CARRITO DE COMPRA
Seguir comprando Ver Carrito Pagar ahora

El Bautismo del Señor en la nueva época

  • Inicio
  • El Bautismo del Señor en la nueva época
09 Ene

La Iglesia celebra hoy el Bautismo del Señor. Recordar tu bautismo es una oportunidad para evaluar los frutos cristianos, tanto en la vida personal, como para la familia y la comuni­dad. Conforme nos alejamos de la pandemia, la sociedad sigue atendiendo los desafíos de la nue­va realidad y la Iglesia católica, fiel a su misión de evangelizar al hombre de hoy, también está renovando sus programas para acercarnos más al Evangelio, pues "le preocupa que muchos herma­nos vivan sin la amistad de Cristo, sin una comu­nidad de fe; le preocupa que pudiera quedarse encerrada, mientras afuera hay una multitud ham­brienta de Cristo". (EG 49). Ante este panorama sé consciente que la Iglesia católica somos los bau­tizados; por lo tanto, la época actual te pide una profunda renovación de la vida cristiana en una sociedad sedienta de Dios.

ALGUNOS COMPROMISOS QUE SURGEN DE TU BAUTISMO

1.- Logra mejorar tu vida cristiana. Que el Padre afirme de ti, "Tú eres mi hijo amado; yo tengo en ti mis complacencias".

2.- Sirve a Dios en el pró­jimo. Es una respuesta de amor a Dios por el don del bautismo.

3.- Eres enviado. La nueva época te pide un bautismo misionero. Durante la pandemia te diste cuenta que la familia, la sociedad, tienen sed de Dios, de dignidad, igualdad, respeto, diálo­go, y la Palabra de Dios es la respuesta y es cada bautizado el promotor dinámico de la Palabra de Dios.

4.- No tengas miedo. Todo lo que realices lo harás en nombre de Dios, con la fuerza del Espíri­tu Santo y en nombre de la Comunidad; cada acto que realices, lo harás integrado en una comunidad creyente católica que tiene su historia, su organi­zación, sus aspiraciones y camina hacia el Reino.

PROGRAMA INICIAL

Cree en Jesucristo, se su discípulo cotidiano con­templando diario su evangelio. Responde a tu vo­cación de bautizado creciendo en la vida cristiana. Identifica tu comunidad parroquial y se un católi­co actuante y participante. Es agradable. Da testi­monio de tu estilo de vida cristiana sencilla, maria­na, llena de alegría y humilde.

Busca con esmero recibir la formación católica ne­cesaria. El hombre de hoy lo pide.

Se discípulo de Jesús, pero es necesario ser su mi­sionero, "lleva la Buena Nueva a los pobres y libe­ra a los oprimidos." (Lc 4, 18). Cumple su manda­to, "Vayan por todo el mundo". (Mt 28, 19). Estás comprometido, con tus hermanos, en el creci­miento de tu vida cristiana, hasta crear una nueva sociedad según el Proyecto de Dios, como miem­bro dinámico de la Iglesia católica. ¿Será difícil?

EQUIPO PAULINO

Scroll To TopScroll To Top
cerrar