento del adiós’ ¡no! ¡no!– sino que es sobre todo un punto de partida en la vida cristiana”.
El Santo Padre hizo así referencia a una extendida “costumbre” de muchos fieles en Italia y otras partes del mundo que con el sacramento de la Confirmación se “despiden” de la Iglesia y abandonan la vida de fe por lo general en la adolescencia.

Papa4

El Pontífice alentó a los jóvenes a no considerar la Confirmación como una despedida y a “seguir adelante con la alegría del Evangelio”.

El numeral 1285 del Catecismo de la Iglesia Católica explica que “con el Bautismo y la Eucaristía, el sacramento de la Confirmación constituye el conjunto de los ‘sacramentos de la iniciación cristiana’, cuya unidad debe ser salvaguardada”.
A los bautizados, indica el texto, “el sacramento de la Confirmación los une más íntimamente a la Iglesia y los enriquece con una fortaleza especial del Espíritu Santo”.

“De esta forma quedan obligados aún más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con sus palabras y sus obras”.